Tras el informe de los letrados

Todos los partidos salvo Junts se rebelan contra la reforma que blindaría a Borràs en el Parlament

  • ERC y CUP se desmarcan de la modificación del reglamento que proponen los servicios jurídicos de la Cámara

  • El PSC recuerda a la presidenta de la Mesa que "no puede cambiar leyes" porque es potestad de los grupos

Laura Borrás, elegida presidenta del Parlament.

Laura Borrás, elegida presidenta del Parlament. / Elisenda Pons

3
Se lee en minutos
Daniel G. Sastre
Daniel G. Sastre

Periodista

Especialista en política catalana y española

Escribe desde Barcelona

ver +
Xabi Barrena
Xabi Barrena

Periodista

Especialista en información sobre el Govern de Catalunya, de ERC y en el seguimiento de la actualidad del Parlament.

Escribe desde Barcelona

ver +
Júlia Regué
Júlia Regué

Periodista

Especialista en información del Parlament de Catalunya, siguiendo la actualidad política catalana

Escribe desde Barcelona

ver +

El informe de los letrados del Parlament que propone modificar el reglamento de la Cámara y que entró a última hora en el orden del día de la reunión de la Mesa de este martes, ha provocado una pequeña sacudida política en Catalunya en las últimas horas. El documento plantea la supresión de un artículo del reglamento crucial para el futuro político de la presidenta del Parlament, Laura Borràs: el que podría provocar que la inhabiliten cuando el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) le abra juicio oral por fraccionar contratos cuando estaba al frente de la Institució de les Lletres Catalanes.

ERC y CUP sospechan que Borràs quería usar el documento, que adelantó el lunes EL PERIÓDICO, para promover una reforma exprés del reglamento. De hecho, consideran que las propuestas de los servicios jurídicos de la Cámara exceden sus competencias. "El informe va más allá de cuestiones técnicas y es la comisión del reglamento la que tiene que abrir la ponencia conjunta para elaborar el texto de la reforma del reglamento", subrayan fuentes anticapitalistas. Cabe recordar que fue la CUP, en 2017, quien impulsó el artículo que ahora los letrados abogan por suprimir, introducido después de varios cónclaves sobre medidas de tolerancia cero con la corrupción. De ahí que ni Esquerra ni los 'cuperos' se avengan ahora a retirarlo, dejando sola a Borràs.

"No hay unidad en nada"

El episodio ha provocado un nuevo roce entre los socios del Govern. Fuentes de Junts per Catalunya acusan a Esquerra de facilitar cualquier actuación que ayude a desalojar a Borràs de la presidencia del Parlament. Y denuncian el enésimo caso de desencuentro estratégico entre ambos partidos. Según estas fuentes, dirigentes de ERC estaban inicialmente de acuerdo con la reforma del reglamento pero otras personas del partido “no juegan limpio”. “No hay unidad en nada”, se lamentan. Y pronostican que los republicanos dilatarán la ponencia de reforma del reglamento del Parlament “como en la anterior legislatura con el tema de la investidura a distancia del ‘president’ Carles Puigdemont”.

Citan también el precedente de la votación del suplicatorio en el Congreso por el que Borràs perdió la inmunidad parlamentaria cuando era diputada. En esa ocasión ERC y la CUP se ausentaron de la votación que dio el visto bueno al suplicatorio reclamado por la justicia. Además, el entorno de la presidenta del Parlament asegura que la Mesa pidió el informe por "unanimidad", aunque la potestad de solicitarlo es únicamente de Borràs y no requiere del consenso del resto de grupos.

El PSC mostró su malestar desde primera hora de la mañana. “Las modificaciones legislativas las tienen que hacer los grupos en ponencia, no la Mesa”, ha recordado la portavoz parlamentaria socialista, Alícia Romero, que ha añadido: “Que la Mesa presente un documento con modificaciones políticas no nos parece de recibo, y además lo enviaron a los miembros de la Mesa con menos de 24 horas de antelación”.

Los servicios jurídicos propusieron los cambios bajo el epígrafe de “propuestas jurídicas y técnicas de reforma del reglamento”, pero los socialistas creen que algunas modificaciones que se proponen “son de fondo” y “son de parte”. “La presidenta del Parlament debería ser de todos. La Mesa puede hacer los informes que considere, pero no puede modificar leyes”, ha insistido Romero.

Reforma "a la carta"

Los 'comuns' han usado argumentos parecidos y han arremetido con dureza contra Borràs. “El Parlament no es su cortijo, las normas son para todos. Más cuando es evidente que estos cambios tienen un propósito muy concreto de beneficiaria", ha dicho el portavoz de En Comú Podem, David Cid. “Esta es una reforma a la carta de la presidenta; dentro de poco solo le faltará poner su foto sobre el escudo de la entrada", ha añadido.

Noticias relacionadas

En cuanto a Ciutadans, su líder en el Parlament, Carlos Carrizosa, también se ha opuesto a los cambios: "Borràs quiere reformar el reglamento por la puerta de atrás para quitar la palabra corrupción y poder así atornillarse al escaño. Tiene prisa porque el TSJC podría abrir juicio oral en cualquier momento".