La gestión de la paz

Otegi se disculpa ante las víctimas de ETA: "Sentimos su dolor. Nunca debió haberse producido"

  • El PSOE celebra el comunicado del líder independentista y el PP reduce su alcance y le exige que colabore con los atentados sin resolver

Otegi a las víctimas de ETA: Sentimos su dolor. Nunca debió de haberse producido. / EFE/Javier Etxezarreta / VÍDEO: EFE

5
Se lee en minutos
Juan José Fernández

La izquierda abertzale ha pasado otra de sus pantallas diez años después del anuncio de ETA del cese de su actividad armada: de promover el fin de los atentados en 2011 a lamentar en 2021 el daño que causaron sin cuestionar quién lo sufre ni envolverlo en las consecuencias del “conflicto”. En la expresión de rechazo de la violencia más contundente de cuantas ha hecho hasta ahora en la arena pública ningún dirigente abertzale radical, el líder de EH Bildu, Arnaldo Otegi, ha verbalizado un "pesar y dolor por el sufrimiento padecido" por las víctimas de ETA, un padecimiento que, admitió, "nunca debió haberse producido". .

Otegi se ha mostrado dispuesto a intentar paliar ese dolor, "tratar de mitigarlo en la medida de lo posible", durante la lectura en San Sebastián de un comunicado por el décimo aniversario de la Conferencia de Aiete, montada en 2011 por la izquierda abertzale como prólogo para el anuncio de ETA del final de sus atentados. [Directo: El PSOE lo valora "positivamente" pero el PP no lo ve como pedir perdón]

EH Bildu ha buscado un escenario de solemnidad, el jardín y las escaleras del palacio donostiarra de Aiete, para la emisión de este mensaje. Solos ante la cámara, con chaqueta, en euskera y castellano, Otegi y el secretario general de Sortu, Arkaitz Rodríguez, han hecho pública una declaración recordando la conferencia y el fin de la actividad terrorista, que ya cumple dos lustros. La parte central de la declaración ha sido reservada a lanzar "una mención especial y específica a las víctimas causadas por la violencia de ETA".

Arnaldo Otegi ha remarcado que "el pesar y dolor" es un "sentimiento sincero", y ha movido pieza en la partida que se libra por la construcción del relato sobre lo sucedido durante medio siglo de atentados: "Nunca debió haberse producido", ha dicho sin matices. Intentando restarle a su formación el aroma más extremista, y remachando un clavo más en el féretro de ETA, ha sentenciado Otegi que "a nadie puede satisfacer que aquello sucediera ni que se haya prolongado tanto en el tiempo".

El líder independentista ha asegurado que el abandono de la violencia es "para siempre" y que no hubo “cálculo táctico” en el final de los atentados. Ha sido antes de revestir la decisión tomada por ETA y su entorno en 2011 de “profundas convicciones éticas y políticas”, sin hacer mención al estado de coma operativo al que la actuación policial y judicial llevó a la organización terrorista.

Adelantándose a la segura respuesta de cualquier familiar de asesinado por ETA, Otegi ha admitido que “desgraciadamente el pasado no tiene remedio", por lo que nada de lo que digan "puede deshacer el daño causado". "Pero estamos convencidos de que es posible al menos aliviarlo desde el respeto, la consideración y la memoria", ha argumentado.

Convertida hoy su formación en la segunda fuerza política de Euskadi, Otegi ha recordado que "aquellos que apostaron de manera decidida, valiente y arriesgada por las vías exclusivamente pacíficas han cosechado un éxito rotundo e incontestable", en mensaje dirigido a la minoría que en su día, desde un sector duro del mundo abertzale, querían una continuidad numantina de ETA. Acto seguido ha dirigido también palabras a la derecha, que tildó de "trampa" la declaración de ETA anunciando el cese de su actividad armada: "No había trampa; no había ningún cálculo táctico", ha sentenciado.

En su comunicado, EH Bildu hace mención a los 187 presos de ETA, reclamando el final de la "política penitenciaria de excepción". Otegi ha reivindicado "el papel activo y decisivo del colectivo de presos y presas en la superación de la estrategia armada", recordando que fueron los reclusos quienes impulsaron la decisión del abandono de las armas.

Aprobación y condenas

Desde el PSOE, el exlendakari Patxi López, nuevo secretario de Memoria Democrática y Laicidad, en rueda de prensa en Ferraz, ha valorado positivamente el paso dado por Otegi, informa Juanma Romero. Un “avance” que sabe que es costoso para la izquierda abertzale, y que quizá preludie otros más. Los socialistas remarcan la importancia del punto tercero del comunicado, el reconocimiento público a las víctimas de ETA, sin distinciones cuando hace tres años la banda ya disuelta hablaba de “víctimas colaterales”. También creen relevante que la izquierda abertzale se comprometa a “mitigar” el dolor causado, porque hay “heridas” que puede “ayudar a que cicatricen”. 

López se ha proclamado “harto de los agoreros” de la derecha que no “reconoce” que se consiguió el final del terrorismo hace diez años y que usa ETA para “atacar” al Gobierno. Eso es “inmoral e indecente”. “Populares y socialistas hemos compartido trinchera en Euskadi, nos acosaban a los dos -ha recordado-. Sabemos lo que ha costado terminar con ETA. Dirán que el paso de hoy no vale para nada. Pero los que lo hemos vivido y sufrido sabemos que sirve y significa un avance”. 

Noticias relacionadas

Fuentes de la dirección del PP consideran que con lo escuchado a Otegi no se puede concluir que haya pedido “perdón” ni tampoco que haya “condenado los asesinatos de ETA”. “Que vayan a las víctimas y pidan perdón por apoyar los asesinatos de la banda. Y colaboren en esclarecer los 300 asesinatos que hay sin resolver”, han apuntado esas fuentes, informa Pilar Santos.

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE) ha reconocido como "un salto apreciable" la declaración, pues la izquierda abertzale "nunca había pedido perdón a las víctimas en los términos en que lo ha hecho". Pero la entidad también ha valorado en otro comunicado que “no se puede reconocer el sufrimiento causado sin reconocer y condenar las razones y aquello que lo ha provocado. Otegi y los suyos siguen sin rechazar la identidad nacionalista excluyente por la que ETA y sus cómplices políticos y sociales persiguieron, hirieron y mataron. Las declaraciones de Otegi no reparan el fondo de la cuestión”.