En el Parlament

La oposición no acudirá a la entrega de la Medalla d'Honor a las "víctimas de la represión" del 1-O

  • El PSC lamenta que la decisión de la Mesa, a propuesta de Borràs, "no represente a todos los catalanes"

  • Cs y la extrema derecha exigen que se distinga a los agentes de policía que actuaron durante el referéndum

Laura Borrás, presidenta del Parlament de Catalunya 

Laura Borrás, presidenta del Parlament de Catalunya  / Job Vermeulen (ACN)

2
Se lee en minutos
Júlia Regué
Júlia Regué

Periodista

Especialista en información del Parlament de Catalunya, siguiendo la actualidad de Cs, PP, Vox y CUP

Escribe desde Barcelona

ver +

La concesión de la Medalla d'Honor del Parlament a las "víctimas de la represión y de la causa general contra el independentismo" por el referéndum del 1-O acarrea un nuevo frente de disputas y reproches. No sólo entre los grupos independentistas y la oposición, sino también dentro del propio soberanismo por la personación de la Generalitat como acusación particular en algunas de las causas judiciales abiertas contra manifestantes.

PSC, Cs y Vox han anunciado este viernes que plantarán a la presidenta de la Cámara catalana en el acto de entrega de la distinción del próximo 10 de septiembre, una insignia que posteriormente se guardará en el Museu d'Història de Catalunya. La propuesta, avalada por el órgano parlamentario con mayoría independentista, consideran que "divide" a los catalanes y hurga en la herida abierta tras el convulso otoño del 2017. Más aún teniendo en cuenta que el año pasado se acordó por unanimidad concederla a los sanitarios que volcaron todos sus esfuerzos en atajar la pandemia del coronavirus.

"Las instituciones deben representar a todos, y esta decisión no representa a todos. Es difícil que nos podamos sentir representados con esta decisión", ha espetado la portavoz parlamentaria Alicia Romero. Pese a respetar su decisión, y mostrar su rechazo en la reunión de la Mesa, ha dicho que "no es de recibo" que se quiera "dividir" a los catalanes.

"Calentar" la Diada

Para Ciutadans la propuesta de Borràs no es otra cosa que una forma de "calentar" la Diada y una herramienta para "hacer oposición" al 'president' de la Generalitat, Pere Aragonès, "haciendo carrera política a costa de las instituciones". Carrizosa ha deslizado que le gustaría que se homenajeara "a las personas que sí lo pasaron mal el 1-O", entre los que ha citado a los agentes de policía, una petición que comparte la extrema derecha.

Noticias relacionadas

Desde ERC, el diputado y miembro de la Mesa, Ruben Wagensberg, ha lamentado en un comunicado que Borràs "excluya" a activistas por los derechos humanos "que también se ven represaliados" como los que defienden el derecho a la vivienda o estudiantes en favor de la universidad pública, al tiempo que ha denunciado que se siente "incómodo" hablando de la "judicialización sin constatar que, entre los aparatos del Estado que impulsan tal represión, demasiadas veces han participado los servicios jurídicos de la Generalitat".