Primera jornada de trabajo en Nueva York

Sánchez garantiza "estabilidad" política a los inversores americanos

  • Promete presentar los Presupuestos de 2022 y los de 2023, consciente de que la "certidumbre" es "muy importante" para la inversión extranjera

  • Los fondos americanos le muestran su inquietud por la ley de vivienda o las reformas laboral y de pensiones, pero Sánchez intenta tranquilizarles

  • Sostiene que frente a una oposición que "grita", el Gobierno logra "resultados" y consigue "atraer" al sector privado

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pasea este 21 de julio por las calles de Nueva York, primera parada dentro de su gira por Estados Unidos.

5
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

Pedro Sánchez venía con una idea muy clara a Estados Unidos. Primero, proyectar España como país atractivo para el sector privado ahora que está saliendo de la pandemia y cuenta con una herramienta poderosa como los fondos europeos, que le compromete a hacer "reformas" como el abordaje de la transición ecológica y la transformación digital. Y dos, garantizar "estabilidad" y "certidumbre" política a los inversores americanos. Asegurarles que su Gobierno de coalición no caerá, y que se dispone, de hecho, a presentar los Presupuestos de 2022, como también llevará al Parlamento los del año siguiente, los de 2023. Frente a la oposición conservadora, que "grita", el Ejecutivo logra "resultados" y cumple su palabra.

El presidente del Gobierno abrochó su primera jornada de trabajo en Estados Unidos, en Nueva York, en el corazón financiero mundial, con una entrevista-coloquio con la agencia británica Reuters en la sede del Instituto Cervantes. Allí trasladó ese mensaje de "estabilidad" política. Complementario con aquel que había apuntalado por la mañana. A primera hora, había atendido otro compromiso mediático, en la cadena por cable MSNBC, y después mantuvo reuniones con las principales gestoras de activos y fondos de capital riesgo, además de con Michael Bloomberg (Bloomberg) y Larry Fink (BlackRock). Sánchez les presentó las oportunidades de inversión que ofrece el plan de recuperación y les destacó los proyectos de "transformación verde, digital e industrial que afrontará la economía española en la próxima década". También compartió con ellos "las reformas que España va a llevar a cabo en materia educativa, como la formación profesional, las competencias digitales y la reforma del sistema nacional de investigación y ciencia". Los fondos mostraron su inquietud por temas como la ley de vivienda o las reformas laboral o de pensiones, pero él intentó tranquilizarles, asegurándoles que los cambios que planea van en la línea de otras legislaciones europeas, sin que piense en nada rupturista.

"Los españoles apreciarán y evaluarán positivamente lo que hicimos en estos años tan difíciles para nuestra historia y para la historia de la historia humana", dice

En la entrevista con Reuters, el jefe del Ejecutivo reiteró esas ideas, su compromiso con las reformas, con la transición ecológica (el 40% de los fondos europeos se destinarán a ella) y la modernización digital (el 28%). El plan de recuperación, recordó, incluye el compromiso de más de un centenar de reformas, de modo que España entra en un periodo de cambios con un ritmo "muy intenso", que el país no ha sufrido "desde el comienzo de la democracia". "Eso gusta a los inversores, y también la estabilidad política", le preguntó el periodista de Reuters John Foley, advirtiéndole de que los sondeos atisban una victoria de la oposición conservadora.

"Me gustan los hechos y cumplir"

"Hasta ahora hemos podido sacar adelante todas las reformas que nos hemos propuesto. Queremos seguir colaborando no solo con nuestros socios de gobierno [Unidas Podemos], sino también del Parlamento", aseguró. Y si para 2021 logró sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado, este año tiene previsto hacer "lo mismo", y de cara a 2023, también. "La estabilidad y la certidumbre es muy importante para la inversión extranjera", recalcó.

El presidente reconoce que los fondos le sometieron a un "examen" sobre temas, algunos de ellos, que son punto de fricción con Unidas Podemos

El presidente quiere transmitir tranquilidad, que no le preocupan la bajada del PSOE en las encuestas y que no es síntoma su batacazao en las autonómicas madrileñas del pasado 4 de mayo. "Me gustan los hechos y cumplir, y desgraciadamente la oposición solo grita. Nosotros logramos resultados, atraemos inversiones. Creo que los españoles apreciarán y evaluarán positivamente lo que hicimos en estos años tan difíciles para nuestra historia y para la historia de la historia humana", se reafirmó. Y "lo siguiente", será la aprobación de las cuentas de 2022, la ley "más importante" que ha de respaldar el Parlamento este año. Esa insistencia no era gratuita. La obsesión de Sánchez es trasladar el mensaje de que su Gobierno es fuerte y no caerá.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su entrevista con el periodista de Reuters John Foley, este 21 de julio en la sede del Instituto Cervantes en Nueva York. 

/ POOL MONCLOA / BORJA PUIG

De hecho, se reivindica como gestor. Y le gustaría que, "cuando se eche la vista atrás", se recuerde que armó el primer Gobierno de coalición desde la II República, su respuesta a la pandemia y el lanzamiento de las "transiciones importantes que necesita acometer España".

Se dan las "condiciones"

Justo Sánchez se sometió a un "examen" en su reunión con los gestores de activos y los fondos de inversión. Entre ellos, JP Morgan, Morgan Stanley, Bank of America, BlackStone, Lone Star Funds, Providence Equity Partners, Soros Fund Management, Rokos Capital Management o la AmChamSpain. El presidente relató, en una conversación informal con periodistas en el acto posterior, en la inauguración de la Oficina Comercial de España en Nueva York, en el edificio Chrysler, que sus interlocutores le habían preguntado "por todo".

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a la ministra de Industria, Reyes Maroto, durante su reunión con las gestoras de inversión y fondos de capital riesgo, este 21 de julio en Nueva York. 

/ POOL MONCLOA / BORJA PUIG

Desde la reforma laboral y de pensiones a la digitalización, pasando por la formación profesional, las políticas activas de empleo o la fiscalidad o la nueva ley de vivienda. Temas, algunos, de fricción con sus socios de Unidas Podemos. Caso de la ley de vivienda, atascada desde hace meses porque los morados insisten en la regulación del precio de los alquileres, a lo que el PSOE se resiste.

Noticias relacionadas

El Gobierno quiere que los recursos de la UE se acompañen de 500.000 millones de inversión privada para multiplicar el efecto del plan

El líder socialista buscó sosegarles, insistirles en que no habrá cambios abruptos. Les explicó su agenda de reformas. La impresión con la que se quedó, tras su conversación con ellos, es que los fondos reconocen el "esfuerzo de España con la agenda verde y digital", que está muy a la vanguardia. Ellos, "que están decidiendo dónde invertir", ven que "hay recursos" y se dan las "condiciones" para confiar en España. El Ejecutivo dispondrá, de aquí a seis años, de 140.000 millones de euros, entre préstamos y subsidios, de la Unión Europea, pero necesita comprometer al sector privado y, de hecho, según explicó Sánchez en su entrevista con Reuters, su propósito es movilizar 500.000 millones de euros en inversión privada para lanzar proyectos destinados a la economía verde y digital, las áreas prioritarias del plan, junto a la educación y formación.