Homenaje a la cúpula del 1-O

El Govern y los indultados se aferran a la amnistía en su reencuentro institucional

  • "No tengáis ninguna duda de que volveremos a vencer", espeta el 'president'

  • Borràs reta al Gobierno a "demostrar que aprobó indultos por convicción no por obligación"

  • Forcadell desdeña la "censura" en el Parlament y defiende que la medida de gracia es una "victoria"

Pere Aragonés recibe en Palau a los políticos indultados

Pere Aragonés recibe en Palau a los políticos indultados / JORDI COTRINA

3
Se lee en minutos
Fidel Masreal
Fidel Masreal

Periodista

ver +
Júlia Regué
Júlia Regué

Periodista

Especialista en información del Parlament de Catalunya, siguiendo la actualidad de Cs, PP, Vox y CUP

Escribe desde Barcelona

ver +

Abrazos, largos aplausos y clamor por la amnistía en la 'tournée' de los nueve líderes independentistas condenados por el 1-O y recientemente indultados por el Gobierno. El Palau de la Generalitat y el Parlament de Catalunya acogieron este lunes a la cúpula del referéndum del 2017 en sendos actos institucionales cargados de simbología y emotividad para el soberanismo: si bien no escondieron la satisfacción de verse libres, subrayaron que el perdón del Gobierno no les basta para solucionar el conflicto catalán porque hay cuatro exmiembros del Govern, incluido el 'expresident', en el extranjero. Y, de hecho, la próxima parada ya está confirmada en Waterloo para reunirse con Carles Puigdemont, una cita que ya han confirmado los 'exconsellers' de Junts y a la que el líder de ERC, Oriol Junqueras, se está planteando asistir.

No entonaron el 'lo volveremos a hacer' -sí parafraseó el 'vicepresident' Jordi Puigneró tal propósito-, sino que los ya expresos se limitaron a agradecer la 'restitución' en forma de reencuentro y todos pasaron por alto el encuentro de este martes entre el 'president' Pere Aragonès y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Mucha menos convulsión es la que se palpa ahora, cuatro años después de la consulta del 2017, pero el recibimiento también llegó a los tribunales, ya que Ciutadans presentó un escrito ante el Tribunal Supremo -que este martes rechazó suspender cautelarmente los indultos al no apreciar razones de especial urgencia- y una queja al Gobierno.

La expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, que actuó como altavoz de los nueve, tuvo palabras para los que se encuentran en Bruselas comprometiéndose a trabajar para su libertad. "[El indulto] es un paso, no es la victoria que queríamos pero no tengáis duda de que es una victoria", aseveró sobre su excarcelación, y animó a los diputados a no dejarse amedrentar por la "censura" porque "el único límite a la libertad de expresión tiene que ser el respeto a los derechos humanos", dijo.

Elogios a los indultados

El 'president' Pere Aragonès fue el primero en recibirles, junto al 'vicepresident', en Palau y se reunieron en el despacho del jefe del Govern en el saló Verge de Montserrat. Entre gritos de "independencia" en la plaza de Sant Jaume, quisieron evidenciar una 'restitución' que seguiría apenas una hora después en el Parlament con la recepción en el despacho de audiencias oficiada por la presidenta Laura Borràs, acompañada por los expresidentes de la Cámara Joan Rigol y Roger Torrent, así como los miembros de la Mesa Alba Vergés y Pau Juvillà. Ya en el auditorio del Parlament, y al igual que en la galería gótica Palau, colocaron cuatro sillas vacías para Puigdemont, Toni Comín, Lluís Puig y Clara Ponsatí.

Noticias relacionadas

Aragonès y Borràs elogiaron el "compromiso con la democracia y la libertad" de los nueve dirigentes y se aferraron a la petición de la amnistía. "Hoy nada acaba, nos corresponde perseverar hasta que la represión cese del todo y se respete la voluntad popular de la ciudadanía de Catalunya. Seguimos tozudamente decididos a hacer posible la amnistía y la autodeterminación, que se os reconozca que no cometisteis ningún delito, porque los exiliados han de poder volver sin miedo a ser perseguidos", aseveró el 'president'. "El fin de vuestro encarcelamiento no significa el fin de la represión", apostilló Borràs, y retó al Gobierno a "demostrar que aprobó indultos por convicción no por obligación" exigiendo un "diálogo franco y una negociación real" sin que la Constitución sea un "límite". "Os perdonan porque tenemos razón", remató.

Ambos reclamaron el fin de la "ofensiva judicial" contra el independentismo, hurgando en que este martes y el miércoles 42 excargos de la Generalitat deberán acudir al Tribunal de Cuentas, y Aragonès dijo que el Govern sigue "tozudamente" decidido a hacer posible la independencia. "No tengáis ninguna duda de que volveremos a vencer", remachó. Mucho más contundente fue Puigneró: "No daremos las gracias por unos indultos de un Estado que creía que encerrándoos os limitaría lo que sois y pensáis, las únicas gracias, las del pueblo de Catalunya por manteneros de pie y sin desfallecer", sentenció.