El nuevo Ejecutivo catalán

ERC y Junts completan el Govern con Violant Cervera, Lourdes Ciuró, Gemma Geis y Natàlia Garriga

  • Quedan fuera del nuevo Ejecutivo los hasta ahora 'consellers' Damià Calvet, Ramon Tremosa, Miquel Sàmper y Meritxell Budó

La diputada de JxCat Gemma Geis, en la segunda sesión del debate de investidura de Pere Aragonès.

La diputada de JxCat Gemma Geis, en la segunda sesión del debate de investidura de Pere Aragonès. / Efe / Quique García

3
Se lee en minutos
Fidel Masreal
Fidel Masreal

Periodista

ver +

Esquerra Republicana y Junts per Catalunya han completado el puzle del nuevo Govern de la Generalitat con cuatro mujeres. Violant Cervera será la nueva 'consellera' de Drets Socials; Lourdes Ciuró asumirá el departamento de Justícia; Gemma Geis será la titular de Recerca i Universitats; y Natàlia Garriga ocupará la cartera de Cultura.

En el caso de Cervera, se trata de un perfil netamente técnico. Conoce el área de política social por su paso por la 'conselleria' que dirigió en su día Josep Lluís Cleries (Benestar Social) en la que fue directora de Acció Cívica i Comunitària en el 2010, bajo presidencia de Artur Mas. Su perfil político se inicia en las juventudes de CDC y en Convergència. Y tras pasar por Junts pel Sí acabó en Junts per Catalunya en la lista de Lleida que encabezó Tremosa. La elección de esta diputada por Lleida supone también un guiño al Segrià, después de que el 'conseller' Ramon Tremosa -que pese a no residir en Lleida fue cabeza de lista por esta demarcación- quede fuera del nuevo Consell Executiu.

En el caso de Lourdes Ciuró, se trata del regreso a la primera linea política de la que fue diputada en el Congreso durante tres legislaturas, por Convergència i Unió. Posteriormente se incorporó al PDECat -donde formó parte del sector crítico puigdemontista junto a perfiles como el de Míriam Nogueras, en la dirección de la formación- y actualmente estaba en el ayuntamiento de Sabadell como concejal por JxCat. Su perfil es claramente favorable a las tesis de Puigdemont si bien ha defendido también que el partido ha de tener capacidad de gestión y de diálogo. De verbo contundente, dejó su cargo en Madrid para intentar tener éxito en política local, donde también adoptó un perfil dialogante y de pacto. Es licenciada en Derecho, abogada en ejercicio desde 1994, especializada en derecho civil y de familia.

Gemma Geis, cabeza de lista por Girona, accede a Universitats, ámbito que conoce porque fue vicerectora de la Universitat de Girona del 2013 al 2017. Su perfil responde netamente a los fichajes preferidos por Puigdemont: personas de confianza, conocidas directa o indirectamente, desvinculadas de la vida orgánica de partido y con contactos en ámbitos profesionales diversos. Geis ha protagonizado una carrera política corta e intensa desde que acompañó a Puigdemont en las listas del 2017 y ha logrado ser portavoz adjunta del grupo parlamentario, negociadora con ERC, de perfil dialogante y técnico pero con una lealtad inquebrantable a Puigdemont en lo político. Sus buenos resultados en Girona le hacían estar en las quinielas para ascender en el partido, en el grupo parlamentario o en el Govern. Fue una de las impulsoras de la Crida Nacional per la República que creó Puigdemont y que tuvo una vida efímera. Se mueve mejor en ámbitos de gestión política que en la trastienda de los partidos y ha esgrimido sus buenos resultados electorales y su capacidad de trabajo para reclamar más poder. Ha mostrado en JxCat en más de una ocasión sus posiciones críticas en determinados momentos

Noticias relacionadas

Con estas designaciones, quedan fuera del nuevo Ejecutivo los hasta ahora 'consellers' de Junts Damià Calvet, Ramon Tremosa, Miquel Sàmper y Meritxell Budó, que ha exhibido un gesto más que serio durante el acto de toma de posesión del nuevo 'president', Pere Aragonès. El descarte de estos nombres confirma una tendencia constante en JxCat a apartar a los perfiles más cercanos a posiciones convergentes o posconvergentes y optar por fichajes de personas leales o técnicas.

Tras ocho meses de interinidad, unas endiabladas negociaciones (casi) al límite y tensiones internas y entre socios, ERC y JxCat han conformado un Ejecutivo de coalición en el que se reparten al 50% las 14 'conselleries', una más que en el Govern saliente. El nuevo Gabinete cumple con la paridad, cuenta con varias figuras sin carnet de partido y tendrá tres departamentos de nueva creación para reforzar la apuesta por las políticas de igualdad, investigación y emergencia climática.