El nuevo Ejecutivo catalán

Elsa Artadi se borra del Govern y alimenta las tensiones en Junts

Elsa Artadi, ayer, durante una entrevista en la ACN.

Elsa Artadi, ayer, durante una entrevista en la ACN. / ACN / RAFA GARRIDO

Se lee en minutos
Fidel Masreal
Fidel Masreal

Periodista

ver +

La decisión de la vicepresidenta de Junts, Elsa Artadi, de no formar parte del próximo Govern en el que se daba por hecho que sería la vicepresidenta ha servido para alimentar las tensiones internas en JxCat respecto a la elección de los dirigentes que integrarán el Ejecutivo de coalición que presidirá el republicano Pere Aragonès. La decisión de Artadi, avanzada por 'La Vanguardia', se basa según su propio argumento, en la voluntad de honrar su promesa de cumplir el mandato como concejal en Barcelona. Una decisión, añade, meditada y no fácil, pero que abre todavía más el melón de quién será vicepresidente y quienes serán 'consellers' en un partido con muchos encajes de bolillos por hacer. Además, la determinación de Artadi puede tener a ver, según fuentes del partido, con el hecho de no querer estar a las órdenes de Aragonès, que sufriría así su primer desplante sin haber tomado aún posesión.

Cabe recordar, también, que la número tres de JxCat mostró posiciones en algún momento diferentes a las del secretario general del partido, Jordi Sànchez, durante las negociaciones con ERC, en cuestiones como la de prestar o no cuatro votos a Esquerra para investir a Aragonès aun sin coalición. Alguna versión del entorno de Junts apunta a que quizás la también portavoz de JxCat se muestra disgustada con estas discrepancias, y reprochan que ella haya provocado ciertas tensiones con los republicanos. En cambio, el entorno de la edil sostiene que Artadi hablaba en todo momento en nombre del partido.

Fuentes cercanas a la dirigente de Junts admiten que en la decisión ha pesado la voluntad de no estar a las órdenes de Aragonès, que sufre así su primer desplante


Artadi ha mantenido conversaciones con el 'expresident' Carles Puigdemont y con Laura Borràs, presidenta del Parlament y excandidata de Junts, así como también con Sànchez. Según la versión de las citadas fuentes, la respuesta de los dirigentes ha sido comprensiva con la decisión.

Una vicepresidencia vacante

En cualquier caso, al borrarse del Govern, Artadi complica un poco más el difícil trenzado de equilibrios en Junts. De entrada, la decisión sobre quién será 'conseller' será fruto de los contrapesos entre Sànchez, Puigdemont y los 'exconsellers' Jordi Turull y Josep Rull. A partir de aquí, la primera decisión corresponderá a la vicepresidencia. Opta a ella, por su perfil económico, el hoy 'conseller' de Empresa, Ramon Tremosa. Pero se trata de un talante más liberal que la propia Artadi, un espíritu libre, alejado del tono y contenidos que quiere imprimir Aragonès al Govern. Tremosa representaría una apuesta alejada de las latitudes progresistas de Sànchez.

Otro nombre que podría optar al cargo sería el de Damià Calvet, pero cabe recordar que su procedencia convergente no le ha ayudado, como demostró la severa derrota sufrida frente a Laura Borràs en las primarias para escoger la candidatura electoral. Además, Calvet es el actual titular de Territori, área que ahora absorberá el departamento de Polítiques Digitals de Jordi Puigneró. A partir de ahí, el factor de género también debe tenerse en cuenta para la vicepresidencia porque al menos tres de los siete sillones de JxCat en el Govern han de ocuparlos mujeres.

El portazo dificulta los encajes entre procedencias, familias y territorios en Junts para repartirse las siete carteras del Ejecutivo de coalición con ERC

Noticias relacionadas

Al lado de la vicepresidencia, el resto de carteras no tienen un nombre asignado. Josep Rius podría ser titular de Exteriors. Es, como Artadi, una persona absolutamente fiel a Puigdemont. Y sin la concejala en el Ejecutivo, él representaría el puente directo con Waterloo. Con todo, otros nombres también ejercerían esta función.

Lo que sí se dirime en Junts en estas quinielas es la batalla entre perfiles moderados y de gestión, como Calvet, Meritxell Budó o Miquel Samper, frente a otros nombres más vinculados a la dialéctica de confrontación. A ello debe añadirse que determinados territorios, como Girona, reclamarán su cuota en base a unos buenos resultados electorales, y la diputada Gemma Geis podría ser 'consellera'. Por si la combinatoria no fuera complicada, se deberá atender a la reclamación del mundo municipal de Junts y a compromisos ya adquiridos como el del área de Salut para Josep Maria Argimon, actual secretario de Salut Pública.