Sondeo del GESOP

Encuesta elecciones Catalunya: Una repetición electoral reforzaría a PSC y a ERC, y haría caer a Junts

  • El independentismo perdería la mayoría en votos pero la mantendría en escaños

Encuesta elecciones Catalunya: Una repetición electoral reforzaría a PSC y a ERC, y haría caer a Junts
Se lee en minutos
Jose Rico
Jose Rico

Jefe de la sección de Política

Especialista en política catalana

Escribe desde Barcelona

ver +

Con ERC y Junts acercándose peligrosamente al precipicio de una repetición de las elecciones, la calculadora de costes y beneficios de lo que supondría este fiasco independentista arroja ya un primer balance de daños. El candidato republicano, Pere Aragonès, espera que el partido de Carles Puigdemont cumpla la palabra que dio de investirle aun sin Govern de coalición, pero JxCat ha enmendado su propio compromiso a la espera de que Esquerra renuncie al órdago, no exento de riesgos, de gobernar en solitario. Ambos esperan que el otro se rinda porque creen que es al otro al que no le convienen unos nuevos comicios. Pero, ¿quién saldría ganando y quién perdiendo en realidad?

Una primera respuesta la otorga la encuesta del Gabinet d'Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) para EL PERIÓDICO, según la cual una repetición electoral reforzaría a ERC y perjudicaría claramente a Junts, que sería la formación que más retrocedería respecto a los comicios del 14 de febrero. El otro beneficiado sería el PSC, vencedor de las últimas elecciones, que sumaría mayoría absoluta con los republicanos sin necesidad de un tercer socio. Para el independentismo, volver a votar tendría otra factura: perdería la mayoría en votos que alcanzó hace tres meses, aunque conservaría, a la baja, la mayoría en el Parlament.

Los socialistas de Salvador Illa volverían a ganar las elecciones con 37-38 escaños (ahora tienen 33) y lograrían algo más de ventaja sobre Esquerra, que obtendrían 34-36 diputados (hoy tienen 33). Por el contrario, Junts podría perder hasta siete representantes y se quedaría con 25-27 parlamentarios (ahora tiene 32). En porcentaje de voto, Illa crecería 3,5 puntos y Aragonès subiría 1,5 puntos, mientras que los posconvergentes, cuya candidata en febrero fue la actual presidenta del Parlament, Laura Borràs, caerían 2,8 puntos.

Es decir, si la diferencia entre las dos principales fuerzas independentistas fue en febrero de 1,2 puntos y un solo escaño, en caso de tener que volver a las urnas, ERC sacaría 5,5 puntos y entre 7 y 11 diputados más que JxCat, lo que brindaría a Aragonès mucha mayor ventaja negociadora a la hora de reclamar el apoyo de los puigdemontistas. Estos últimos no conseguirían atraer votos de los partidos rivales, a diferencia de republicanos y socialistas, que se beneficiarían mucho más que Junts de los exvotantes del PDECat.

Vox, la CUP y En Comú Podem se anotarían resultados muy similares, con la ultraderecha de nuevo como cuarta fuerza de Catalunya con 10-11 escaños (hoy tiene 11). Los anticapitalistas, que tienen un acuerdo para investir a Aragonès a la espera del desenlace con Junts, cosecharían 9-10 diputados (ahora tienen 9). Y los 'comuns', que acaban de romper las negociaciones con ERC, recabarían 8-9 parlamentarios (hoy tienen 8).

En cuanto a PP y Ciutadans, los populares darían el 'sorpasso' a los naranjas al pasar de 3 a 5-6 representantes. En otra etapa de su veloz decadencia, Cs se quedaría como farolillo rojo del hemiciclo al caer de 6 a 3-4 escaños. La formación de Inés Arrimadas solo retendría a uno de cada tres votantes de febrero y cedería al PSC a uno de cada cinco. Sin embargo, la fuga de voto más fuerte es la que se produciría del PP en dirección a Vox, que absorbería a una cuarta parte del electorado popular.

Con estos resultados, la mayoría independentista oscilaría entre 68 y 73 diputados, cuando actualmente es de 74. Es decir, el secesionismo podría volver a intentar un acuerdo, pero ya no podría exhibir una victoria también en votos. Del 50,77% logrado en febrero pasaría al 48,3%.

Noticias relacionadas

El sondeo del GESOP refleja además un dato en forma de alerta a los partidos: si las elecciones se acaban repitiendo a mediados de julio, solo el 54% de los catalanes garantizan ahora mismo que acudirían a votar, siendo el electorado de Vox el más movilizado, y con mucha diferencia. Hay que tener en cuenta que este porcentaje de voto asegurado suele ser mucho más elevado en las encuestas que la participación que se acaba dando en las urnas, por lo que, de llegarse a la repetición electoral, la movilización tendría muchas opciones de quedarse por debajo del 51,29% que cosechó el 14 de febrero, récord negativo en unas elecciones autonómicas. El 15% de los encuestados ya tienen claro que no participarían.

Ficha técnica del sondeo

-Empresa responsable: GESOP

-Técnica de investigación: entrevistas telefónicas asistidas por ordenador.

-Ámbito territorial: Catalunya.

-Universo: Población residente, mayor de edad y con derecho de voto.

-Muestra: 801 entrevistas.

-Tipo de muestreo: estratificado por dimensión de municipio, con afijación proporcional. Selección aleatoria de las personas a entrevistar según cuotas cruzadas de sexo y edad, siguiendo la distribución real de la población objeto de estudio.

-Margen de error: +/-3,5% para un nivel de confianza del 95% y p=q=0,5.

-Trabajo de campo: del 12 al 14 de mayo de 2021.