El coste de la digitalización de las aulas: 174 millones de euros

El Departament d'Educació reparte desde finales de octubre 300.000 dispositivos para escolares a partir de 3º de ESO

Los sindicatos creen que los dispositivos llegan "tarde" y que por sí solos no garantizan un buen aprendizaje en casa

Educación ’on line’ en la escuela Octavio Paz de Barcelona

Educación ’on line’ en la escuela Octavio Paz de Barcelona / MANU MITRU

Se lee en minutos

Los centros educativos echaron el cierre el 13 de marzo en Catalunya para contener el impacto del coronavirus, 24 horas antes de activarse el estado de alarma. Quedó suspendida toda la actividad escolar tanto de la red pública como de la concertada y privada. 1.800.000 alumnos se quedaron sin clase, y algunos de ellos sin acceso a dispositivos que permitieran continuar con la enseñanza por vía telemática.

El Departament d'Educació se comprometió a poner a disposición de los alumnos el material necesario para garantizar el seguimiento del curso educativo con la previsión de que habría grupos confinados en la segunda ola y siguiendo el plan de educación digital de Catalunya, elaborado antes del impacto del covid. Según ha podido saber EL PERIÓDICO a través de varias peticiones al Portal de Transparència, la Generalitat ha invertido 174 millones de euros en la compra de hasta 300.000 ordenadores portátiles, tabletas y aparatos de conectividad para garantizar la conexión telemática de alumnado y profesorado de la escuela pública a partir de 3º de ESO hasta la educación postobligatoria, priorizándose los centros de máxima complejidad.

Las compras de este material por parte del Centre de Telecomunicacions i Tecnologies de la Informació (CTTI) ascienden a 2.148.999,8 euros por 2.480 portátiles, 480 Chromebook y 6.000 tabletas para los maestros y profesores en el mes de abril y julio; y las ejecutadas por el Departament d'Educació suman 99.657.905,15 euros por la adquisición de 224.225 portátiles y servicios asociados para alumnos a finales de agosto. El precio por el que la Generalitat compra los portátiles es de entre 444 y 463 euros la unidad, mientras que las tabletas cuestan unos 166 euros cada una. A estas cifras hay que sumar una dotación de 30.000 ordenadores para los centros concertados y 40.000 aparatos más que provienen del convenio Red.es del Ministerio de Educación.

Transformación digital

Según la 'conselleria', desde finales de octubre se están distribuyendo 27.000 ordenadores para los alumnos, 35.000 para profesores y 90.000 dispositivos que garantizan el 100% de la conectividad a los escolares de todas las tipologías de centros, en las que se prioriza el alumnado vulnerable en todas las etapas. "Todo este reparto forma parte de la transformación digital para trabajar 'on line' en las escuelas que ya estén transformadas para ello. La financiación extraordinaria por el covid ha permitido acelerar el proyecto. No se contemplaba una transformación tan rápida, pero irrumpe la pandemia y, en junio, con el presupuesto extra de 103 millones de euros, lo empezamos a poner en marcha", explica la directora general d'Innovació, Recerca i Cultura Digital, Mar Camacho.

Con este material, la totalidad de los alumnos que cursan de 3º de ESO en adelante tendrán ordenador propio. El nuevo objetivo de Educació es que las nuevas compras puedan llegar a los que cursan de 5º de Primaria a 2º de ESO en una segunda oleada del plan previsto. "De todas formas, los alumnos de cursos previos en situaciones de vulnerabilidad que no tienen ordenador en casa, el centro lo pone a su disposición para garantizar la enseñanza telemática en caso de confinamiento", añade Camacho.

Recuerda, por otra parte, que los maestros y docentes eran los únicos trabajadores de la Administración que no tenían un ordenador adjudicado para su trabajo y celebra que se haya incrementado también la oferta formativa a los maestros y profesores. En el curso 2019-2020, el departamento ofrecía 28 cursos relacionados con la transformación digital, a los que se inscribieron 7.823 profesores, y este año hay 144 cursos, a los que se han apuntado 28.105 docentes.

La opinión de los sindicatos

Los sindicatos celebran la noticia, pero creen que esta dotación no puede aparcar el debate sobre la necesidad de la presencialidad en los centros educativos y tampoco esconder otras necesidades en las aulas. El portavoz del sindicato USTEC-STEs, Xavier Díez, reconoce que es una "cantidad muy importante" de ordenadores, pero inquiere en que supone un "derroche" porque "no se puede aprovechar una situación excepcional para decir que la solución pasa por más dispositivos". "Con estos millones podían cubrir los déficits más urgentes en edificios obsoletos, aumentar las aulas para rebajar las ratios, o revertir los recortes a los profesores", apunta.

Durante el encierro debido al estado de alarma, el sindicato hizo un estudio en el que detectó que entre el 15% y el 30% de los alumnos tenían problemas de conectividad: "Eso no iba asociado a no tener un ordenador, si no a una vulnerabilidad social que afecta al 27% de las familias catalanas. La brecha digital no tiene tanto que ver con la educación, pero es en la escuela donde se manifiesta", apostilla Díez.

Te puede interesar

El secretario general de educación de CCOO en Catalunya, Manel Pulido, considera que la digilización "también es la forma en la que se educa" y afirma que trasladar la actividad presencial a la vía telemática sin cambiar el modelo educativo "implica una pérdida de calidad educativa" porque la falta de contacto entre profesor y alumno "incrementa las desigualdades". Unos episodios que, a su juicio, se han dado durante el confinamiento. "La presencialidad es absolutamente necesaria. Ordenador y conectividad no garantiza el seguimiento de las clases", remacha, aunque reconoce que la inversión de la 'conselleria' es "muy importante" porque debería permitir que todos los alumnos "tengan las mismas oportunidades a nivel material".

Por su parte, la secretaria general de la federación de educación de la CGT en Catalunya, Marta Minguella, asegura que a final de trimestre "aún no han llegado las promesas de julio". "Queremos planes realistas. Se podría haber hecho un estudio de los alumnos que más necesitan los ordenadores y la conectividad, aunque evidentemente tenemos que celebrar que los adquieran porque era una demanda del profesorado", opina. Sin embargo, critica "el cuándo y el cómo" porque, en su opinión, llegan "tarde", porque hay grupos confinados, y no incluye un 'software' libre como pedía el sindicato.