01 dic 2020

Ir a contenido

REFERENTE DEMOCRÁTICO

20 años sin Ernest Lluch: "Gritad, porque mientras gritáis no matáis"

El partido socialista recuerda el legado de diálogo del exministro asesinado por ETA hace dos décadas

Júlia Regué

Ernest Lluch, el exministro socialista que ETA asesinó hace 20 años.

Ernest Lluch, el exministro socialista que ETA asesinó hace 20 años.

El PSC ha enarbolado este sábado el legado del "socialista más querido, más recordado y más añorado", Ernest Lluch (Vilassar de Mar, 1937), 20 años después de su asesinato a manos de la banda terrorista ETA. La plana mayor del partido, en un acto virtual, ha rendido homenaje al político y profesor tozudamente convencido del diálogo con aquellos que decidieron acabar con su vida en el aparcamiento de su domicilio en Barcelona cuando regresaba de impartir sus clases en la Universidad de Barcelona: "Gritad más, que gritáis poco. Gritad, porque mientras gritáis, no mataréis", espetó en 1999 en acto de campaña electoral del PSOE en la plaza de la Constitución de Donostia, ante cientos de abertzales y simpatizantes de ETA. 

Los socialistas catalanes han repasado la trayectoria de Lluch desde todas sus facetas, poniendo énfasis en su labor como ministro de Sanidad con Felipe González como presidente del Gobierno, desde donde capitaneó la implementación de ley general de sanidad en el 1986 y la primera ley del aborto. El actual titular, Salvador Illa, ha aseverado que logró dar un "giro copernicano al sistema sanitario" convirtiéndolo en universal, gratuito y público, "unos fundamentos que aún hoy nos inspiran". 

"Ernest Lluch era una persona profundamente catalanista, pero también quería que fuera un catalanismo muy abierto, extenso, y que nunca se pudiera dividir", ha aseverado el primer secretario del PSC, Miquel Iceta. Y ha definido a Lluch como "un reformista que quería el progreso de sociedad y la mejora permanente", en una conversación con una de sus hijas, Eulàlia. Ella misma ha desvelado que fue amenazado un año antes de sus asesinato, pero que eso no le impidió seguir adelante convencido de que la salida al conflicto vasco pasaba por el diálogo. "Mientras le recordamos, le mantenemos vivo también", ha valorado Iceta.

Desde la sala Ernest Lluch del Congreso de los Diputados, la presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, ha defendido que el espíritu de "reconstrucción y de grandes acuerdos en momentos de crisis" son una guía para el contexto actual, en plena pandemia de coronavirus, que Lluch impulsó desde el Gobierno y desde la oposición. Batet ha recordado el impulso de Lluch en debates como la reforma fiscal, los pactos de la Moncloa y los debates presupuestarios anuales durante la etapa de Lluch como diputado, desde el 1977 hasta el 1989.

El exalcalde de Donostia y diputado en el Congreso, Odón Elorza, ha subrayado que Lluch fue "un excelente socialista, compañero y amigo", en definitiva "un político de una talla impresionante". "Fue un hombre de puente, de diálogo, que trabajó para conseguir la paz y acabar con el terror en Euskadi", ha remachado. 

"Gracias, Ernest"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha recordado también la figura del político catalán agradeciendo su labor: "Gracias por tu gran labor política, tu ejemplo y valentía. Gracias por hacer de todos la sanidad pública. Con ella hoy se combate la pandemia y se salvan miles de vidas. Gràcies, Ernest", ha escrito en Twitter.

El pasado jueves, el presidente de la Comunitat Valenciana, Ximo Puig, ya reivindicó el legado de Lluch recordando sus palabras: "Necesitamos puentes, no muros". "En estos tiempos abocados a las alianzas necesitamos constructores de puentes como Ernest, no obreros que alcen muros", proclamó en el acto 'Vint anys sense Ernest Lluch', celebrado en la Facultat d'Economia de la Universitat de València (UV), institución en la que enseñó y de la que fue catedrático de Economía. El homenaje contó con la hija del profesor asesinado, Rosa Lluch; la rectora de la UV, Mavi Mestre, y el decano de la Facultat d'Economía, José Manuel Pastor.

"La memoria democrática obliga a recordar su figura junto a todas las víctimas del terrorismo etarra, siempre desde la firmeza democrática y desde una mirada al pasado que nos enseñe las lecciones necesarias para encarar el futuro", glosó Puig.

Muchos son los políticos socialistas y de otras formaciones los que hoy han aprovechado para rendir homenaje a Lluch. Desde Patxi López, Salvador Illa, Jaume Collboni o Inés Arrimadas.