Ir a contenido

Marlaska descarta por ahora el 155 y la Ley de Seguridad Nacional

La Moncloa advierte de que actuará con "firmeza y proporcionalidad" frente a una "minoría" violenta

Casado reclama al Ejecutivo central que aplique ya la ley de seguridad nacional

El Periódico

El ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska.

El ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska. / Europa Press

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, se ha mostrado conciliador durante una entrevista en 'Els Matins' de TV-3 en que ha descartado por el momento la aplicación de la ley de Seguridad Nacional o el artículo 155. 

"No hay que alarmar a nadie. A día de hoy la seguridad está garantizada", ha señalado Marlaska al ser preguntado por la demanda del PP de aplicar la ley de seguridad nacional.  El ministro ha subrayado que "una gran mayoría se ha manifestado de forma pacífica en respuesta a una sentencia", pero ha apuntado que una "minoría que ejerce la violencia y pone en entredicho que otros ciudadanos puedan ejercer sus derechos". El ministro ha informado que se están investigando los hechos para identificar a los responsables. Asimismo, ha destacado la eficaz coordinación y eficiencia entre Mossos, Policía y Guardia Civil. Ha subrayado que los agentes han actuado con proporcionalidad.  

Este martes por la noche, la magnitud de los altercados en Catalunya, y el hecho de que los objetivos asediados fuesen las delegaciones del Gobierno llevó a la Moncloa a emitir un comunicado a última hora para prometer que garantizará "en todo momento la seguridad y la convivencia en Catalunya", y que "lo hará si es preciso siguiendo su compromiso de firmeza, proporcionalidad y unidad". Una advertencia que, sin embargo, buscaba aplacar las airadas voces que desde la derecha comenzaron a exigir al jefe del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, que tome cartas en el asunto catalán.

De hecho, la nota del Gobierno fue un gesto de apoyo a la labor de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, algunos de cuyos agentes resultados en los disturbios. De todos los cuerpos sin excepción, porque el comunicado ensalzaba "la coordinación y el trabajo conjunto" de los Mossos, la Policía Nacional y la Guardia Civil en Catalunya.

"Minoría violenta"

El tono más contundente lo empleó la Moncloa contra los radicales que provocaron los incidentes: "Una minoría esta queriendo imponer la violencia en las calles de las ciudades catalanas. Es evidente que no estamos ante un movimiento ciudadano pacifico, sino coordinado por grupos que utilizan la violencia en la calle para romper la convivencia en Catalunya".

Frente a esta violencia, "el objetivo del Gobierno de España es y será en todo momento garantizar la seguridad y la convivencia en Catalunya", subrayó el Ejecutivo de Sánchez poco después de que representantes de PP y Cs salieran en tromba a exigirle al líder del PSOE que tome medidas tan contundentes como la aplicación de la ley de seguridad nacional.

Derecha airada

Eso es exactamente lo que reclamó el presidente del PP, Pablo Casado: "Ante los violentos disturbios que elevan la tensión en Catalunya, Sánchez debe activar la ley de seguridad nacional para que ningún cuerpo policial esté sujeto a directrices de los independentistas y se proteja su integridad. Es urgente garantizar la seguridad y el orden público". La aplicación de la ley de seguridad nacional es una de las opciones que Sánchez sopesaba, pero solo en caso de que los Mossos no actuasen de manera diligente ante las protestas.

En la misma línea fue el líder de Cs, Albert Rivera: "Lo que estamos viendo es inadmisible. Sánchez no puede seguir impasible ante esta ola de violencia que está sembrando el caos. Se lo advertimos, se veía venir hace tiempo, va tarde. Tiene que actuar y proteger a los ciudadanos de los radicales separatistas".