Ir a contenido

INTERVENCIÓN CONTROVERTIDA

Choque político por el discurso del jefe de la Guardia Civil en Catalunya

El PP sostiene que fue una intervención "absolutamente impecable"

JxCat asegura que el discurso fue "infame, indigno, una vergüenza"

Roger Pascual Júlia Regué

Vídeo ACN: ÀLEX RECOLONS

El polémico discurso del general de la Guardia Civil en Catalunya, Pedro Garrido, durante un acto el miércoles en Sant Andreu de la Barca sigue trayendo cola. Si para el PP fue una intervención "impecable", para JxCat no fue otra cosa que "una vergüenza". La ponencia, dura contra el independentismo, hizo que la representación de los Mossos d'Esquadra que asistió al acto de la Patrona en Sant Andreu de la Barca abandonara la ceremonia "ofendida" y antes de lo previsto.

Los populares se han entablado este jueves con asociaciones de la Guardia Civil y sindicatos de Policía Nacional, Mossos d’Esquadra y Guardia Urbana, en un encuentro oficiado por la número uno por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, y el dirigente del PPC, Alejandro Fernández. En una rueda de prensa al finalizar la reunión, Álvarez de Toledo ha defendido que el discurso de Garrido fue "absolutamente impecable" y ha cargado contra la "sobreactuación" de los mandos de la policía autonómico. "Lo que se dijo fue de puro sentido común y no entiendo que [Teresa] Cunillera se vea obligada a pedir perdón [...] Es un hecho insólito", ha defendido, y ha exigido explicaciones a la comitiva de los Mossos d'Esquadra. 

"Esto es el mundo al revés, cuando un guardia civil defiende la legalidad y el orden constitucional, se considera una provocación, y aquí suceden cosas como que hay mandos de los Mossos d'Esquadra que han participado en un proceso revolucionario de ataque a las instituciones y al orden constitucional y esto se puede considerar normal. Esto no es normal", ha apuntado, y ha defendido un incremento de plantillas en el territorio catalán.

La postulante del PP ha sostenido que "no basta con el apoyo moral", por lo que ha exigido mejoras e incentivos para la Guardia Civil. En este sentido, ha abogado por la equiparación salarial entre fuerzas y cuerpos de seguridad, además de un plus territorial a aquellos que sean destinados a Catalunya. "Hay que dar incentivos para que vengan aquí y combatir el hostigamiento social que se produce", ha añadido, y ha razonado que hay que "subsanar 40 años de repliegue del Estado en Catalunya" y "un intento sistemático para expulsar la constitucionalismo" haciendo un "despliegue" para "fortalecer la presencia del Estado en Catalunya".

En el mismo sentido se ha expresado el líder de Cs, Albert Rivera, que ha dicho no entender por qué se fueron del evento. "¿Qué es lo que molestó exactamente del discurso? Yo no lo entiendo. Me parece que es un discurso constitucionalista de una persona que representa al Estado y que defiende mis libertades", ha sostenido en una entrevista en TVE. A su juicio, es "alucinante" que "haya que pedir perdón porque una fuerza de seguridad del Estado tenga presencia en Catalunya", y ha recordado la resolución aprobada recientemente por el Parlament que apostaba por la retirada de la Guardia Civil: "No quieren guardias civiles porque detienen a los comandos separatistas que tienen explosivos, porque entran en las sedes de Convergència cuando les pillan con el 3%, por eso les molesta la Guardia Civil", ha señalado en alusión a los casos de corrupción de la antigua CDC.

"Ho tornarem a fer"

Durante su discurso, Garrido había usado, en catalán, el alegato final de Jordi Cuixart "ho tornarem a fer" ('lo volveremos a hacer') en juicio en el Tribunal Supremo, para apuntalar que la Guardia Civil se mantendrá firme en el compromiso "con España" de trabajar "por la libertad y la seguridad de todos los ciudadanos": "Lo demostramos hace dos años, lo hemos vuelto a demostrar recientemente y, cada vez que sea necesario, lo volveremos a hacer ", apuntó, algo que ha enfadado a los posconvergentes.

El portavoz de JxCat en el Parlament, Eduard Pujol, ha asegurado que "el discurso del señor Garrido es erróneo, infame, indigno, una vergüenza". "Cuando dijo que lo volvería a hacer ¿a qué se refería? ¿A volver a pegar a los ciudadanos, a participar del clima de represión? Lo que debería hacer es pedir perdón", ha sentenciado en declaraciones a los periodistas.

El jefe de la Guardia Civil en Catalunya Garrido reivindicó el papel de los agentes del instituto armado ante el referéndum del 1 de octubre de 2017 y en la cimentación de la futura resolución del Tribunal Supremo sobre el juicio del proceso independentista. También valoró que Operación Judas contra los CDR acusados de terrorismo "nos enfrenta a todos a la verdad" de que "la pretendida revolución de las sonrisas" se ha convertido con más facilidad de la deseada en "un rictus" que "disimula odio y mezquindad capaz de generar dolor y sufrimiento".