Ir a contenido

El exsecretario de Seguridad, sobre el 1-O: "Las porras están para usarlas"

José Antonio Nieto declara ante el juez que la actuación de los agentes fue "ejemplar"

El testigo recalca que los efetivos policiales no usaron "violencia extrema"

J. G. Albalat

Carga policial en la escuela Ramon Llull de Barcelona el 1-O

Carga policial en la escuela Ramon Llull de Barcelona el 1-O / FERRAN NADEU

El que fuera secretario de Estado de Seguridad con el Gobierno del PP, José Antonio Nieto, ha defendido este martes ante el juez que investiga las cargas policiales del 1-O en Barcelona, la actuación de la Policía Nacional en los centros de votación. "Las defensas (porras) están para usarlas, no para enseñarlas", ha espetado, según fuentes jurídicas. El exalto cargo ha subrayado que la actuación de los agentes fue "ejemplar" y sin "violencia extrema", cumpliendo siempre con los protocolos. En este sentido, precisó que sino se actuaba los ciudanos podíam entender que el referéndum era legal, cuando no era así. "No se da una actitud ejemplarizante si la policía se dedica a mirar", ha explicado. 

Este testigo, que ha declarado durante cuatro horas por videoconferencia desde Madrid, ha llegado a criticar la "pasividad" de los Mossos durante el 1-O, pero el juez le ha cortado advirtiéndole de que en el proceso no va contra la policía de la Generalitat. Nieto también ha cargado contra los CDR, a los que ha definido como grupos "organizados" que pretendían ostaculizar que la Policía Nacional cumpliera con la orden de la jueza del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC), Mercedes Armas, de impedir la celebración de la consulta soberanista y requisar el material electoral. "Se trata de cumplir la ley", ha repetido una y otra vez. Hasta ahora, hay 41 policías imputados por las cargas policiales.

"Secuestrados"

Nieto ha recalcado que los agentes actuaron (él niega que técnicamente sean cargas, aunque el juez le ha respondido que para él si lo eran) para preservar la integridad física de los policías, pero también de los votantes.  El exalto cargo ha concretado que se vivieron momentos de tensión en los centros de votación y que la escuela Ramón Llull, por ejemplo, los agentes fueron "secuestrados" durante media hora. 

El exsecretario del Estado ha admitido que él, que se encontraba el 1-O en la Delegación del Gobierno en Catalunya, fue quien dio la orden de actuar en algunos centros, pero que era el mando que estaba sobre el terreno fue quien decidía si se debía o no abrirse paso entre las personas congregadas que impedían su entrada en los edificios. Fuentes jurídican han relatado que el juez Francisco Miralles ha tenido un papel relevante en el interrogatorio.

Nieto ha desgranado varios elementos que ya sostuvo en su comparecencia en el juicio del Tribunal Supremo contra dirigentes independentistas, al insistir que la acción de la Policía Nacional fue correcta y "profesional" a pesar del "ambiente hostil" con el que se encontraron en las puertas de los centros de votación. Respecto al diseño del operativo, ha apuntado que se acordó intervenir en aquellos puntos de votación en los que se sabía que no podían acabar atrapados por la multitud en la entrada o en la salida. El operativo finalizó al mediodía y no al finalizar la votación, ha incidido, debido al cansacio de los agentes. El uso de pelotas de goma lo justificó alegando que era la única manera que podían salir al verse rodeados por la gente.