Ir a contenido

SESIÓN CONSTITUTIVA

Romeva, aplaudido en el Senado que abrió la puerta de su cese

El político preso recibe en la Cámara alta la ovación de los diputados independentistas, familiares y amigos

El 'exconseller' ha saludado a Cruz y ha acabado aplaudiendo su discurso

Roger Pascual / Miguel Ángel Rodríguez

Raül Romeva, recibido con aplausos por los independentistas en el Senado. / JOSÉ LUIS ROCA (VÍDEO: EFE)

571 días después de que el Senado abriera la puerta al cese de Raül Romeva y el resto del Govern aprobando el 155, el 'exconseller' de Acció Exterior, Relacions Institucionals i Transparència ha entrado en la Cámara alta entre aplausos de los diputados independentistas, familiares y amigos.  "928.722 personas, listo para hacer política. Sonreíd, porque las urnas siempre ganan", ha tuiteado sonriente desde el hemiciclo. 

El republicano ha llegado a las 8.30 en un coche de la Guardia Civil y, al entrar en la Cámara, su custodia ha pasado a manos de la Policía Nacional. Como los diputados presos que han acudido al Congreso, no ha podido hacer declaraciones a los medios de comunicación y ha estado acompañado por agentes de paisano hasta su entrada en el Antiguo Salón de Sesiones, donde se ha tenido lugar la constitución de las Cortes.

Encuentro con su pareja 

Sentado junto a Mirella Cortès, ha ido departiendo con la portavoz de ERC en el Senado. Durante las votaciones, Romeva ha charlado con varios senadores que se han acercado a hablar con el 'exconseller', como Gorka Elejabarrieta, senador de Bildu, o Josep Maria Matamala. El amigo de Carles Puigdemont, que ha estado con él los últimos 18 meses hasta que regresó a España para recoger su acta de senador, le ha hecho entrega a Romeva de la carta que el 'expresident' ha escrito a todos los presos. Aunque no le permiteron recoger el móvil y la tablet que se proporciona a los senadores, los de sus compañeros de partido no han parado de hacerle fotos y vídeos. "Seguimos determinados a caminar con firmeza y democracia hacia la libertad y la República", ha sentenciado en uno de los videos, que ha compartido en Twitter Diana Riba, su pareja. "Aquella República por la que justamente algunos hemos terminado prisión, de una manera muy digna, muy convencida, muy determinada y sabedores de que no hay alternativa posible y aún menos a la República. Ánimos, fuerza y a ganar", ha afirmado en otro que ERC ha colgado en sus redes para pedir el voto el 26-M. 

Romeva ha podido ver dos minutos a su pareja aprovechando que iba al lavabo. "Es mi mujer", le ha dicho después de besarla al policía de paisano que la acompañaba. "Espero que no se vaya besando con todos las que se encuentra", ha bromeado Riba, que considera "lamentable" la rigidez del Senado. "Tendrían que ser más cuidadosos con la parte humana. Estamos en el Senado pero parece más una prisión. Ha estado solo en una sala abajo esperándose, ni la abogada ni yo hemos podido estar cinco minutos con él. Que no le digan a la mujer si quiere estar dos minutos con él me parece lamentable", ha criticado Riba.

Sabotaje de Hernando

A la hora de ir votar al presidente de la Cámara, el senador preso ha dado la mano a Manuel Cruz, candidato propuesto por Pedro Sánchez después del portazo independentista a Miquel Iceta, y al presidente de la mesa de edad, Juan José Lucas. Pero, tras la elección de Cruz, ni Romeva ni el resto de senadores republicanos se han sumado al aplauso de la Cámara. En las filas posconvergentes, solo Marta Pascal ha aplaudido. Pero al levantarse para votar la vicepresidencia, el 'exconseller' ha vuelto a darle la mano para felicitar al ya presidente Cruz y también a Cristina Narbona, presidenta del PSOE y ahora vicepresidenta del Senado. En todas las votaciones tanto él como el resto de republicanos han depositado una papeleta que ponía 'llibertat' con un lazo amarillo.

Los compañeros de Romeva también han recurrido a una misma fórmula para acatar la Constitución: "Por la libertad de las presas, por el retorno de las personas exiliadas y por la República catalana, sí, prometo por imperativo legal". Tanto este método como otro similar usado por JxCat ("por lealtad al mandato democrático del 1-O y al pueblo de Catalunya, por la libertad de los presos y exiliados políticos") no ha sentado bien en algunos escaños, desde los que se han escuchado murmullos, toses, gritos de "viva España" y silbidos, hasta que Cruz ha tenido que llamar al orden a los parlamentarios que tenía delante. Pero la voz que ha alterado el orden, interrumpiendo a Romeva, ha surgido a la espalda de Cruz, de la boca de un miembro de la Mesa: el popular Rafael Hernando. El polémico exportavoz parlamentario del Congreso ha sido el encargado de citar, como nuevo secretario de la Mesa del Senado, a cada senador para que fueran a jurar o acatar la Constitución. "Hasta la proclamación de la República Catalana, siempre comprometido con la libertad, la igualdad y la fraternidad", decía Romeva cuando Hernando ha leído con voz grave desde el micrófono otro nombre. Tras esta interrupción, Cruz le ha dado otra vez la palabra a Romeva, que ha terminado diciendo "como preso político, por imperativo legal, prometo". "Que se joda, el desgraciado", se le ha escuchado decir a Hernando con el micrófono abierto.

El 'exconseller' ha acabado aplaudiendo el discurso del nuevo presidente. Al final de las sesión y antes de volver a la cárcel, ha podido entrar en el hemiciclo con su pareja entre aplausos de los diputados independentistas, que han repetido posteriormente para despedir al protagonista del día entre gritos de 'llibertat'.