Ir a contenido

ENTREVISTA

Benoît Pellistrandi: "El nacionalismo catalán ha entrado en una deriva racista"

El historiador e hispanista francés acaba de publicar 'Le labyrinthe catalan' ('El laberinto catalán')

Eva Cantón

Benoît Pellistrandi

Benoît Pellistrandi

El historiador e hispanista francés Benoît Pellistrandi (1966) ha sido director de estudios de la Casa de Velázquez de 1997 a 2005 y acaba de publicar 'Le labyrinthe catalan' ('El laberinto catalán'), un breve ensayo sobre la génesis y las consecuencias de la crisis catalana en el que denuncia la "deslealtad nacionalista" y la deformación de la realidad por parte de los líderes del 'procés'. "La crisis catalana es un producto político que juega con el equilibrio interno de una gran nación europea", sostiene. Pellistrandi, que el próximo 23 de abril presentará su obra en Madrid junto al ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, jura entre risas que el libro no es un encargo del Gobierno español.

¿Ha visto algo positivo en el 'procés'?

Francamente no. La responsabilidad de los políticos es crear el bien común y permitir la convivencia. Con el 'procés', el Gobierno catalán ha jugado solo a favor de un bando. Es normal que obedezca a un programa mayoritario desde el punto de vista partidista, pero tiene también una responsabilidad institucional. El principio de la democracia es que ninguna decisión debe tener consecuencias irremediables.

Habla usted de tesis supremacistas que revelan el verdadero rostro del nacionalismo identitario y exclusivo.

La deriva racista la veo como una consecuencia lógica de la genealogía del nacionalismo catalán. Empieza con un nacionalismo cultural (es catalán el que habla catalán, que es lo que dijo Herder con el alemán) y al final llegamos a una visión racista. No estoy diciendo que se haya engendrado un 'nazismo catalán', pero existe un riesgo intelectual. Leer algunos textos de Quim Torra pone los pelos de punta porque menosprecia a los que no son catalanes.

¿A qué se refiere cuando menciona el riesgo de "Weimarización"?

A que cuando las elecciones se repiten cinco o seis veces en menos de siete años, en lugar de dirimir un conflicto político, las instituciones se debilitan. En la República de Weimar, las fuerzas políticas fueron incapaces de frenar un movimiento minoritario que tenía ante sí un panorama fracturado. No estamos en los años 30, pero el contexto mundial tras la crisis económica ha roto el consenso sobre el modelo socioeconómico y vemos el auge de los egoísmos.

¿Cree que hay puntos de conexión entre la deriva independentista y los populismos europeos?

Sí. Interpreto la versión independentista del nacionalismo como un populismo, como una propuesta que ofrece una salida a la crisis rompiendo el molde. Llama la atención que en el debate sobre la independencia hay un punto ciego. No se habla de las consecuencias prácticas. Y lo entiendo, porque no se levantan pasiones hablando de cómo se van a financiar las cosas. Hacer soñar con un discurso de liberación es populismo. Es simplificar los problemas, no enfrentarse a la realidad.

¿Qué papel ha jugado Carles Puigdemont?

Tendríamos que empezar hablando del fracaso estrepitoso de Artur Mas. Puigdemont se convierte en un líder accidental y ahora es un elemento de bloqueo. Oriol Junqueras, que no ha renegado en nada de su ideario independentista, sabe que se necesita otra estrategia, pero Puigdemont se ha enrocado. Espero que termine levantándose el 'obstáculo Puigdemont'.

¿Oriol Junqueras puede ser la vía para salir del atasco? No olvidemos que está en la cárcel.

Depende de la imaginación de los responsables políticos que elijan los españoles el 28 de abril y 26 de mayo. Veremos si hay un ejercicio de inteligencia colectiva. He visto la polémica sobre el indulto, que es una potestad del Gobierno. Si un presidente decide indultar a los presos, es porque tiene argumentos para hacerlo y será una opción política para intentar encauzar el problema. También tendrá argumentos para no hacerlo, pero los votantes de esos partidos en Catalunya lo verán como "una venganza del aparato del Estado". Ninguna solución gustará.

¿Ve posible reformar la Constitución para que en Catalunya se celebre un referéndum?

Si quieres hacer una reforma en tu casa, tienes que pedir permiso a la comunidad cuando afecta a los espacios comunes. Si los catalanes deciden, tendrá consecuencias para los españoles. Además, tenemos un problema: ¿Quién es catalán? ¿Los que están inscritos en el censo electoral de Catalunya? Una opción es la federalización, pero eso significa volver a poner sobre la mesa el mapa autonómico. Haría falta un pacto de todas las fuerzas políticas y no veo que se den las condiciones.

¿La crisis catalana ha resucitado la peor cara del nacionalismo español?

Desde luego. Eso es muy llamativo. Preocupa la catalanofobia que se ha desarrollado en España, algo que, en mi opinión, es uno de los motivos del voto a Vox. Mientras, en Catalunya se ha desarrollado una hispanofobia. Son nacionalismos absolutamente reductores.

¿Qué ha descubierto del nacionalismo catalán al escribir el libro?

No encontré ninguna magia. Lo he visto amargo, desagradable. Hablo del discurso político, no de la realidad catalana. Cuando terminé el libro me di cuenta de que le falta una visión amable.

Para salir del laberinto dice que Catalunya tiene que volver a ser Catalunya.

La palabra 'Catalunya' debe dejar de ser un tótem, una realidad sagrada en la que que solo hay amigos o 'botiflers'. Así no se construye la Catalunya política. Catalunya tiene que volver a ser una sociedad abierta, cosmopolita, no una imagen mitificada.