Ir a contenido

ENCUESTA DEL GESOP

Encuesta elecciones Catalunya: El independentismo mantiene la mayoría antes del juicio

Una ERC al alza ganaría las elecciones y podría elegir entre JxCat y un tripartito

Vox, que no se presentó en el 2017, se quedaría fuera con un 2,5% de votos

Daniel G. Sastre

Encuesta elecciones Catalunya: El independentismo mantiene la mayoría antes del juicio

Las críticas de una parte de independentismo al giro pragmático que Oriol Junqueras ha impuesto en Esquerra en los últimos meses no hacen mella en el partido. Es más: los republicanos siguen al alza y, si hoy se celebraran elecciones catalanas, las ganarían con claridad. A las puertas de un juicio decisivo para el futuro político de Catalunya y España, y en el que su líder es el principal acusado, ERC tendría la posibilidad de seguir en el Govern de la mano del resto de formaciones soberanistas o cambiar el guion e inclinarse por un tripartito de izquierdas.

Las dos fórmulas suman mayoría absoluta. El sondeo de Catalunya del Gabinet d’Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP), basado en 1.468 entrevistas, detecta que la simpatía que despierta Esquerra entre los ciudadanos sigue creciendo moderadamente. El partido de Junqueras obtendría entre 39 y 40 escaños de los 135 del Parlament, y su estimación de voto crece hasta el 25,5%. Son 4,2 puntos más que el 21,3% que logró en las elecciones de diciembre del 2017, y la cifra está también dos décimas por encima de la que le otorgaba la encuesta del GESOP del pasado octubre.

El sondeo revela que, a pocos días de que declaren en el Tribunal Supremo los impulsores del referéndum del 1-O que no eligieron cruzar la frontera, la sociedad catalana sigue dividida en bloques poco alterables. Los cambios en este ámbito son mínimos con respecto a la última encuesta y también si se toman como referencia las elecciones del 2017, y solo se producen movimientos de votos significativos entre los partidos que conforman cada bando.

La suma de ERC, JxCat y la CUP se quedaría en esta ocasión en el 47% de los votos, frente al 47,2% que les pronosticaba la encuesta de octubre y el 47,5% que obtuvieron en las urnas hace poco más de un año. Los independentistas seguirían así sin rebasar la cifra del 50% de apoyos que se han marcado como objetivo para empezar a cambiar la indiferencia internacional con que hasta ahora han sido acogidas sus reivindicaciones.

Eso no significa que la mayoría independentista en el Parlament vaya a evaporarse. El GESOP da ahora a la suma de ERC, Junts per Catalunya y CUP una horquilla de entre 70 y 73 escaños, en todo caso por encima de los 68 que marcan la frontera. JxCat obtendría una leve mejoría: con medio punto más de estimación de voto, pasaría de los 22-23 diputados que le auguraba el anterior sondeo a 23-24, lo que le serviría para arrebatar la tercera plaza en el hemiciclo al PSC. En todo caso, sigue lejos de los 34 escaños con los que el ‘expresident’ derrotó a Junqueras en las últimas elecciones en la batalla interna por la hegemonía soberanista.

En cualquier caso, las dos grandes corrientes del independentismo seguirían necesitando el apoyo de la CUP para gobernar: con sus ocho o nueve diputados, serían imprescindibles para completar la mayoría.

Ciutadans y PSC aguantan

En el bloque no independentista tampoco hay revoluciones. Ciutadans calcaría los resultados que le anunciaba el anterior sondeo del GESOP, con 30 o 31 diputados que no le servirían para volver a ganar las elecciones. El PSC obtendría 21 o 22 diputados, entre uno y tres menos de los que la encuesta le daba en octubre. Sin embargo, seguiría mejorando sensiblemente los 17 diputados que logró la última vez que los catalanes pasaron por las urnas. El PP sigue su lento declive y, con dos escaños, perdería la mitad de los cuatro que logró en el 2017.

El crecimiento de ERC y los socialistas, unido al tímido avance de los ‘comuns’ –que pasarían de los ocho diputados actuales a nueve o 10–, permitiría a las izquierdas formar un Govern con elementos de los dos bloques. La fórmula, ya ensayada dos veces en la primera década del siglo, tendría entre 69 y 72 representantes en el Parlament si se cumplen las predicciones del GESOP.

La encuesta también detecta que el fenómeno Vox que se dio en Andalucía no se repetiría en Catalunya. La extrema derecha, que no se presentó a las últimas elecciones al Parlament, se quedaría fuera de la Cámara pese a obtener un 2,5% de los votos.