Ir a contenido

EN EL SENADO

Aprobada la ley que permitirá a los partidos rastrear datos de los electores en las redes sin su consentimiento

Unidos Podemos anuncia que recurrirá el texto ante el Constitucional por el riesgo de que se elaboren "perfiles ideológicos"

Agencias

Un hombre teclea en un ordenador portátil. 

Un hombre teclea en un ordenador portátil. 

La ley permitirá a los partidos políticos rastrear información de los electores en las redes sociales sin su consentimiento. El Pleno del Senado ha aprobado este miércoles definitivamente la norma, con los votos en contra de Unidos Podemos, CompromísNueva Canarias y Bildu.

La nueva ley de Protección de Datos y Garantía de Derechos Digitales, cuya tramitación se inició con el PP en el Gobierno, llega con la polémica por su artículo 58 bis, que establece que "los partidos políticos, coaliciones y agrupaciones electorales podrán utilizar datos personales obtenidos en páginas web y otras fuentes de acceso público para la realización de actividades políticas durante el periodo electoral".

El grupo morado elaboró una propuesta de modificación para que ese artículo se retirase, pero fue rechazado. "La aplicación de este texto que puede dar vía libre a los partidos políticos para elaborar perfiles ideológicos de los ciudadanos y ciudadanas", denunció la senadora de En Comú Podem Celia Cánovas.

En su opinión, la nueva norma "puede abrir la puerta" a que "opiniones políticas sean grabadas y almacenadas". "En un momento en el que grupos de extrema derecha utilizan las denominadas 'fake news' (noticias falsas) para difundir sus mensajes, es alarmante que esta ley deje un cauce abierto para que una información que pertenece a la propia ciudadanía pueda utilizarse para estos fines", ha apostillado.

Recurso ante el TC

Tras su aprobación, la senadora anunció que Unidos Podemos impulsará su modificación mediante una proposición de ley orgánica y, además, recurrirá el redactado ante al Tribunal Constitucional (TC).

Los grupos mayoritarios, en cambio, se han manifestado tranquilos con la redacción de la normativa, y han criticado el cambio de postura de los parlamentarios en el Senado respecto al Congreso, donde la norma tenía un apoyo unánime.

Por su parte, la senadora socialista Begoña Nasarre defendió que esta ley "no permite el tratamiento de datos personales para la elaboración de perfiles basados en opiniones políticas". Aun así, ante "las dudas" que ha despertado el polémico artículo, se ha mostrado partidaria de despejarlas en el desarrollo reglamentario, y de que se pidan los informes jurídicos correspondientes, como planteó previamente el senador Miquel Àngel Estradé (ERC).

Por su parte, María Rosa Vindel (PP) afirmó: "Es una buena ley, señorías a pensar de las alarmas que causa".