01 oct 2020

Ir a contenido

CRISIS EN LAS FILAS CONSERVADORAS

Cospedal complica la estrategia del PP por los audios de Villarejo

El comisario informaba al marido de la exsecretaria general de las investigaciones sobre corrupción, según unas grabaciones

Pilar Santos

María Dolores de Cospedal, con su marido, Ignacio López del Hierro, a su derecha, en un festival taurino en Albacete, en febrero del 2015.

María Dolores de Cospedal, con su marido, Ignacio López del Hierro, a su derecha, en un festival taurino en Albacete, en febrero del 2015.

Pablo Casado ganó las primarias a Soraya Sáenz de Santamaría con el apoyo clave de María Dolores de Cospedal. La exsecretaria general no pasó a la segunda ronda y cuando tuvo que elegir entre Casado y Santamaría lo tuvo claro. La exnúmero dos del PP respaldó al político palentino, una apuesta a la que también se sumaron algunos miembros de su campaña como los exiministros Dolors Montserrat, Isabel García Tejerina, Rafael Catalá y Juan Ignacio Zoido. A todos "integró" Casado en señal de agradecimiento. Ahora, ese peso indirecto de Cospedal en el PP empieza a ser un problema.

'El Confidencial' y 'Moncloa.com' aseguraron este lunes que el empresario Ignacio López del Hierro, marido de la exsecretaria general, utilizó presuntamente al excomisario José Manuel Villarejo para conseguir información privilegiada de las investigaciones contra la corrupción que afectaban al PP y evitar que algunas causas prosperaran. Según lo publicado, en las grabaciones realizadas por Villarejo, en prisión por delitos de cohecho, blanqueo y organización criminal, López del Hierro supuestamente actuó como intermediario entre el PP y el expolicía para que este ayudara a torpedear las investigaciones del 'caso Gürtel', 'Brugal' (PP de Alicante) y 'Umbra' (Murcia).

Son "cosas" de "hace años"

En los audios, el marido dice: "Es que me preguntaba nuestra amiga.... Dice, oye mira a ver si tu amigo sabe por dónde van a ir estos". Se escucha a Villarejo contarle que ha avisado al PP de Valencia para que destruya material comprometedor. El encarcelado apunta que avisó a Juan Cotino (entonces vicepresidente tercero de Francisco Camps y exdirector general de la Policía).

Cospedal emitió un comunicado en el que admitió esos contactos y añadió que esas conversaciones "no cambiaron nada" los casos judicializados, algo imposible de demostrar porque alguna persona pudo destruir pruebas de posibles delitos. En Génova se remitieron a ese texto y no se quiso abundar en "cosas" que "son de "hace años".

Así las cosas, Casado tiene dos nuevas dificultades. La primera es que verá más difícil seguir con su estrategia de oposición contra la ministra de Justicia, Dolores Delgado, afectada también por las grabaciones de Villarejo. Desde que estalló el escándalo, los portavoces populares la han atacado sin descanso y han pedido su reprobación en el Senado. La segunda es que Cospedal sigue siendo diputada y con una importante ascendencia en el partido. Fuentes de la dirección señalaron que debe ser ella la que en todo caso decida dejar el acta.