Ir a contenido

CONFLICTO DIPLOMÁTICO

Exteriores veta al delegado del Gobierno de Flandes por apoyar el 'procés'

El ministerio retira toda representación diplomática de la región belga en España

Borrell responde así a los reiterados ataques del presidente del Parlamento flamenco

El Periódico

Josep Borrell en Nueva York.

Josep Borrell en Nueva York. / EFE / Miguel Rajmil

El Gobierno español ha optado por exhibir firmeza ante Bélgica ante la reincidencia del presidente del Parlamento de Flandes, Jan Peumans, en sus ataques contra España. Tras convocar este martes por tercera vez en un mes al embajador belga en Madrid, Marc Calcoen, el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, le ha comunicado en persona que retira el estatus diplomático al delegado del Gobierno de Flandes, André Hebbelink.

Antes de la cita, Borrell había avanzado que su conversación con Calcoen tendría "algo más de contenido" que las meras "advertencias" del Gobierno. En media hora de reunión, el ministro reiteró al embajador belga el "malestar" del Ejecutivo por las declaraciones del presidente del Parlamento flamenco, que ha considerado "inaceptables e impropias de un país amigo y aliado" y "contrarias al espíritu de fraternidad entre pueblos que comparten un proyecto común en el marco de la UE".

Por ello, y de acuerdo con el artículo 9 del Convenio de Viena de Relaciones Diplomáticas de 1961, "España deja de considerar" a Hebbelinck "como agente diplomático, retirándosele los correspondientes privilegios e inmunidades". "Como cualquier ciudadano de la UE, puede, si lo desea, seguir prestando servicios, como personal de la misión, pero sin estatus diplomático".

Además, Exteriores "no acreditará en lo sucesivo como personal diplomático de la Embajada del Reino de Bélgica a ninguna persona que desempeñe la función de delegado o representante de la región de Flandes en España".

Tercera queja

El ministerio ha ido elevando el tono de la protesta ante Bélgica y después de que las anteriores quejas diplomáticas las emitieran un secretario de Estado y una directora general del ministerio, en esta ocasión fue personalmente Borrell quien mantuvo un encuentro con Calcoen.

La primera protesta formal llegó el pasado 20 de septiembre, cuando el embajador belga fue convocado para dar explicaciones por la carta que Peumans escribió a la expresidenta del Parlament Carme Forcadell en la que afirmaba que el Gobierno español no cumple "las condiciones para ser parte de una UE democrática". Unos días después, Calcoen volvió a ser convocado cuando tras ratificarse el dirigente flamenco en sus críticas.

Pero el presidente del Parlamento de Flandes volvió a atacar a España el pasado miércoles, tildando "inadmisible" el encarcelamiento de los políticos independentistas por el 1-O e insistiendo en que "el Gobierno español es incapaz de cumplir las condiciones para formar parte de una Europa democrática". "Encerrar a políticos es un acto de violencia", dijo Peumans, del partido nacionalista Nueva Alianza Flamenca durante la inauguración de la exposición 'La revolución de las urnas', en la que también ha participado el expresidente catalán Carles Puigdemont.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.