Ir a contenido

CONFLICTO DIPLOMÁTICO

La crisis catalana vuelve a tensar las relaciones entre Bélgica y España

El Gobierno llama a consultas al embajador belga en Madrid por una carta crítica del presidente del Parlamento de Flandes

En la misiva, Jan Peumans cuestiona la democracia española y dice que no cumple las condiciones para ser parte de la UE

Silvia Martinez

El presidente del Parlamento flamenco, Jan Peumans.

El presidente del Parlamento flamenco, Jan Peumans. / ERNESTS DINKA, SAEIMAS KANCELEJA

Las relaciones entre Bélgica y España vuelven a tensarse por la crisis política en Catalunya. El Gobierno español ha llamado a consultas al embajador belga en Madrid, Marc Calcoen, por el malestar que ha generado una carta del presidente del Parlamento de Flandes, Jan Peumans, a la expresidenta de la Cámara catalana Carme Forcadell en la que cuestiona la democracia española. Un hecho que el Ministerio de Exteriores que dirige Josep Borrell considera "francamente hostil" y un "insulto".

Fuentes de la Moncloa han confirmado que el pasado jueves, la directora general de Europa Occidental, Central y Sudeste convocó a Calcoen para trasladarle el "profundo malestar por el contenido y los términos de la carta" del presidente de la Cámara de Flandes a Forcadell en su "calidad de representante institucional".

Asimismo, un representante del Gobierno español, el encargado de negocios de España, se reunió en la sede del Ministerio de Exteriores belga con la Dirección General de Europa de este país. En ambas reuniones, el Ejecutivo de Pedro Sánchez entregó una copia de la misiva de "protesta" que ha hecho llegar el encargado de negocios de España en Bélgica a Peumans.

Confirmación belga

"Podemos confirmar que nuestro embajador ha hablado con las autoridades españolas", ha explicado un portavoz del Ministerio de Exteriores belga a EL PERIÓDICO. "Pero no vamos a entrar en los detalles de la conversación. Solo puedo decir que la posición de Bélgica la decide el Gobierno federal y no el señor Peumans", ha añadido. Según la misma fuente, el contacto entre el diplomático belga y los representantes del Gobierno español se produjo hace unos días y no es la primera vez que ocurre debido a la crisis catalana. En dicha entrevista, asegura la prensa belga, el alto funcionario español le transmitió a Calcoen la consternación de Exteriores por el posicionamiento de Peumans.

En la misiva, que fue entregada en mano por el eurodiputado de la N-VA, Mark Demesmaeker, el pasado 7 de septiembre a Forcadell durante una visita que le hizo, junto a otros eurodiputados, en la cárcel de Mas d’Enric (Tarragona), Peumans transmite a la política catalana su pleno apoyo. Dice que desde hace un año, en que se encontró con ella en Bruselas durante una entrega de premios en el Centro Maurits Coppieters, la situación de la democracia "ha empeorado en Catalunya" y que "la violencia utilizada durante las elecciones fue solo la expresión más escándalosa de una política no democrática".

Condiciones para estar en la UE

Es más, asegura el presidente del Parlamento de Flandes que "mantener a políticos arrestados durante meses es un acto todavía más insidioso" y "una prueba de que el Gobierno central en España no es capaz de cumplir las condiciones para formar parte de una Unión Europea moderna y democrática". Por todo ello, muestra su apoyo a Forcadell. "Como presidente del Parlamento de Flandes, espero que usted –y los demás políticos catalanes detenidos- sean puestos en libertad porque es absolutamente inaceptable que haya políticos detenidos por sus opiniones".

La carta fue publicada por Demesmaeker en su cuenta de twiter el mismo 7 de septiembre aunque no ha generado polémica hasta que se ha conocido la protesta oficial del Gobierno de Pedro Sánchez. Pese al malestar generado en España, Peumans se reafirma en sus opiniones y no cambia de postura. "Me mantengo en lo que dije. Las autoridades españolas hirieron a 800 votantes catalanes y mantienen prisioneros políticos. Es algo indigno de un Estado constitucional democrático", ha declarado a la prensa belga.

Críticas del PP

El jefe de filas del PP en la Eurocámara, Esteban González Pons, ha vuelto a aprovechar este incidente para pedir a Sánchez que actúe porque a su Gobierno "le han perdido el respeto en en Bélgica". "Espero que el Gobierno socialista proteste ante afirmaciones de este tipo y defienda la imagen de España como una democracia moderna en la que funciona plenamente el Estado de derecho y la separación de poderes y el respeto de los derechos y libertades individuales", ha exigido.