Ir a contenido

Laura Borràs, nueva 'consellera' de Cultura, firmó el manifiesto Koiné contra el bilingüismo

El documento abogaba por el catalán como única lengua oficial de una Catalunya independiente

El Periódico

Laura Borràs, en el Parlament.

Laura Borràs, en el Parlament. / FERRAN SENDRA

La nueva 'consellera' de Cultura, Laura Borràs, fue una de las firmantes en abril del 2016 del polémico manifiesto del Grup Koiné, en que cargaba contra el bilingüismo y exigía un nuevo país donde solo fuese oficial el catalán. Aquel documento, que incomodó al Govern de Carles Puigdemont y a ERC (que siempre ha abogado por mantener la cooficialidad de catalán y castellano en una Catalunya independiente), acusaba al franquismo de haber usado la inmigración para "colonizar" con el castellano.

El texto, titulado 'Per un veritable procés de normalització lingüística a la Catalunya independent', no daba lugar a la indiferencia. "A causa de la anexión del Principado de Catalunya al Reino de Castilla a partir del 1714 [no se menciona a los Reyes Católicos], el castellano, como lengua de dominación, disputa al catalán coercitivamente el estatus de lengua territorial y ha intentado y continúa intentando represivamente desplazarlo de los ámbitos de uso lingüístico general", rezaba el manifiesto, que mantenía la contundencia en los párrafos siguientes.

"El mecanismo para conseguir la implantación del castellano en Catalunya fue y continúa siendo la bilingüización forzosa de la población. [...] El régimen dictatorial del general Franco completó en dos generaciones ese proceso mediante la represión politicojurídica del uso del catalán, la ensenanza obligatoria en castellano [...] y la utilización de una inmigración llegada de territorios castellanohablantes como instrumento involuntario de colonización lingüística".

Según el documento, la llegada de la democracia permitió que el catalán se recuperara en algunos ámbitos, pero no con la suficiente fuerza. "En las zonas más pobladas lo conocen, pero lo usan mínimamente", hasta el punto que va camino de "convertirse en una especie de dialecto del castellano", que no es más que una "lengua impuesta por el Estado".

ATAQUE A LOS POLÍTICOS

Efectuada esta radiografía, los impulsores del texto sostenían que la "ideología bilingüista no es nada más que una forma de encubrir y legitimar la subordinación de una lengua a otra" y defendían que durante el "proceso constituyente" de la república catalana debía movilizarse contra la "subordinación lingüística" y evitar que la "nueva constitución cierre en falso el problema lingüístico", que "quizá será el más importante de la nueva república porque afecta a la base de la cohesión social".

Muy vinculada al entorno de Puigdemont, Laura Borràs (Barcelona, 1970), una teórica de la literatura que reivindica la importancia de una formación humanística, es licenciada en Filología Catalana y doctora en Filología Románica por la Universitat de Barcelona, donde ha ejercido la docencia durante 24 años. En enero del 2013 fue nombrada directora de la Institució de las Lletres Catalanes (ILC) con el encargo expreso del entonces 'conseller' de Cultura, Ferran Mascarell, de modernizar la entidad. Con el relevo de Santi Vila y Lluís Puig al frente del departamento se mantuvo en el cargo, que abandonó en enero pasado para tomar posesión de su acta de diputada de Junts per Catalunya, en cuyas listas concurrió a las elecciones del 21-D de número cinco.