Ir a contenido

Torra alarga el 155

Rajoy comunica a Rivera y Sánchez que mantendrá la intervención de la Generalitat como respuesta a un Govern con presos y huidos

El nuevo Consell Executiu tendrá como figuras fuertes a Artadi y Aragonés y solo 3 mujeres

Daniel G. Sastre

El president Quim Torra firma el decreto de nombramiento del nuevo Govern.

El president Quim Torra firma el decreto de nombramiento del nuevo Govern. / ACN

El Gobierno no levantará el 155 que pesa sobre Catalunya como respuesta a lo que considera el desafío planteado por Quim Torra al incluir en el Consell Executiu a políticos presos y huidos, según ha podido saber EL PERIÓDICO. Así se lo comunicó Rajoy durante la tarde del sábado a Pedro Sánchez y a Albert Rivera en conversación telefónica.

El argumento que esgrime el Gobierno es que los 'exconsellers' restituidos que tienen cuentas pendientes con la Justicia no podrán tomar posesión de sus cargos al estar o bien privados de libertad o bien el extranjero. Por este motivo, el Gobierno, que tiene la potestad de publicar el nombramiento del nuevo Govern en el DOGC, no lo hará y, por tanto, el Govern no llegará a ser efectivo. El 155 se levanta de forma automática con la constitución del nuevo Govern, pero si no se oficializan los nombramientos, la intervención de la autonomía persiste de forma automática

Así responde a la apuesta de Torra. En la encrucijada entre recuperar el control total de la Generalitat y mantener la estrategia de choque con el Estado, el nuevo 'president' ha elegido el segundo camino. El presidente de la Generalitat ha anunciado este sábado un Govern con 'consellers' presos y huidos, cuya toma de posesión no puede darse por hecha. Y hasta que el Ejecutivo se ponga en marcha no se levantará la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Torra ha asumido todos los desafíos posibles. Josep Rull y Jordi Turull, presos en Estremera por su implicación en la declaración de independencia de octubre, recuperarán en teoría sus puestos en Territori y Presidència. Lluís Puig y Toni Comín -en contra del criterio de su partido, ERC-, desplazados a Bélgica para huir de la justicia española, están llamados a volver a ocupar las carteras de Cultura y Salut.

Además, Exteriors mantiene rango de 'conselleria', aunque su denominación oficial cambia de Afers Exteriors a Acció Exterior. Al frente se situará la principal sorpresa del Govern Torra: Ernest Maragall, que vuelve de la mano de ERC a la primera línea política. El hermano del 'expresident' Pasqual Maragall ya fue 'conseller', cuando era socialista, en el tripartito que dirigió José Montilla. También regresa otro 'peso pesado' de la misma época, Josep Bargalló, que los republicanos han situado al frente de Ensenyament.

La sombra de Carles Puigdemont, de quien Torra se proclama vicario, es evidente en la lista. Frente a la voluntad de amplios sectores del independentismo de pasar página del enfrentamiento abierto con el Estado, el nuevo 'president' insiste en el camino que abrió su antecesor.

La reacción de La Moncloa no se hizo esperar, en forma de comunicado en el que amenaza con bloquear el nuevo Govern. El Ejecutivo de Mariano Rajoy recuerda que es "el único órgano competente para autorizar la publicación del decreto de nombramiento propuesto", y añade que "analizará la viabilidad del Govern anunciado, dadas las circunstancias personales de algunos de los designados".

Diálogo en entredicho

La lista de 'consellers' demuestra además, en opinión del Gobierno, que la voluntad de diálogo expresada en la carta que Torra envió a Rajoy "no es sincera". La posibilidad de que se mantenga el 155 cobra fuerza.

El resto de nombres del Govern ofrece pocas sorpresas. Se confirma la consagración de Elsa Artadi como mujer fuerte de JxCat: pese a que la restitución de Turull la priva de ser 'consellera' de Presidència -al menos de momento-, se situá al frente de Empresa y se convierte en la nueva portavoz del Ejecutivo. Quien sí se queda por ahora fuera del Ejecutivo es Damià Calvet, que podría sustituir a Rull si no puede tomar posesión en Territori.

La lista también corrobora el salto de Pere Aragonès, que se convierte en la figura más poderosa de Esquerra después de que Oriol Junqueras y el resto de dirigentes renunciaran a repetir en el Govern. Aragonès ocupará los puestos que en la anterior legislatura pertenecieron al líder republicano: será vicepresidente y 'conseller' de Economia i Hisenda.

Miquel Buch en Interior y Jordi Puigneró en Polítiques Digitals i Administració Pública -Departamento que sustituye a Governació- completan la lista por parte de JxCat. Ester Capella en Justícia, Chakir El Homrani en Treball y Teresa Jordà en Agricultura son el resto de elegidos por ERC.

Solo tres mujeres

Es un Govern paritario en cuanto a las fuerzas políticas que lo componen, pero queda muy lejos de ese objetivo en cuestión de género. De los 14 miembros del Ejecutivo, contando con Torra, solo tres son mujeres. Las críticas han llegado desde todos los frentes, incluido el interior: el diputado de ERC Ruben Wagensberg, por ejemplo, ha afirmado que "no hay excusa posible para explicarlo".

La oposición también se ha ensañado con esa falta de paridad, además de subrayar que Torra ha buscado más el enfrentamiento con el Estado que el fin de la intervención de la Generalitat. De hecho, la líder de la oposición, Inés Arrimadas, ha afirmado, en línea con lo que defiende Ciutadans en las últimas semanas, que "así no se puede levantar el 155". "No quieren gobernar sino desafiar a la mayoría de catalanes y a la legalidad democrática. Un 'president' supremacista, un plan ilegal anunciado en el Parlament y un Govern con dos presos y dos fugados que dieron un golpe contra la democracia", ha añadido.

El líder del PSC, Miquel Iceta, también ha calificado de "grave error" que Torra trate de incorporar a su equipo a "personas que no se van a poder dedicar plenamente y de forma exclusiva", y de "inexcusable" la falta de paridad entre hombres y mujeres. Las primeras decisiones del nuevo presidente de la Generalitat, en su opinión, "no son en absoluto esperanzadoras".

Torra ha fijado para el próximo miércoles la toma de posesión del nuevo Govern, pero quedan muchas dudas por resolver. Principalmente las que atañen a cómo piensan asumir su cargo los dos presos y Comín y Puig, que llevan desde octubre del año pasado sin pisar Catalunya.

Posibles cambios

El abogado de Rull y Turull ya ha dirigido un escrito al Tribunal Supremo para pedir que se les deje en libertad "para que puedan tomar posesión del cargo y ejercer de 'consellers'". Sin embargo, incluso desde las filas independentistas se admite en privado que es muy difícil que la iniciativa prospere, por lo que es probable que la composición con la que eche a andar el primer Govern Torra sea diferente a la que ha anunciado este sábado.

El Gobierno ya advirtió el viernes de que "actuará" contra la voluntad del nuevo 'president' de restituir en sus cargos a los 'exconsellers' presos, aunque no quiso desvelar sus planes. En cualquier caso, tanto Rull como Turull podrían quedar inhabilitados muy pronto, en cuanto el auto de procesamiento sea firme, y lo mismo puede pasar con Puig y Comín. Torra viajará este lunes a las cárceles de Estremera, Soto del Real y Alcalá Meco para conversar con los políticos catalanes encerrados.

0 Comentarios
cargando