22 sep 2020

Ir a contenido

Torrent vuelve a proponer a Jordi Sànchez como candidato a la investidura

El presidente del Parlament insiste en que el exlíder de la ANC tiene "vigentes" sus derechos políticos pese a estar preso

El Periódico

Jordi Sànchez, en una imagen de archivo.

Jordi Sànchez, en una imagen de archivo. / SUSANNA SÁEZ (EFE)

El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha propuesto de nuevo al número dos de Junts per Catalunya, Jordi Sànchez, como candidato a la presidencia de la Generalitat, al constatar que es quien tiene más apoyos y que goza de "los derechos políticos plenamente vigentes" pese a estar en prisión. Torrent ha anunciado a través de Twitter su cuarta propuesta de investidura --la segunda del exlíder de la ANC-- tras culminar este sábado la ronda de contactos telefónica con los grupos del Parlament que inició el viernes. Pero de momento no hay fecha para el pleno de investidura.

El presidente del Parlament vuelve a intentar mantener el equilibrio entre la cohesión del bloque independentista y el incumplimiento de la ley que le puede costar el cargo. Sànchez sigue en prisión provisional en la cárcel de Soto del Real, acusado de un delito de rebelión que puede acarrear su inminente suspensión como diputado e, hipotéticamente, como 'president'.

Para que la votación se pudiera celebrar, de acuerdo con la doctrina del Tribunal Constitucional, el juez Pablo Llarena debería autorizar su salida de la cárcel para asistir a ese pleno. Hasta ahora siempre les ha negado a los encausados esta posibilidad. La novedad a la que se aferran ahora Torrent y los grupos parlamentarios independentistas es un pronunciamiento del Comité de Derechos Humanos de la ONU que insta al Estado español a preservar los derechos políticos de Sànchez, es decir, a ejercer como diputado y a ser elegido presidente.

SIN MAYORÍA

Con todo, el cumplimiento de la ley no es el único obstáculo con el que cuenta la candidatura del número dos de la lista de Junts per Catalunya. La maniobra de Torrent se produjo el viernes tras otro día caótico en las propuestas del bloque independentista. Por la mañana, la portavoz de JxCat, Elsa Artadi, anunció un acuerdo con republicanos y anticapitalistas para investir a Sànchez tras las cartas enviadas el jueves pasado por el mismo Carles Puigdemont y por Jordi Turull apostando por esta vía para aprovechar la intervención de la ONU.

Pero, inmediatamente, el diputado de la CUP Carles Riera exigió persistir en la línea de «la desobediencia, la unilateralidad y la internacionalización» del conflicto catalán e investir a Puigdemont como 'president'. Riera negó que existiera ningún acuerdo en torno a Sànchez que, inicialmente, se había mostrado dispuesto a probar su investidura. Si la CUP no cede al menos dos votos, la investidura es imposible en primera votación, mientras que en la segunda exige que Puigdemont y Toni Comín puedan delegar su voto siempre y cuando la CUP mantenga su abstención.