Ir a contenido

POLÉMICA EN LA ANC

Guerra de trincheras en la ANC por el veto a la candidatura de Baños

La polémica atierra en el acto de presentación de los candidatos a la renovación de la cúpula

La Junta Electoral asegura que no cambiará de opinión aunque presente una petición de reconsideración

Júlia Regué

Imagen de la asamblea general de la ANC, el pasado 25 de febrero

Imagen de la asamblea general de la ANC, el pasado 25 de febrero / ACN / MARIA BELMEZ

No se auguraba que las elecciones al secretariado nacional de la ANC fueran apacibles. Pero tampoco que se desatara toda una guerra de trincheras entre socios y candidatos. El detonante de los encontronazos ha sido la decisión de la Junta Electoral de vetar la candidatura del exdiputado de la CUPAntonio Baños, para tomar asiento en la ejecutiva. Según este órgano de control de los comicios, Baños se saltó los acuerdos al participar este lunes en una tertulia política en RAC1.

La polémica se ha desatado por las redes sociales al darse a conocer la noticia. Una de las primeras voces en criticar la decisión ha sido la exsecretaria nacional Liz Castro, que ha pedido a los socios no depositar su voto hasta que la ANC exponga públicamente los motivos. Sus alegatos han sido ampliamente apoyados.

Pero la batalla se ha evidenciado horas después, en el acto de presentación de candidatos en Barcelona. El primero en tomar la palabra, el postulante Adrià Alsina, hasta ahora exjefe de comunicación de la entidad soberanista, ha comenzado su ponencia remarcado que él ha cumplido las normas aunque ha asegurado "que no le gusta" el punto 7.2 de la normativa que prohíbe hacer campaña fuera de los espacios establecidos, como serían los medios de comunicación. "La diferencia es que Antonio lleva dos años en el secretariado nacional y podría haber cambiado las reglas", ha aseverado, en un discurso en el que ha defendido la posición de la Junta Electoral.

Baños, entre el público

El ambiente se ha ido caldeando poco a poco. Diferentes postulantes se han posicionado durante su turno de palabra de tan sólo dos minutos a favor o en contra de la resolución, mientras el principal protagonista, Antonio Baños, lo contemplaba sentado entre el público. Dos de ellos han llamado explícitamente a parar la votación hasta que se reconsidere su exclusión. Primeros aplausos.

Pero la dinamita ha explotado en la ronda de preguntas. "¿Excluir a candidatos no es provocar una sangría de socios?", se ha preguntado una socia de la ANC. Alsina se ha alzado rápidamente para tomar el micro y ha aseverado: "se ha hecho lo que dicen los estatutos". La mitad de la gradería ha iniciado al instante una pitada.

Su principal contrincante, David Minoves, ha tomado el relevo y ha proclamado sin tapujos que cree es "un error" que Baños no esté en el escenario. Además, ha señalado que el exdiputado de la CUP no ha gozado de las 24 horas reglamentarias para recurrir, algo que considera "dejar en indefensión a Baños y a los votantes". Otro de los postulantes, el empresario David Fernàndez, ha coincidido con Minoves y ha bromeado con ir todos a explicar su programa en distintas tertulias.

Decisión irrevocable

Pero la decisión de la Junta Electoral parece irrevocable. Uno de sus miembros, Xavier Vidal, ha dejado claro que no cambiarán de opinión aunque Baños presente una petición de reconsideración.

"A todos los candidatos se les envió un correo sabiendo que esto podría pasar porque había personajes mediáticos y dejamos claro lo que se podía y lo que no se podía hacer. Quedaba explicitado que participar en tertulias políticas era una de ellas", ha zanjado. Y ha mostrado el correo enviado el 10 de marzo en el que se prohíbe "tener presencia en medios de comunicación para hablar del proceso electoral ni del proceso político en general".

Baños ha preferido mantener el silencio y alejarse del foco. No ha querido hacer declaraciones y tampoco ha mostrado actividad en las redes sociales a la espera de una posible revocación.

Otros 18 postulantes han sido excluidos. Según la ANC, los motivos más habituales han sido la falta de aval territorial formalizado, esconder información relevante sobre las afinidades políticas y hacer campaña fuera de los actos programados. La votación ya está en marcha por vía telemática y se celebrará presencialmente el próximo 17 de marzo.