Ir a contenido

TENSIÓN EN LA CALLE

Tres agredidos durante una manifestación unionista que acaba encabezada por unos 200 radicales

Un núcleo de radicales que ha acabado controlando una manifestación rompen cristales en Catalunya Ràdio y agreden a tres personas, una de las cuales les gritó 'Llibertat'

Ernest Alós

Unionistas agreden a un independentista en la calle Mallorca. / ELISENDA PONS

Unionistas agreden a un independentista en la calle Mallorca.
La concentración delante de Catalunya Ràdio.

/

Un grupo de manifestantes defensores de la unidad de España ha recorrido durante tres horas el centro de Barcelona, sin conseguir su objetivo de marchar hasta la jefatura de policía de la Via Laietana. La marcha, que ha llegado a sumar 400 personas según fuentes de los Mossos, ha sido bloqueada por los Mossos a la altura de la calle Mallorca y ha acabado finalmente en la plaza de Espanya. Durante su recorrido se han producido al menos tres incidentes; en la sede de de Catalunya Ràdio, cerca de la plaza de Francesc Macià, y han roto cristales y bloqueado la salida de la emisora, según ha explicado en su perfil de Twitter el director de la radio pública catalana, Saül Gordillo.

Los protagonistas de la violenta manifestación se habían concentrado alrededor de las seis de la tarde en la plaza de Artós de Barcelona, lugar donde se suele reunir un colectivo habitual en circunstancias como los partidos de la selección española, y han iniciado una marcha por la Via Augusta hacia el centro de la capital catalana. Pasadas las 20.30 horas, tras los incidentes en Catalunya Ràdio, han bajado por la Diagonal con banderas españolas y catalanas al grito de "Viva España", "Visca Catalunya" y "Yo soy Español". También han coreado "Puigdemont a prisión". A medida que el grupo ha avanzado por la avenida se han añadido más manifestantes: una mezcla heterogénea de jóvenes de la zona alta (encabezaba la marcha un Audi todo terreno de gama alta), gente mayor y un núcleo de aspecto ultra, a quienes inicialmente en la cabecera de la manifestación se les pedía que no mostraran alguna bandera que no fuese la catalana o la constitucional.  

Las personas que encabezaban la manifestación han anunciado por los megáfonos que su intención era llegar hasta la jefatura de policía de la Via Laietana. "Nos están esperando. Tranquilos, esto de hoy es solo un calentamiento. Catalunya es nuestra". En varios momentos se ha coreado el lema 'Els carrers seran sempre nostres'. 

Los Mossos d'Esquadra han seguido de cerca el recorrido de esta manifestación para que no llegue a los aledaños de la plaza de Sant Jaume, donde miles de personas festejan la independencia unilateral declarada por el Parlament de Catalunya. En la calle Còrsega han formado un primer cordón para impedir que la manifestación bajase por paseo de Gràcia. Ha sido rebasado por los manifestantes sin que los Mossos replicaran, más que con algún golpe de porra cuando el coche ha intentado cruzar su cordón sin detenerse. Un segundo cordón en la calle Mallorca sí ha sido efectivo. 

Allí han empezado los primeros incidentes. Un grupo de radicales ha tomado el control, arrebatando incluso por la fuerza el megáfono a uno de quienes encabezaban la marcha, que ha sufrido un corte en la mano. Varias decenas de ultras han perseguido durante unos 100 metros han golpeado a dos jóvenes, sin que los antidisturbios que seguían la marcha intervinieran. Tras ser retirados en ambulancia, y a pesar de que uno de ellos sangraba por los oídos tras la agresión, los Mossos han informado de que habían sufrido contusiones y heridas leves. Según varios testigos, los jóvenes formaban parte de un pequeño grupo algunas de cuyas componentes han mostrado el trasero a los manifestantes, les han hecho peinetas y les han gritado 'feu fàstic'. Uno de los dos heridos, según otros testigos, ha sido golpeado por vestir una camiseta con simbología comunista. Varios manifestantes han intentado parar la agresión al tiempo que reprochaban su actitud a los agredidos.

Parte de los manifestantes se han disuelto en ese momento. Otros, cada vez más exaltados, han marchado hasta la Delegación del Gobierno, donde han aplaudido a la policía nacional con gritos de 'Esta es nuestra policía', 'No estáis solos' y en algún momento, de 'A por ellos', y seguidos a distancia por los Mossos, que han ido cortando las calles en dirección mar, han decidido acabar la manifestación en la plaza de Espanya.

En su marcha por la calle Mallorca, reducidos a un grupo de unas 200 personas, han ido aplaudiendo a personas que mostraban banderas españolas desde los balcones.  El tercer incidente violento se ha producido cuando, al pasar por delante de un bar, los trabajadores de este han salido a la puerta y han gritado 'Llibertat', con las manos en alto. Mientrasalgún manifestante intentaba separar a las dos partes, algunos de los violentos han agredido a los trabajadores del bar, uno de los cuales ha resultado con una brecha en la nariz. 

En este caso, los Mossos, que seguían la marcha a unos 50 metros de distancia, han llegado cuando ya se había producido la agresión, y han desplegado antidisturbios sin llegar a cargar. La manifestación ha acabado pasadas las 11 de la noche en la plaza de Espanya.

0 Comentarios
cargando