Ir a contenido

EL ÓRDAGO INDEPENDENTISTA

Puigdemont perfila con el PDECat un cambio de Govern inminente

Munté, Borràs, Jané y Ruiz suenan con fuerza para ser relevados del Ejecutivo

La cúpula posconvergente reclama también la cabeza de algún 'conseller' de ERC

XABI BARRENA / BARCELONA

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, en el hemiciclo del Parlament.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, en el hemiciclo del Parlament. / FERRAN SENDRA

Un Govern de irreductibles, sin miedo a las represalias del Ejecutivo de Mariano Rajoy. Aplíquese con más o menos épica o ironía, según el color del cristal con que se lea, pero eso es lo que ultima el 'president', Carles Puigdemont. Y es que entre las condiciones expuestas en su día por Oriol Junqueras para hacerse cargo de los preparativos del referéndum estaba, más allá del control económico, disponer de un Ejecutivo cohesionado y sin fisuras en pos del 1-O. La remodelación afectará a entre dos y cuatro cargos, no todos 'consellers'. Y a lo mejor a alguno de ERC. Al menos eso es lo que voces del PDECat han pedido al presidente de la Generalitat para evitar que se señale en exceso al partido como de piernas flojas. Los movimientos se esperan para este viernes.

¿Puso Junqueras nombres y apellidos a los que quería fuera del Govern? Fuentes del Ejecutivo catalán afirman tajantemente que no, pero sí que el republicano demandó que fueran personas "que aguantaran la presión". Así, los nombres que están en cuestión son el de la 'consellera' de Presidència, Neus Munté, que ha sufrido una abrupta pérdida de la confianza del propio Puigdemont y que podría ser relevada, incluso como portavoz, su segunda función, por el ariete parlamentario de Junts pel Sí Jordi Turull.

Otro nombre que circula, ya desde hace semanas, es el del secretario del Govern, Joan Vidal de Ciurana, exjefe de Gabinete de Artur Mas. No se le castiga por su masismo por cuanto el 'expresident' se halla ahora lejos de las posiciones moderadas que antaño le caracterizaron y apuesta por ir hasta el final con el referéndum.

COLEGIOS ELECTORALES

Meritxell Ruiz, responsable de Ensenyament y de los institutos públicos donde se votará parece otra de las destinadas a ceder la silla. De perfil moderado, Ruiz parece poco probable que esté dispuesta a emular a Irene Rigau, su antecesora, juzgada y condenada por el 9-N.

La que aparece en todas las quinielas, el único nombre que abiertamente los republicanos pronuncian como ejemplo de persona poco comprometida, es la titular de Governació, Meritxell Borràs. Su decisión de dejar desierto el concurso de la compra de urnas, que se supo en el seno del Govern una semana antes de que se hiciera público, levantó ampollas. Sobre ella, a pesar de todo, pesa una querella precisamente por haber iniciado los trámites de ese concurso público. Querella que no se ha retirado a pesar de que la 'consellera' lo diera por desierto.

Habida cuenta del estado de excepcionalidad que vive el Ejecutivo desde inicios de semana y, tomando en cuenta, que el martes Junqueras y el 'conseller' Raül Romeva asumirán la potestad de Governació referente a la compra de urnas, todo parece indicar que Puigdemont acometerá la crisis este viernes. Para ello ha despejado, asimismo, su agenda, donde solo mantiene una cita ineludible, el funeral del que fuera 'conseller' Joaquim Molins, fallecido este jueves a los 72 años.

TRASLADO DE COMPETENCIAS

Nombres aparte -en la lista siempre se puede colocar al titular de Interior, Jordi Jané, otro perfil moderado que hace meses que anda en la cuerda floja-, el cambio incluye un traslado de competencias hacia la vicepresidencia de Junqueras. A diferencia de otras ocasiones en que las crisis de Gobierno han sido gestadas en los discretos despachos del Palau de la Generalitat, la urgencia del calendario ha obligado a Puigdemont a emplear su oficina en el Parlament, a la vista de los medios acreditados.

Por ahí pasaron Josep Rull ('conseller' de Territori y hombre fuerte del PDECat en el Govern), Munté, Borràs y, brevemente, Lluís Puig (Cultura). En el caso de Rull, se le ha visto en más de una ocasión durante la jornada, seguramente en su condición de puente con el partido, ya que también la coordinadora del PDECat, Marta Pascal, ha departido con el 'president'.

Y, por cierto, ya se divisa el próximo roce entre los partidos. Sin ánimo de hacer 'spoiler' hay que señalar que  Esquerra y la CUP presionan a sus socios para que el Parlament apruebe la ley de transitoriedad jurídica antes del referéndum previsto para el 1 de octubre.

0 Comentarios
cargando