Ir a contenido

LA LACRA DE LA CORRUPCIÓN

Urdangarin se libra por ahora de la cárcel por su "arraigo y conducta"

La Audiencia de Palma acuerda mantener en libertad provisional al exduque, aunque le obliga a comparecer cada mes ante las autoridades suizas

El tribunal decide retirar el pasaporte a Diego Torres, el exsocio del marido de la infanta Cristina, y le prohíbe salir de España

J. G. Albalat

El marido de la Infanta Cristina tendrá que comparecer una vez al mes ante un juzgado en Ginebra. / ATLAS VÍDEO

Iñaki Urdangarin no pisará de momento la cárcel. La Audiencia de Palma ha acordado este jueves mantener en libertad provisional al exduque, condenado a seis años y tres meses de prisión, y le ha impuesto solo la obligación de comparecer el día 1 de cada mes ante la autoridad judicial competente en el país donde reside, Suiza, a donde se trasladó con la infanta Cristina y sus hijos tras estallar el escándalo. Además, deberá comunicar al tribunal cualquier desplazamiento fuera de la Unión Europea (UE) o cualquier cambio de residencia, incluso temporal.

Las magistradas han argumentado que Urdangarin y su exsocio, Diego Torres, condenado este a ocho años y medio de prisión, disponen de "arraigo suficiente (familiar, social y laboral) en territorio nacional", especialmente el marido de la infanta Cristina, "cuyas particulares circunstancias" son "sobradamente conocidas". Tal arraigo y la "conducta" hasta ahora observada por los acusados, incide el auto, permite estimar que "el incremento del riesgo de fuga" que puede suponer la sentencia que les condena puede ser "conjurado" con medidas cautelares "menos gravosas", pero que garanticen su sujeción al control de la justicia. Las juezas sostienen que las acusaciones no han acreditado "circunstancia o marcador de riesgo" distinto al de la condena, que, recalcan, es el resultado de la suma del total de las penas.

Al exduque de Palma, por ejemplo, se le impusieron dos años y ocho meses de prisión por prevaricación; siete meses por un delito de fraude a la Administración, un año por tráfico de influencias, y un año por cada uno de los dos delitos contra la Hacienda Pública. Este es uno de los aspectos alegados, precisamente, por las defensas. Urdangarín fue recibido y despedido en los juzgados con gritos de "sinvergüenza", "ladrón" y "chorizo".

TORRES ENTREGA EL PASAPORTE

En el caso de Torres, el tribunal le mantiene también en libertad provisional, pero le prohíbe salir de España, le retira el pasaporte (que él mismo ha entregado este jueves) y le obliga a comparecer en el juzgado más próximo a su domicilio (en Barcelona) el día 1 de cada mes, así como a comunicar un cambio de domicilio, aun cuando sea temporal. Torres y Urdangarin recurrirán ante el Tribunal Supremo la sentencia condenatoria y, por lo tanto, el dictamen de este jueves de la Audiencia de Palma no es firme.

José Castro: "Si la sentencia se confirma, tendrá que ejecutarse"

El juez instructor del 'caso Nóos', José Castro, ha declarado este jueves, al ser preguntado por la condena de Urdangarin, que "si la sentencia acaba por confirmarse, tendrá que ejecutarse". En declaraciones a El Programa de Ana Rosa, Castro ha dicho reservarse para su "fuero interno" su opinión sobre la vistilla de este jueves.

El juez ha admitido que es "imposible" no seguir el proceso, si bien ha añadido que no tiene "especial interés" en hacerlo.

El fiscal Anticorrupción Pedro Horrach, tras conocer la decisión del tribunal, ha afirmado que le parece que está tomada desde un punto de vista "correcto", pero ha añadido: "Otra cosa es que lo comparta". Ha especificado que el tribunal tenía "varias opciones" y ha entendido que "no existe riesgo de que se sustraigan de la acción de la justicia".

Sobre el hecho de que Torres no pueda salir de España y Urdangarin sí pueda viajar, previo aviso, Horrach ha dicho que las "circunstancias son diferentes" y ha precisado también que ha pedido una fianza más elevada para el exduque porque este tiene más recursos económicos que su exsocio.

El auto de la Audiencia, que también puede ser recurrido, destaca que "los acusados en ningún momento han tratado de eludir la acción de la justicia y, así, pese a las penas solicitadas, han comparecido a cada uno de los llamamientos, en todas las instancias, y en el día de hoy, a la hora indicada". Las magistradas invocan la jurisprudencia del Tribunal Constitucional y la del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que ha exigido como presupuestos de la prisión preventiva que "esta se pueda presentar como una decisión proporcional y razonable".

PRETENSIÓN DEL FISCAL

Con esta decisión, el tribunal ha desestimado las medidas solicitadas por la Fiscalía Anticorrupción. El fiscal Pedro Horrach, en concreto, había reclamado para el marido de la infanta Cristina una fianza de 200.000 euros para evitar la prisión preventiva, dando marcha atrás en su intención inicial de pedir el ingreso inmediato en la cárcel. Para Torres, el fiscal exigía una fianza menor, 100.000 euros, a pesar de haber sido condenado a una pena superior. Según fuentes de la fiscalía, la diferencia en la cuantía solicitada respondía a la distinta capacidad económica de cada uno.

El abogado de Torres, Manuel González Peeters, ha alegado en la vistilla donde se han debatido las medidas que su cliente no tiene recursos económicos y ha pedido que se desbloqueen sus cuentas para que pueda mantenerse. El letrado de Urdangarin, Mario Pascual Vives, también se ha opuesto a las peticiones del fiscal. Los dos condenados han usado su turno para hacer suyas las palabras de sus letrados.

PETICIÓN DE EMBARGO

Por su lado, la Abogacía del Estado ha solicitado un embargo preventivo de bienes y la retención de ingresos para Torres, mientras que los abogados del Gobierno balear se han adherido a las peticiones de la fiscalía, en una vista que ha durado poco más de media hora. Estos aspectos serán resueltos en los próximos días.

La Audiencia de Palma absolvió a la infanta Cristina porque "desconocía" y no era "consciente" de la existencia de ilícitos penales [delito fiscal y malversación]" en las actuaciones de su marido y, por lo tanto, no participó "en su ejecución". Tampoco ha quedado acreditado que participara en la "ocultación" de lo que debía declarar al fisco su esposo en el 2007 y el 2008. Por ello, le exculpó del fraude a Hacienda que le atribuía la acusación popular de Manos Limpias. El fiscal no acusaba a la infanta.