Ir a contenido

Rajoy dice que la corrupción en la política es una "anécdota"

Iglesias plagia a Évole en su pregunta al presidente en el control al Gobierno

PILAR SANTOS / MADRID

Iglesias hace un copy-paste en el Congreso de las preguntas de Évole a Rajoy. / DAVID CASTRO / SERGIO LAINZ

Como si los sondeos del CIS no dieran la señal de alarma regularmente desde hace ya más de cuatro años (sobre todo desde el primer trimestre del 2013, con el estallido del 'caso Bárcenas'), Mariano Rajoy intentó este miércoles minimizar la importancia de la corrupción política. En sede parlamentaria, en su cara a cara con Pablo Iglesias en la sesión de control al Gobierno, el jefe del Ejecutivo dijo que los escándalos en la vida pública española son una "anécdota". 

"¿Con cuántos casos aislados la corrupción deja de ser aislada?", le preguntó Iglesias usando con ironía ese adjetivo, 'aislado', que el propio Rajoy ha utilizado en alguna ocasión para hablar de los escándalos que acechan al PP. No era la primera vez que el jefe del Ejecutivo respondía exactamente a esa pregunta. En abril del año pasado, el periodista Jordi Évole le lanzó esa misma cuestión en la entrevista que le hizo en la Moncloa. Iglesias, además, aprovechó en su réplica el listado de escándalos de los conservadores que le planteó el colaborador de EL PERIÓDICO: "Bárcenas, Gürtel, Acuamed, Imelsa, Púnica, Cooperación, Fabra, Brugal, Palma Arena, Emarsa, Taula...", citó el secretario general de Podemos.

Y Rajoy respondió con el mismo tono que en la entrevista de la televisión, lamentando que se ponga la lupa en "lo malo", como lo expresó en La Sexta. "Depende de cómo lo quiera ver usted", le dijo Rajoy a Iglesias. "Ha habido muchos casos en los últimos años en España, pero tampoco conviene magnificarlos", añadió antes de destacar las medidas aprobadas en la anterior legislatura y concluir en que si se "preservera en esa forma de actuar, esto pronto dejará de ser una anécdota".

EL HOTEL DE LUJO DEL EXMINISTRO SORIA

El dirigente de Podemos se centró después en José Manuel Soria y la sentencia que esta semana ha acreditado que el exministro no pagó el hotel de lujo de República Dominicana en el que se alojó en agosto del 2015. Soria llamó "delincuentes" a los periodistas de eldiario.es que dieron la información y los demandó. "¿Quién es ahora el delincuente?", inquirió Iglesias. El secretario general de la formación morada advirtió a Rajoy de que la lucha contra la corrupción no se hace solo con palabras o con el "lavado de cara de sus socios", en referencia a Ciudadanos, sino con hechos. Por eso le pidió que inste al ministro de Justicia, Rafael Catalá, a ordenar a la Fiscalía que investigue las estancias de Soria en hoteles de lujo porque se puede estar ante un caso de "cohecho". 

"Usted es parte, juez y fiscal y venía con la sentencia dictada", se quejó Rajoy en su último turno de palabra. "En cualquier caso, menos mal que usted no es Robespierre ni esto es la Convención, porque, si no, tendríamos, sin duda alguna, un problema", señaló en referencia al revolucionario francés bajo cuyo mandato fueron condenadas a la guillotina miles de personas.  

Ya en los pasillos, Iglesias intentó completar su argumentación. El jefe podemista denunció que es "gravísimo" que Rajoy pida no "magnificar" los escándalos cuando su Ejecutivo "es el más corrupto de Europa" y tachó de ridículo que el principal argumento del líder del PP sea que "España es una gran nación".