Ir a contenido

AUDIENCIA NACIONAL

El juez exculpa al número tres de Santamaría que dimitió por el 'caso Acuamed'

El auto dice que el principal imputado era "persona de mayor confianza" de Arias Cañete

ÁNGELES VÁZQUEZ / MADRID

Agentes de la Guardia Civil custodian la sede de la empresa pública Aguas de las Cuencas Mediterráneas (Acuamed), en Madrid, durante el registro de las dependencias.

Agentes de la Guardia Civil custodian la sede de la empresa pública Aguas de las Cuencas Mediterráneas (Acuamed), en Madrid, durante el registro de las dependencias. / EFE / VÍCTOR LERENA

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha acabado exculpando a Federico Ramos de Armas del 'caso Acuamed'. Ramos de Armas dimitió de su puesto como subsecretario de Presidencia el pasado mes de enero tras resultar salpicado en el fraude detectado en la empresa pública dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, departamento del que él había sido secretario de Estado.

En un auto dado a conocer hoy, el magistrado considera que el que fue 'número 3' de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, no tuvo responsabilidad penal en lo ocurrido en Acuamed, aunque fallaran "controles". El principal imputado, el que era director general de la sociedad, Arcadio Mateo del Puerto, era "persona de mayor confianza del entonces ministro", Miguel Arias Cañete, que Ramos de Armas y la otra exculpada ahora, la que fue directora general del Agua Liana Sandra Ardiles. De hecho, Mateo consiguió el relevo de ella y el secretario de Estado no logró que se destituyera a Mateo, "cuando se lo pidió" al ministro.

"Era el director general Arcadio Mateo del Puerto quien, con la ayuda de ciertos cargos y empleados públicos conniventes, puso en marcha un plan sistemático para cerciorarse de que las adjudicaciones contractuales públicos, su ejecución, modificados y liquidación de obra, en sus términos principales, quedaran a merced de su voluntad, con fines alejados del interés común", señala la resolución.

En opinión del magistrado, ni Ramos de Armas ni Ardiles participaron en las prácticas corruptas de Mateo. Ambos fueron imputados a raíz de unos correos electrónicos que se cruzaron por una la deuda con la constructora FCC por la desaladora del Bajo Almanzora (Almería) que no funcionaba por una inundación y que no contaba con seguro. La solución que ambos proponían fue desoída y Arcadio Mateo fue quien tomó en función de sus intereses la decisión fraudulenta que ahora se investiga.

0 Comentarios
cargando