UNA INFRAESTRUCTURA CLAVE

Cumbre "histórica" de Valencia y Catalunya por el corredor mediterráneo

Ximo Puig y Puigdemont acuerdan una relación permanente y ampliar sus acuerdos

Cargan contra la inacción del Gobierno central y soslayan sus diferencias

Los presidentes Carles Puigdemont y Ximo Puig, en el Palau de la Generalitat Valenciana.

Los presidentes Carles Puigdemont y Ximo Puig, en el Palau de la Generalitat Valenciana. / MIGUEL LORENZO

Se lee en minutos

La cumbre de este lunes en València entre representantes políticos, empresariales, sociales y sindicales del País Valencià y de Catalunya en defensa del Corredor Mediterráneo se ha saldado con una entusiasta comparecencia de los presidentes de ambas comunidades, Ximo Puig y Carles Puigdemont, que sellaba un restablecimiento de relaciones que va más allá de la reivindicación de esta infraestructura clave. Han calificado de "histórica" la cita y han afirmado al unísono que, con esta "normalización", ambos territorios "dejan de mirarse de espaldas o de reojo" para colaborar, por ejemplo, en materias como la cultura, la economía o el turismo.

El Palau de la Generalitat Valenciana ha sido testigo de la primera reunión bilateral entre presidentes en València desde hacía siete años. Entonces fue José Montilla quien visitó a Francisco Camps, en un encuentro con resultados más bien discretos. El contenido de la cumbre de este lunes no se ha concretado en un manifiesto, dadas las distintas y poliédricas miradas respecto al Corredor Mediterráneo. Miradas con intereses focalizados en distintas obras pendientes de esta infraestructura, pero que convergen en una reclamación a la que se ha unido no solo la jefa de la oposición y líder de Ciutadans en el Parlament, Inés Arrimadas (que ha recordado que el corredor ha formado parte de los pactos de Albert Rivera con el PSOE, primero, y con el PP, después), sino incluso el diputado del PPC Santi Rodríguez, que ha participado con cierta incomodidad en la numerosa delegación catalana que se ha desplazado a primera de hora de la mañana en un Euromed a la capital valenciana.

Rodriguez, en declaraciones a EL PERIÓDICO, también ha reivindicado esta infraestructura y ha admitido que ciertos ritmos se podrían acelerar, pero ha defendido la gestión y la inversión del Gobierno del PP en tiempos de crisis. El Gobierno central ha sido el principal foco de críticas de Puig y Puigdemont en una larga comparecencia solemne, punto álgido de la mañana, mientras en paralelo las decenas de invitados de ambas comunidades, entre ellos los 'consellers' de Territori y Empresa, Josep Rull y Jordi Baiget, así como de una nutrida delegación de representantes empresariales, sindicales, alcaldes y agentes económicos, participaban en el Saló de Corts de la cumbre, en la que se han intercambiado visiones críticas sobre el estado de ejecución de esta infraestructura calificada de prioritaria por la UE.

CUATRO ACUERDOS BILATERALES

En la reunión bilateral, ambos presidentes han encarrilado cuatro acuerdos significativos que muestran el deshielo en las relaciones: mantener encuentros semestrales, emplazar al resto de comunidades autónomas implicadas (Murcia y Andalucía) a tutelar e impulsar las obras del corredor, crear una comisión técnica permanente de los dos gobiernos para hacer un seguimiento de estas obras y, finalmente, facilitar la reciprocidad inmediata entre TV-3 y la futura nueva televisión valenciana.

"Se trata de un compromiso histórico para revertir la incomunicación entre las instituciones, injusta para los ciudadanos porque ha mermado muchas potencialidades de los dos territorios y que tenemos ganas de recorrer juntos", ha proclamado Puigdemont. Palabras de solemnidad acompañadas por la voluntad del 'president' catalán de no poner "límites" a las colaboraciones catalanovalencianas en terrenos como el cultural o el de la financiación autonómica. "No hay temas implanteables en las relaciones bilaterales", ha confirmado Ximo Puig.

Noticias relacionadas

EVITANDO LAS DISCREPANCIAS

El presidente valenciano también ha usado palabras laudatorias para su invitado, pero ha evitado entrar en la espinosa cuestión soberanista, limitándose a expresar su voluntad de que Catalunya siga formando parte de una España "plural". Puig ha subrayado el potencial económico y los intercambios comerciales entre el País Valencià y Catalunya y ha acusado al Ejecutivo del PP de falta de transparencia. "Esta reunión no es de dos gobiernos, sino de dos sociedades aliadas para exigirle al Gobierno que reconozca el papel de las comunidades autónomas", ha zanjado.