LA ESTABILIDAD DEL EJECUTIVO CATALÁN

CDC deja la legislatura en el aire tras el veto de la CUP a los presupuestos

Junts pel Sí monta en cólera contra los anticapitalistas y la oposición hurga en la herida

Oriol Junqueras y Carles Puigdemont, en la reunión del Govern.

Oriol Junqueras y Carles Puigdemont, en la reunión del Govern. / DANNY CAMINAL

2
Se lee en minutos
FIDEL MASREAL / BARCELONA

La reacción de Convergència al veto consumado de la CUP a los presupuestos ha sido fulminante y sin paliativos. Fuentes de la dirección de CDC acusan de entrada al diputado cupero Albert Botran de mentir durante la rueda de prensa al afirmar que Junts pel Sí y el Govern no han querido negociar previamente las cuentas. "Tenemos enfrente a gente que no son de palabra y que, además, en estos presupuestos nos han embaucado”.

La conclusión contundente anoche de la portavoz del Govern, Neus Munté, fue que “la legislatura queda tocada” ante el “incumplimiento flagrante” de la CUP. En declaraciones a RAC1, la 'consellera' mantuvo que el Govern “no renuncia al objetivo político de la legislatura para dejar el país a las puertas de la independencia". Sin embargo, nadie en CDC considera que las cosas seguirán igual.

EN MANOS DE PUIGDEMONT

Todo queda en manos del ‘president’ Carles Puigdemont, que este miércoles, antes de inciarse el pleno, reunirá al grupo de Junts pel Sí. Un Puigdemont que mantendrá la firmeza respecto a la bondad de los presupuestos. Pero más allá de eso, existen dos opciones. Una, la defendida públicamente tanto por el ‘expresident’ Artur Mas como por el candidato convergente al 26-J, Francesc Homs, en sendas entrevistas a EL PERIÓDICO, consistiría en buscar otros socios parlamentarios. Otros dirigentes de CDC apostarían por convocar las urnas, pero el partido no se encuentra en un momento políticamente idóneo, a tenor de las encuestas.

En cualquier caso, los reproches son mayúsculos y CDC sostiene que ha habido intentos de todo tipo hasta el último día con la CUP, como los citados contactos de Puigdemont con Salellas, entre otros. “Se han hecho muchas coas con las mejor voluntad, pero entre ellos no saben quienes manda”, apunta una fuente conocedora de la relaciones con los anticapitalistas. Precisamente, Homs ha sido uno de los primeros en reaccionar, y con más contundencia: "Esto es una trastada, una coz al 'procés'".

También algunas voces de ERC han criticado la decisión de los anticapitalistas. Por ejemplo, el secretario de Igualtat del Govern, Oriol Amorós, ha recordado a la CUP que ha desperdiciado 870 millones de euros para políticas sociales.

LA OPOSICIÓN SE FROTA LAS MANOS

Por su parte, el resto de la oposición se ha dedicado a hurgar en la herida de los socios parlamentarios a través de Twitter.

Noticias relacionadas