Ir a contenido

MUDANZA SOCIALISTA

El PSC vende su histórica sede en Barcelona

La operación, que se cerrará por una cifra cercana a los 10 millones, servirá para reducir la deuda del partido

Tras firmar el lunes el contrato de arras, el partido tiene 8 meses para encontrar un nuevo local

Roger Pascual

El PSC vende su histórica sede en Barcelona
Edificio de la sede central de CDC, en la calle de Còrsega de Barcelona.

/

Nunca es fácil cambiar de casa; dejar un hogar lleno de recuerdos para buscar uno nuevo. Pero las circunstancias de la vida muchas veces empujan a las mudanzas. El mercado inmobiliario se ha reactivado y vuelve a ser un buen momento para vender y buscar un sitio más modesto. Es lo que han hecho, tras su divorcio, Convergència y Unió con sus sedes para paliar las deudas que arrastran. Y también lo que está haciendo el PSC. El partido firmó este lunes un contrato de arras para vender su histórica sede de la calle Nicaragua. La operación, que se cerrará por una cifra cercana a los 10 millones de euros, servirá para recortar parte de su deuda de 12 millones. El nuevo propietario, una empresa vinculada al sector inmobiliario, dará al PSC un plazo de ocho meses para encontrar la nueva casa del socialismo. 

Hacía casi un año que la sede de Nicaragua estaba en venta, Los socialistas han sopesado en los últimos meses seriamente tres ofertas antes

Los socialistas tenían el edificio de Nicaragua en el mercado desde hace casi un año

de tomar la decisión final. Ahora buscarán en Barcelona otro local de unos 1.500 metros, un tercio de la sede de Sants (de 4.700 metros con planta baja y cuatro más, además de un párking de 400 metros). Desde que el PSC se fundó en 1978, en estas casi cuatro décadas los muros de Nicaragua han sido testigos de muchas reuniones claves en la historia de Catalunya y España. Especialmente en la célebre cuarta planta, en la que se concentraba el poder, mientras que en la terraza, de más de 200 metros, había árboles fruteros que durante muchos años cuidaba personalmente Josep Maria Sala, exsecretario de organización. 

TRAS LOS PASOS DE CIU

El PSC sigue así los pasos de Convergència, que ya vendió hace un año su emblemática sede de la calle de Còrsega, a escasos metros del paseo de Gràcia. Se la quedó el grupo inversor Platinum, tras el que se encuentra un operador de Hong Kong. La formación tuvo para ello que cambiar ante el juzgado número 30 de Barcelona las garantías legales que pesaban sobre el inmueble a raíz del 'caso Palau'. En julio del 2012, CDC había entregado la escritura de su sede como aval ante la fianza de 3,2 millones de euros que le impuso el juez en concepto de responsabilidad civil subsidiaria por el saqueo del Palau de la Música. Posteriormente, el juez decretó el embargo preventivo de las otras 15 sedes como garantía. En enero de este año Convergència adquirió su nueva sede, en el número 339 de la calle Provença (al lado de paseo de Sant Joan) y que había sido la antigua sede del Departament de Comerç.

Unió, antigua pareja de los convergentes, está a la espera de encontrar un comprador para su sede de la calle Nàpols. "No cambias de casa

Unió, con una deuda de 19 millones, tiene a la venta su centro de la calle Nàpols

hasta que tienes otra", explican fuentes de la formación democristiana, que aseguran que ya han recibido las primeras ofertas. Cuando hayan cerrado la venta del local, de 2.000 metros, buscarán otro, más pequeño y de alquiler. La opción de compra está decartada después de que el partido presentara hace tres meses ante el juez un preconcurso de acreedores tras declarar una deuda de 19 millones de euros.

Temas: CDC Unió PSC