Ir a contenido

LA LUCHA CONTRA EL OLVIDO

Baltasar Garzón: "Hay un gran cinismo oficial con el franquismo"

"La exaltación del nazismo es un delito pero cuando se trata del franquismo es como si fuera un tema menor", asegura el exmagistrado

Roger Pascual

Mensajes de apoyo a Garzón en una manifestación de apoyo al magistrado en el 2012, en Madrid.

Mensajes de apoyo a Garzón en una manifestación de apoyo al magistrado en el 2012, en Madrid. / REUTERS / SUSANA VERA

Atreverse a investigar los crímenes del franquismo, abriendo la puerta a perseguir a los que se beneficiaron de ellos, empezó a cavar la tumba de la carrera judicial de Baltasar Garzón. Pese a ello, el exmagistrado sigue trabajando para que exista una comisión de la verdad.

¿Es normal que abuelas de 88 años tengan que ir a Argentina a buscar justicia? No es normal, es vergonzoso la denegación de justicia a las victimas porque no hay ninguna razón para que España no pueda atender debidamente esta investigación. Es verdad que se cerró la que yo abrí. El Supremo dijo que no había posibilidad de investigar aquí, pero a la vez no dan opciones ni vías para que las víctimas puedan ver satisfecho su derecho a la reparación. Hay un abandono total a las víctimas desde la justicia. Cuando se abre un proceso en Argentina el ministerio de Justicia impide esa colaboración. El desamparo es total. No hay opciones de investigación penal en España ni acuerdo sobre una comisión de la verdad, iniciativa que pedimos varias organizaciones.

El forense Paco Etxeberria dice que la comisión de la verdad, lejos de reabrir heridas, ayudaría a cerrarlas. Es evidente. Para que una situación se supere primero tiene que ser valorada y aceptada. En España se ha dado por hecho después de la muerte del dictador que aquí había una reconciliación y un perdón oficial, digamos por decisión política. Lo mínimo es una comisión de la verdad, ya que el derecho a la justicia se ha cerrado, no podemos hablar de reparación porque ni siquiera la económica ha sido posible y no hay garantías de no repetición porque ni siquiera ha habido el primer derecho básico: el derecho a la verdad. Es pavoroso que obliguemos a toda la sociedad, por temor a que se abran heridas, a que no se cierren. No se va a quebrar la sociedad española por una comisión de la verdad. Todavía sigue habiendo archivos secretos relacionados con la guerra y la posguerra. Eso es inaceptable cuando tenemos resoluciones del Consejo de Europa que obligan a que se investigue, del comité de derechos humanos de Naciones Unidas... Todos los organismos internacionales nos dicen lo mismo. El derecho a la verdad es básico para decir que se cierra una etapa de dolor y desamparo.

¿Cómo es posible que España siga ignorando las reclamaciones de Naciones Unidas? Porque aquí hay un gran cinismo oficial con el franquismo. No voy a decir que el franquismo esté vivo en algunas sedes oficiales de formaciones políticas, pero hay un componente de intransigencia muy grande, de pervivencia de esos planteamientos, de negar que aquí ha habido una grave injusticia, un desamparo absoluto a las víctimas del franquismo, y no reconocer siquiera que ha habido esa omisión. La justificación es ninguna, más allá de la propia arbitrariedad de quien considera que lo que aquí ocurrió a partir del 36 ha sido algo bueno. Resulta absolutamente inaceptable que en el 2012 tuvieran que comparecer de testigos en el juicio contra mí para que, 70 años después, un tribunal oyera su relato de privación de derechos sistemática.

¿A qué atribuye su persecución? Cuando se abrió el caso era obvio que terminaría en absolución. Todo el tema del franquismo no ha sido superado en España. No se asume que aquí, desgraciadamente, ha habido un silencio como una losa en el ámbito de la justicia y hay una 

Mi caso fue una decisión para dejar claro que 'no se les ocurra abrir este tema'. No cabe otra explicación

reserva permanente sobre ese ámbito. Mi caso fue una decisión para dejar claro que 'no se les ocurra abrir este tema'. No cabe otra explicación porque una decisión del Supremo podría haber dado vías alternativas a las víctimas, pero desde entonces no ha habido ni una posibilidad para ellas. 

José Antonio Martín Pallín, exmagistrado emérito del Supremo, atribuye a María Teresa Fernández de la Vega haber dicho que iba a "acabar con las 'garzonadas'". ¿Hubo presiones políticas? Lo desconozco pero si intentar reparar a las víctimas del franquismo en un contexto de crímenes de lesa humanidad es una 'garzonada', ojalá hubiera muchas más porque la impunidad sería mucho menor. No sería tan 'garzonada' si tenemos en cuenta que todas las resoluciones a nivel internacional van en esta dirección. Más que presiones hubo consecuencias. La apertura de este proceso y el de Gürtel tuvo un efecto inmediato. Pasé a ser un material desechable, labré el comienzo del final de mi carrera como juez. Sirvió de excusa para no abordar estos temas. Es impresentable. ¿En qué país vivimos?

¿Tras su inhabilitación da por cerrada definitivamente la puerta de la justicia en España? No, seguiremos peleando, trabajamos en iniciativas dentro y fuera de España, como recoger firmas para una ILP o una plataforma contra la impunidad. Es penoso que cuando se habla de víctimas del terrorismo no se hable de las del terrorismo franquista y que se haya dejado el tema de la memoria histórica. Había dinero para otras cosas menos lícitas y no lo había para la memoria. Hay que acabar con la impunidad de 40 años de dictadura. 

¿Qué dice de España el hecho de que sea el segundo país con más fosas comunes por abrir después de Camboya? Dice mucho de la

Había dinero para cosas menos lícitas y no lo había para la memoria. Hay que acabar con la impunidad de la dictadura 

insensabilidad por parte de las instituciones durante casi 40 años de democracia. Se quiso pasar página sin haberla leído. Se vivieron momentos complicados en la transición con el golpe de Estado pero no tiene sentido que hoy siga esta inacción. Y que cuando hay un atisbo, como en el 2007, se pongan tantos impedimentos como si se al reparar a las víctimas se fueran a abrir todos los infiernos. Hay muchos ejemplos de muchos países que demuestran que esto no es así. La diferencia es que en otros países hay un planteamiento lógico y racional y aquí nunca ha interesado. No hay que darle más vuelta. Es una demanda que les seguimos haciendo a los partidos: es el momento, ya no se cuánto más vamos a esperar.

¿Por qué en Alemania es impensable una Fundación Adolf Hitler financiada con dinero público, como ha ocurrido aquíEn Alemania se ha hecho memoria para que no vuelva a suceder y en cambio en España no ha habido conciencia de lo que suposo. 40 años de dictadura dieron para cambiar muchas mentes y voluntades. Hasta que la exaltación del franquismo no sea un delito no vamos a estar en equilibrio con Europa. Aquí se establece la exaltación del nazismo y ser antisemita y cuando se trata del franquismo es como si fuera un tema menor.