Urdangarin asegura que no dio un paso sin consultar a la Casa del Rey

Reconoce que cobró 710.000 euros entre 2004 y 2005 para los congresos de Valencia y Baleares

Urdangarin, durante su declaración ante el tribunal que juzga el ’caso Nóos’. / ATLAS

Se lee en minutos

MARGALIDA VIDAL / PALMA

Iñaki Urdangarin coincide con su exsocio, Diego Torres, en que la Casa del Rey supervisaba las actividades de las empresas de Nóos. En su declaración de este miércoles en la vista oral del caso, el cuñado de Felipe VI ha asegurado que "no he dado un paso en mi vida sin consultarlo con (Carlos García) Revenga", el asesor de las infantas Elena y Cristina. 

Ante las preguntas del fiscal Horrach sobre la función de Revenga en el Instituto Nóos, Urdangarin ha asegurado que no desempeñaba ninguna, al igula que la infanta Cristina, que "solo formaba parte de la junta directiva". Otra de las conexiones con la Casa del Rey ha sido a través de José Manuel Romero, conde de Fontao, que fue asesor de Juan Carlos. Según el acusado, "Romero nos recomendó a mí y a mi señora que nos desvinculásemos de la junta directiva de Nóos", ante los primeros comentarios que cuestionaban los negocios con la administración balear.     

El segundo día de declaración del exjugador de balonmano ha continuado este miércoles como su testificación del viernes. "Lo desconozco" y "yo no me ocupaba de la facturación" son las frases que Urdangarin más ha repetido. Los hermanos Miguel y Marco Antonio Tejeiro, encargados de las finanzas del entramado de Nóos, han sido una vez más señalados por Urdangarin como responsables de la facturación y la contabilidad de las empresas.

Urdangarin, al 50%

Urdangarin ha aprovechado la ocasión para negarlo. Los cheques correspondientes a estos salarios "se cobraban, se introducían en un sobre con el nombre de cada trabajador, y mi sobrino, Jan Gui, los repartía", según el acusado. Urdangarin ha sentenciado: "No ennegrecíamos el dinero de sus nóminas".

Tal y como hizo Diego Torres el 23 de febrero, el marido de la infanta Cristina ha insistido en que "siempre he delegado y confiado en mis asesores". Como respuesta a las preguntas del fiscal, el acusado ha atribuido también a Miguel Tejeiro la recomendación de "tener una sociedad para canalizar mis honorarios", en referencia a Aizoon, la empresa que compartían los exduques de Palma.

Sobre estos honorarios, Urdangarin ha admitido que entre 2004 y 2005, cobró 710.000 euros por su labor en relación a los Valencia Summit y al Illes Balears Fòrum, eventos que el Instituto Nóos organizó. Ha asegurado que este importe lo fijaban los directores de cada proyecto por separado, en función del cargo de cada asesor y de las horas dedicadas al proyecto. "Respondía al precio de mercado, era lo que podía cobrar un consultor de Esade, por ejemplo", ha explicado.

"HACIENDA CONSIDERA QUE ESTÁ MAL HECHO"

El interrogatorio de la abogada del Estado ha incluido uno de los momentos de más tensión para Urdangarin. Los supuestos empleados ficticios de Aizoon han dado pie al acusado a justificarse: "Entiendo que hay trabajadores que no tendrían que haber figurado como empleados de Aizoon; si Hacienda considera que está mal hecho, yo siempre he tenido la voluntad de arreglarlo". Dolores Ripoll, la abogada del Estado que afirmó en enero que "'Hacienda somos todos' es solo publicidad", ha preguntado seguidamente, "¿está usted reconociendo su defraudación?". Urdangarin ha respondido con un "no" nervioso.     

"Siempre he creído que he obrado perfectamente", ha dicho, respaldado en todo momento por las "recomendaciones" y "sugerencias" de sus asesores. En cuanto al fisco, el acusado solo ha dicho que "Federico Rubio, un asesor que venía de la Casa del Rey" se ocupaba de la declaración de Hacienda de la infanta. La colaboración en un delito contra la Agencia Tributaria es el único del cual Manos Limpias acusa a la hermana del Rey, por la que pide ocho años de cárcel. 

LA CONTRADICCIÓN

Te puede interesar

"No hubo ninguna reunión en Zarzuela con Camps y Barberá", ha asegurado Urdangarin respecto a la parte valenciana de la presunta trama corrupta. Además, ha asegurado que solo se reunió con Rita Barberá (que era alcaldesa de Valencia en aquel momento) en una ocasión. En este punto, el fiscal ha insistido en las contradicciones del marido de la infanta con respecto a su declaración en fase de instrucción del caso. 

Urdangarin dijo entonces que asistió a una reunión con Barberá en la que también estaba presente Francisco Camps, el expresidente de la Comunidad Valenciana. Sin embargo, ha asegurado este miércoles que "nunca he hablado con el señor Camps sobre este tema", en referencia al Valencia Summit. Las consultas a la declaración de Urdangarin en fase de instrucción han sido muy numerosas, en busca de contradicciones. Sobre este tema, el acusado ha recordado que "puede que se produzca por mi parte alguna incongruencia, pero ha pasado mucho tiempo y muchas cosas".