Ir a contenido

La creación de Exteriors aumenta un 8% los altos cargos del Govern

Los 12 nuevos directivos suponen un coste anual en sueldos de un millón

Munté califica de "estratégica la 'conselleria' para justificar el "ligero" aumento

La portavoz del Govern, Neus Munté.

La portavoz del Govern, Neus Munté. / JULIO CARBÓ

La aparición de una nueva 'conselleria' en el Govern, la de Exteriors que lidera el que fuera número 1 de la lista de Junts pel Sí el pasado 27-S, Raül Romeva, ha acarreado, según ha reconocido este martes el Govern, un aumento del número de altos cargos del Ejecutivo catalán. Se ha pasado de 143 a 155, un 8%. La masa salarial conjunta de estos 12 directivos supone un millón de euros más de costes laborales, a una media de entre 80.000 y 85.000 euros por cabeza. 

En todo caso, la propia portavoz del Ejecutivo, Neus Munté, ha señalado que el incremento del 8% está "justificado" para sostener la nueva estructura."Este es un Ejecutivo que tiene un departamento que antes no existía y ahora sí. Este nuevo departamento, que es absolutamente estratégico del Govern, justifica este ligero aumento" de un millón de euros, ha dicho en referencia a Exteriors. Item más, no es un departamento que surge de la pugna entre CDC y ERC por controlar mayores cuotas de poder, sino de la voluntad comuna de explicar al exterior el proceso soberanista.

La portavoz ha añadido también que la reestructuración de las áreas de trabajo, por ejemplo, el paso de las atribuciones en vivienda a la 'conselleria' de Governació de Meritxell Borràs y las de telecomunicaciones a las de Presidència, de la propia Munté, han comportado modificaciones en el número de altos cargos. En opinión de la 'consellera'  se trata de "datos absolutamente objetivos que justifican la necesidad de nuevos puestos de trabajo con carácter eventual, de confianza política, para responder a las necesidades".

MARCAJE ENTRE CDC Y ERC

El organigrama con el que funciona la comunicación del Govern es, quizá, donde más dudas surgen. Lo sensible del asunto, nada menos que la manera de hacer llegar el mensaje del Ejecutivo catalán, ha provocado que los dos socios de la coalición, CDC y ERC, hayan buscado un acuerdo salomónico que pasa por duplicar cargos, de manera que unos se vigilen a los otros. Una interpretación que Munté, tanto en funciones de portavoz como de 'consellera' donde se inscribe el área, niega y atribuye el nuevo funcionamiento " a una restructuración " en busca de una mayor eficiencia, "pensada para llevar a cabo las funciones y las responsabilidades inherentes a la coordinación de la comunicación tanto interna como externa de la mejor manera posible".

Con el fin de mejorar la estructura cabe suponer, también, que se haya creado la oficina del vicepresidente, a imagen y semejanza de la del 'president'. un entramado propio para Oriol Junqueras, parecido al de Carles Puigdemont y al que tenía Artur Mas, pero más poblado del que contaba su antecesora, la propia Munté. Aunque quizá, además de la eficiencia, se pueda atribuir la nueva oficina al marcaje con el rabillo del ojo que convergentes y republicanos se someten mutuamente, como en la mayoría de gobiernos de coalición de estas características.