Ir a contenido

Carles Puigdemont, la biografía 2.0 del nuevo 'president'

Pionero en el uso de internet y redes sociales, el relevo de Artur Mas destaca por sus habilidades comunicativas

Sus últimas intervenciones son muy críticas con el abuso y perversión del entorno digital en el debate político

Saül Gordillo

Si Artur Mas se ha caracterizado, a diferencia de Mariano Rajoy, por su facilidad a aceptar y responder preguntas de los periodistas en catalán, castellano, francés e inglés, el nuevo 'president' de la Generalitat, el periodista Carles Puigdemont, no se quedará corto. Domina las mismas lenguas que el presidente saliente y, además, el rumano, la lengua de su esposa, Marcela Topor. Él le enseñó el catalán a ella, y ella, traductora de inglés, le ha iniciado en el rumano, una lengua románica con cierto parecido con el catalán. De hecho, en internet, los buscadores andaban locos hace unos años con las páginas en catalán y en rumano, por sus similitudes, hasta que un profesor, Lluís de Yzaguirre, logró la fórmula, el algoritmo, que sirve para que Google y otras compañías discriminen las webs en estas dos lenguas.

'Puigdi' es el primer 'president' internauta de Catalunya. Como periodista ha destacado por su capacidad emprendedora en el entorno digital, con el lanzamiento a principios de los noventa, de la Agència Catalana de Notícies (ACN), desde su ciudad, Girona, con el apoyo de las diputaciones gobernadas por CiU. 

Puigdemont domina la comunicación digital y las redes, pero últimamente se ha mostrado muy crítico con su abuso y perversión

Puigdemont se metió en política, tras años como activista y de lo que hoy se denomina 'spin doctor', es decir, asesor, autor de discursos e ideólogo a la sombra de los nacionalistas en Girona y comarcas. Su incursión política fue como candidato a la alcaldía de Girona y diputado de CiU en el Parlament. Antes, había acumulado una densa identidad digital, como autor de un blog personal y administrador de cuentas personales en las principales redes sociales, especialmente Twitter. Tras lograr, hace cinco años, una alcaldía histórica de los socialistas, cargo que ha abandonado este lunes, Puigdemont ha cuidado la presencia institucional en las redes sociales, con una cuenta de la alcaldía en Twitter e Instagram. No obstante, conserva, a pesar de algún altibajo, su cuenta personal @KRLS, que abrió hace ocho años y que en los últimos días ha multiplicado por cinco el número de seguidores. Este lunes por la mañana ya superaba los 70.000 'followers'.

Puigdemont domina la comunicación en general, y la digital en particular. Es muy probable que la nueva presidencia de la Generalitat profundice en este ámbito. Artur Mas no tenía cuenta en Twitter, y la de Instagram Facebook se la gestionaba su equipo directo. No obstante, el nuevo 'president', tal y como apuntó en su réplica parlamentaria del domingo a la jefa de la oposición, Inés Arrimadas, es crítico con el abuso o confusión que generan las redes sociales. Hay vida más allá de Twitter, y no todo lo que se comenta o agita en Twitter corresponde con una buena percepción de la realidad. 

Desde el sábado su cuenta en Twitter @KRLS ha multiplicado los seguidores 

En sus últimas intervenciones públicas, Puigdemont ha apelado a una necesaria reflexión sobre el uso de estas redes en la política y en el debate democrático. Como alcalde de Girona, lo dijo el año pasado durante la inauguración de la Catosfera, una jornada anual de los internautas catalanes que surgió en el 2008 en Granollers y que contó con la intervención, en una mesa redonda, del entonces periodista y concejal de la oposición en Girona. Esta sensibilidad 2.0 de Puigdemont fue determinante para que Girona arrebatara a Granollers, el año pasado, la organización de la Catosfera.