24 oct 2020

Ir a contenido

Solo el 12% de catalanes apoyan la DUI sin que haya mayoría de votos

Dos de cada tres soberanistas piden que se gane también en papeletas para una secesión unilateral

El 43,9% desea que el 'procés' acabe con más autogobierno y el 38,6%, con la independencia

RAFA JULVE / BARCELONA

Artur Mas y Junts pel Sí han avisado por activa y por pasiva de que harán una declaración unilateral de independencia (DUI) -previsiblemente en el 2016- si el Parlament que resulte de las elecciones del 27-S tiene una mayoría absoluta de diputados soberanistas. Se han conjurado para llevar a cabo esa acción aunque no superen el 50% de los votos. La CUP, la otra fuerza partidaria de la secesión que concurre a las urnas, está dispuesta incluso a acelerar los plazos de la DUI para que se lleve a cabo cuanto antes, pero en cambio discrepa de sus compañeros de viaje a Ítaca y opina que no puede proclamarse una secesión unilateral si no se gana en votos y en escaños. En los dos. Y esa es también la postura mayoritaria entre los catalanes: solo uno de cada 10 (el 12,4%) comulga con la propuesta de Junts pel Sí de que hay que seguir adelante con la DUI si más de la mitad del Parlament reclama marcharse de España pese a que en las urnas haya más papeletas contrarias a la independencia.

Según la última encuesta del Gabinet d'Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) para EL PERIÓDICO, el 12,4% de ciudadanos secundan esa parte de la hoja de ruta de la candidatura que encabeza Raül Romeva pero que tiene a Mas de presidenciable. En la franja mayoritaria hay un 46,3% que defienden que los independentistas únicamente podrían proclamar la secesión unilateral si ganaran en votos y en escaños, mientras que el 31,1% advierten de que en ningún caso se puede hacer una DUI (el 10,3% o no sabe o no contesta).

'No' del votante de Junts pel Sí

Ese es el recuento sobre el conjunto de la población, pero la propuesta de Junts pel Sí no encuentra tampoco mayor respaldo si nos fijamos únicamente en los independentistas. Aunque a nivel genérico el 85,8% de los partidarios de separarse de España están de acuerdo con que se haga una DUI si gana el bloque soberanista el 27-S, dos de cada tres catalanes que apoyan la secesión (el 67,9%) entienden que hay que ganar en escaños, pero también en papeletas.

En el caso concreto del electorado potencial de la candidatura de Romeva-Mas-Junqueras, el porcentaje de los que secundan ese posicionamiento es del 64,9%, por un 24,7% que apoyan las intenciones de sus líderes de soslayar los votos. Los simpatizantes de la CUP, por contra, se alinean mayoritariamente con la tesis de su candidato Antonio Baños y el 78,3% reclaman el doblete, por un 17,4% que se conforma con la victoria en número de diputados.

Las consecuencias

En el bloque contrario a la independencia no es que gane siquiera la ecuación DUI=votos+escaños. Ese escenario solo lo contemplan uno de cada cuatro electores no soberanistas, pues la mayoría de ellos (el 58,9%) consideran que una secesión unilateral no debe proclamarse bajo ningún concepto. A su parecer, al menos al del 76,9% de ellos, una declaración de ese tipo comportaría más perjuicios que beneficios para Catalunya, pronóstico que contrasta totalmente con el que ofrecen los votantes independentistas. Para el 81,3% de estos últimos todo iría mejor, aunque el resultado se equipara si se calcula la media del conjunto de la población: el 44,4% vaticina malas consecuencias y el 43,1% se muestra optimista, mientras que el 12,5% no se define.

¿Para qué sirve el 27-S?

DUI aparte, el 43,9% de los catalanes quieren que el proceso soberanista acabe «con un acuerdo con España para dotar a Catalunya de más autogobierno» (el 39,3% intuyen que será así como finalizará todo, por el 21,8% que ve la secesión en el horizonte). El 38,6%, en cambio, desean que el último capítulo sea la independencia, con el apunte añadido de que uno de cada cinco votantes soberanistas vería con buenos ojos que todo se solventara con un acuerdo entre el Ejecutivo central y la Generalitat para reforzar el autogobierno.

En todo caso, mientras el debate soberanista predomina sobre el resto, la mayoría de la población no acaba de verle el carácter plebiscitario al 27-S que le ha otorgado el presidente Mas. El 54,9% de los ciudadanos creen que los comicios servirán para formar un Govern estable que afronte los problemas cotidianos de la gente, frente a un 40,9% que sostienen que las elecciones servirán para decidir sobre si se quiere o no la independencia.