Ir a contenido

La carrera sucesoria

Ballesteros no prevé un cambio de opinión acerca del 9-N

El presidente de la gestora afirma que la posición sobre la consulta es «clara»

XABIER BARRENA
BARCELONA

Si alguien, léase ERC, espera que del totum revolutum en que se halla hoy sumido el PSC salga una mirada distinta hacia la eventual consulta prevista para el 9 de noviembre, ya puede poner el cava a enfriar. El presidente de la neonata comisión gestora del partido de los socialistas catalanes, Josep Fèlix Ballesteros, afirmó que la posición de la fuerza es clara y que, en todo caso, lo que cabe es explicarlo mejor.

El alcalde de Tarragona terció en el debate sobre el derecho a decidir poco después de aseverar que a los 10 miembros de la gestora, empezando por él mismo, «no» les «toca opinar sobre los candidatos, sobre ofertas y sobre posicionamientos de las candidaturas». Es decir, neutralidad total, excepto, por lo que se ve, en cuanto a la consulta. Señal de que la actual posición del PSC-consulta legal y pactada, lo que, en la práctica, y hasta el momento, se traduce en un no a lo que defiende CiU, ERC, ICV- EUiA- satisface a muchos de los sectores en liza.

EN EBULLICIÓN / Ballesteros quiso transmitir cierta imagen de normalidad. Dijo  que el PSC se halla «en ebullición», y, para despejar dudas, añadió «pero no peligrosamente». «Sería mucho peor que la militancia estuviera inerte», sentenció. Negó que su partido esté «desarreglado», es decir, que no funcione, sino que simplemente se encuentra en un momento de «debate interno, que otras fuerzas ocultan y resuelven entre cuatro barones».

«Que hierva el partido no significa que esté en descomposición ni destrozado; es la ebullición lógica de un debate tan trascendente» como el que el partido debe afrontar en la que ha precisado que el congreso extraordinario será el 19 de julio. «Los espaguetis se hacen con agua hirviendo y luego quedan perfectamente al dente».

Asimismo, aseguró que el partido no salió más dividido del consejo nacional del domingo pese a que todavía no ha salido un líder que aúne las diferentes sensibilidades, y sentenció  que el agitado cónclave sirvió para «hacer piña».

Ballesteros señaló que el miércoles 18 de junio se inicia la recogida de avales para aquellos que quieran postularse a liderar el PSC. Se precisarán 2.072 apoyos, el 10% de la militancia. El plazo de recogida de avales finaliza el 1 de julio. Al día siguiente se proclamarán los candidatos. La votación será el 13 de julio y la elección popular será refrendada en el congreso extraordinario del 19 del próximo mes. Por encima de la gestora, en caso de discrepancia en el proceso electoral, el PSC ha dispuesto que sea la mesa del consejo nacional, presidido por Celestino Corbacho, el que desempate.

APOYO A PERE NAVARRO / El alcalde de Tarragona reiteró su apoyo a Pere Navarro y alabó su legado, singularmente, haber conseguido, según el relato del navarrismo, que el PSOE hiciera suya la apuesta por el federalismo. Y destacó el ejercicio de «radicalidad democrática que supondrá la elección del primer secretario por parte de toda la militancia».