Ir a contenido

Rajoy cumple un año de incumplimientos

El presidente del Gobierno sufre la pérdida de confianza tras el rescate financiero, Bankia, la subida de impuestos y las pensiones

La "flexibilidad" de la reforma laboral se ha traducido por ahora en el aumento de 500.000 personas desempleadas

PILAR SANTOS / Madrid

Hoy hace justo un año que, en torno al mediodía, Mariano Rajoy entró por primera vez en el Palacio de la Moncloa como presidente del Gobierno. Rajoy recibió un país con 4,4 millones de parados, unas altas tasas de deuda (pública y privada) y un déficit público desbocado. La herencia dejada por José Luis Rodríguez Zapatero, un argumento que se ha mantenido en la boca de los dirigentes del PP, era un lastre del que el Gobierno no solo no se ha conseguido deshacer sino que ha empeorado.

El jefe del Ejecutivo ganó las elecciones con un programa que en buena parte ha enmendado: ha subido el IVA, no ha compensado a los pensionistas según el IPC y ha recortado el sueldo de los ciudadanos con la subida del IRPF. Todo con una meta: reducir el déficit público (9% del PIB en el 2011), por voluntad propia y por imposición europea. Las políticas de austeridad, reflejadas en recortes del gasto en todas las áreas, han hundido más la economía, que entró en recesión en abril, y ha demacrado el Estado del bienestar. El Ejecutivo aprobó una reforma laboral en febrero con el objetivo de aportar "flexibilidad" al mercado de trabajo y dar "confianza" para la contratación. Por ahora, su aplicación ha hecho aumentar el número de parados en 500.000 personas (hasta los 4,9 millones) y los despedidos salen de las empresas por cientos con menos indemnización.


>> Lea la información completa sobre el balance anual del Rajoy en e-Periódico.

0 Comentarios
cargando