Ir a contenido

MITIN CENTRAL EN EL TEATRO VILLARROEL

Rivera acusa a Montilla de ser «más nacionalista que Pujol y Maragall»

Ciutadans se conjura para captar el voto de los socialistas descontentos

JOSEP M. BERENGUERAS
BARCELONA

Para unos es un halago; para otros, un desprecio. La palabra nacionalista fue una de las más utilizadas ayer por Ciutadans en el mitin central de campaña. Por un lado, y siempre precedida del no, para definir la filosofía del partido; por el otro, para menospreciar a sus rivales. El líder del partido, Albert Rivera, acusó al candidato del PSC y aún president, José Montilla, de ser «más nacionalista que Jordi Pujol y Pasqual Maragall» y de haber «traicionado» a aquellos «catalanes que se sienten españoles».

Ciutadans ha decidido volcar sus esfuerzos en captar a los votantes del PSC descontentos. Y para ello ha optado por hurgar en las heridas que también escuecen a algunos sectores socialistas: «Montilla ha hecho el trabajo sucio al nacionalismo con la aprobación de normas como la de educación, el cine y los toros, y el apoyo a las consultas soberanistas en más de 30 ayuntamientos», dijo Rivera en el teatro Villarroel de Barcelona, ante más de 400 simpatizantes.

CONTAGIADO POR LOS SOCIOS / El líder de Ciutadans no escondió sus previsiones electorales -«CiU ganará, solamente falta ver cómo»- y lamentó que cuando Artur Mas llegue a la presidencia se encontrará «con el trabajo hecho por un socialista». Según Rivera, Montilla se ha dejado «contagiar» por sus compañeros de viaje del tripartito. Incluso en el resto del PSOE, añadió, «hay dudas sobre en qué se ha convertido el PSC». «No sé si darle las gracias por anunciar que es la última vez que se presenta. Lo único que sé es que le quedan ocho telediarios, los días que faltan para las elecciones», espetó el candidato.

Debido al rumbo tomado por el PSC, Rivera pidió a los ciudadanos «decepcionados» con los socialistas catalanes -«estamos orgullosos de que nos gusten los toros, no tenemos que avergonzarnos», dijo- que confíen en su Ciutadans, porque defiende «un modelo de convivencia entre Catalunya y España». «El expolio fiscal no existe. Defendemos la solidaridad y la igualdad», subrayó.

GRUPO PROPIO / Ciutadans, fundado en el 2005, logró casi 90.000 votos (el 3,03% del total) en el 2006, con los que consiguió entrar en el Parlament con tres diputados. Ahora su reto es lograr al menos cinco para tener grupo propio. «Si lo conseguimos, no lo dudéis, vamos a presentar proposiciones de ley para modificar todas las normas que no se ajustan ni a la Constitución ni al Estatut», exclamó Rivera, quien añadió que entonces mirará «a los ojos» a los líderes del PSC y el PP para ver si son coherentes en cuestiones como el «bilingüismo, el cine en catalán y las sanciones a los comerciantes».

Rivera exhibió el apoyo del exdiputado del PP Joan López y del número dos de UPD al Congreso de los Diputados, Mikel Buesa. También el de uno de los promotores del partido, Xavier Pericay, quien pidió a través de una carta que Ciutadans sea declarado, «como los castells y el flamenco», patrimonio inmaterial de la humanidad por la Unesco.