Nuestro mundo es el mundo
Joan Tapia

Joan Tapia

Presidente del Comité Editorial de EL PERIÓDICO.

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El viento que recorre Europa

El 57% de los europeos confía hoy más en la Unión Europea que en sus estados nacionales (44%). El 'Más Europa' no parece, pues, amenazado

Archivo - Sede del Parlamento Europeo, en Estrasburgo

Archivo - Sede del Parlamento Europeo, en Estrasburgo / FRED MARVAUX/EP/DPA - Archivo

Tras decir que la Unión Europea (UE) afronta grandes desafíos y puede morir, Macron ha afirmado en Dresde que “un viento contrario -la extrema derecha- amenaza a la UE en los comicios del 9 de junio”. Y es que en Francia el populismo nacionalista de Marine Le Pen, comandado por el joven Jordan Bardella (28 años), tiene una intención de voto del 31%, casi el doble que el macronismo. Y en Italia, Giorgia Meloni ganará las elecciones, mientras que en Alemania la AfD, partido nostálgico de otros tiempos, disputa el segundo puesto a los socialistas del SPD, aunque las elecciones las ganará la CDU (PPE).

Sin embargo, este auge de los partidos antieuropeos, o como mínimo euroescépticos, contrasta curiosamente en todos los países con una creciente adhesión ciudadana a las instituciones europeas. El conservador 'Le Figaro' ha publicado los principales resultados de una encuesta de Fondapol (fundación de centro-derecha) a 23.800 personas en los 27 países de la UE y en Gran Bretaña, que son muy reveladores.

Un promedio del 57% de los europeos tienen confianza en la UE mientras que solo un 44% la tienen en sus respectivos gobiernos nacionales. La intensidad varia, pero la orientación es inequívoca. En Alemania, el 62% confía en la UE mientras que los que lo hacen en el gobierno de Berlín se quedan en el 53%. En Francia son el 48% y el 39%. En Italia, el 56% y el 44%. Y en España el 65% y el 42%. Apabullante.

¿Por qué la confianza en la UE es mayor que en los estados nacionales? Según Dominique Reynié, director de Fundapol, porque la guerra de Ucrania y las crisis repetidas (pandemia, económica del 2008, cambio climático) han hecho que los europeos lleguen a la conclusión de que los viejos estados no les protegen lo suficiente ante el complicado mundo actual, donde el imperialismo ruso hace temer incluso una guerra más generalizada. Por eso 'la conversión' a la soberanía europea. Según Reynié “no hay soberanía sin potencia…la soberanía es una palabra vacia sino va unida a una real potencia, a la capacidad de ser respetado y temido…para contar en la globalización hay que tener una potencia pública europea”.

Inciso. Quizás esta idea explicaría también la pérdida de impulso del soberanismo catalán. Desde 2017 se ha visto que su potencia es escasa, casi solo gestual, y por lo tanto no parece útil.

Así, la ambicionada 'Más Europa' no estaría en peligro y la prueba podría ser que partidos antes antieuropeos como el de Meloni, e incluso en grado menor el de Marine Le Pen, van reduciendo su euroescepticismo a medida que tienen más votos y quieren más poder. Si no asumen un cierto europeísmo (mayor cuando más cerca están de gobernar) arriesgan perder confianza ciudadana. El ejemplo más claro es el de Meloni en Italia.

Este europeísmo, no el del federalismo tradicional, sino el basado en la falta de fuerza ante no solo los Estados Unidos (hasta Trump, aceptado), sino ante China y, más aún, ante la Rusia de Putin es lo que hace que el 77% de los europeos, e incluso el 68% de los británicos, crean que el Brexit fue un grave error. Y ello hace obsoleta la vieja receta de salir del euro.

Entonces, ¿por qué suben ahora los partidos populistas? La encuesta no lo dice. ¿Es solo un voto de pura protesta contra los gobiernos nacionales, sabiendo que los gobiernos no van a caer? Quizás eso explica en parte el voto en Francia al Reagrupamiento Nacional que no se dio en las presidenciales de 2022, cuando Macron venció a Marine Le Pen.

La ciudadanía pide protección y cree que ante las múltiples crisis y la guerra de Ucrania los viejos estados ya no tienen la potencia necesaria para garantizarla

Pero la encuesta sugiere otras causas que la derecha y la izquierda que quieran gobernar (no es el caso de los Podemos) harían mal en no estudiar, que es otra cosa que asumir. Según Fundapol los ciudadanos desean, antes que nada, protección. Por eso apuestan más por la UE que por los viejos estados. Y el 86% de los europeos creen que las fronteras exteriores de la UE no están bien protegidas.

¿Ante Rusia? ¿Ante la inmigración? Habría que profundizar, pero hay un dato que -guste o no- obliga a reflexionar. El 86% de los europeos cree que las fronteras comunes tienen que estar más protegidas. Con pocas diferencias políticas. Lo cree el 92% de los que se califican de derechas (contra el 8%), pero también el 80% de los de izquierdas (contra el 20%). ¡Al rincón de pensar!

Suscríbete para seguir leyendo