Opinión | Apunte

Rosa María Sánchez

Rosa María Sánchez

Redactora jefe

Si no hay Presupuestos

Que un Gobierno no sea capaz de aprobar ni sus primeros Presupuestos, no parece la mejor manera de empezar una legislatura.

El presidente Pedro Sánchez junto a la vicepresidenta y ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

El presidente Pedro Sánchez junto a la vicepresidenta y ministra de Hacienda, María Jesús Montero. / José Luis Roca

Las tensiones de última hora entre el Gobierno y Junts por la ley de la amnistía añaden dudas sobre la capacidad de Pedro Sánchez de sacar adelante la que debería ser la primera ley de Presupuestos Generales del Estado de esta legislatura. Tras tumbar en el Congreso, por insuficiente, el proyecto de ley de amnistía, Junts busca forzar al Gobierno a ir más lejos en un nuevo texto que permita blindar la impunidad de Puigdemont y de los inculpados por el procés. El Ejecutivo por su parte está difundiendo la especie de que está dispuesto a permitir que decaiga el proyecto de ley de amnistía si Junts sigue forzando la negociación.

La partida de mus está en marcha y puede que uno de los dos vaya de farol. O los dos. Ni a Junts le interesa que se rompa la cuerda (pues no habría ningún tipo de amnistía), ni tampoco al Gobierno (pues se quedaría si los siete diputados de Junts que Pedro Sánchez precisa para sacar adelante cualquier iniciativa en el Congreso). Por eso no sería extraño que, 'in extremis', se alumbre una solución mágica.

Mientras tanto, el propósito del Gobierno de sacar adelante unas nuevas cuentas para 2024 sigue acumulando demoras. El año ya empezó con unos Presupuestos prorrogados -los de 2023- y cuesta trabajo pensar que un proyecto de ley pueda ser definitivamente aprobado por el Parlamento antes de que acabe el mes de mayo. No sería, en todo caso, el Presupuesto más tardío de la historia reciente. En 2018, el último Presupuesto de la 'era Rajoy' fue publicado en el BOE del 3 de julio (ya con un gobierno socialista).

Mientras sigue la partida de mus, el Gobierno ya está dejando caer que, incluso, baraja no presentar los Presupuestos si carece de las garantías de Junts para sacarlos adelante. La economía y las políticas públicas pueden seguir adelante con unos Presupuestos prorrogados y unos cuantos decretos en los que articular las cuestiones más urgentes. ¿Quién se iba a atrever a votar que 'no' en el Congreso a un decreto para subir el sueldo a los funcionarios?. Pero que un Gobierno no sea capaz de aprobar ni sus primeros Presupuestos, no parece la mejor manera de empezar una legislatura.