Opinión | Comentario bursátil

Eduardo López Alonso

La bolsa y la vida: Nuevo máximo y barrera supersicológica de los 10.000 puntos

Archivo - Exterior del Palacio de la Bolsa, en Madrid (España).

Archivo - Exterior del Palacio de la Bolsa, en Madrid (España). / Marta Fernández Jara - Europa Press - Archivo

La sesión bursátil de este 24 de noviembre de 2023 se saldó con una subida del del 0,34% hasta los 9.939 puntos, un alza a contracorriente de muchas opiniones que empiezan a ver sobrevaloraciones en el 'parquet'. En cualquier caso, termina la semana con una revalorización del 1,8%, nuevo máximo respecto de febrero de 2020 tras cuatro semanas en positivo. Igual que Black Friday es un avance de la Navidad, se diría que el rali navideño habitual llega con adelanto y ganas de superar barreras. Este viernes fueron mayoría los títulos en verde pese a que la jornada empezó con datos macroeconómicos que enturbian horizontes. El PIB de Alemania renquea con una contracción del 0,1% trimestral, que inquieta y que invita a la cautela.

El farolillo rojo se lo llevó Acciona. De los 11 valores que terminaron en rojo, Acciona fue el único que rebasó el 1% de recorte, el 1,35%. Rovi fue el que más subió, el 2,32%. 

El Ibex 35 se mueve en rangos estrechos (titubeante), pero sigue alcista, con un acumulado positivo en la semana y cerca de la resistencia superpsicológica de los 10.000 puntos que no logra desde febrero de 2020. El retorno de la referencia de Wall Street la semana que viene será crucial para afianzar los 10.000 puntos o esperar nuevas oportunidades.

Entre las noticias de la jornada, destacó la dimisión del presidente de Unicaja, Manuel Azuaga, tras siete años y medio al frente de la quinta entidad financiera de España. También el aumento de presencia del grupo Escribano en el capital de Indra. 

Los inversores siguen revalorando y revalorando la posición del BCE ante la evolución de los indicadores y su empecinamiento en mantener los tipos de interés. Debilidad económica y tipos de interés altos o en alza es un combinado que puede dar lugar a resacas. La rentabilidad del bono español de deuda a diez años alcanza el 3,638%, dejando la prima de riesgo respecto a su homólogo alemán en 98,7 puntos, nada preocupante. Al otro lado del Atlántico, el bono estadounidense de referencia a diez años ofrece una rentabilidad de un 4,481%.