610,8 km
Martí Saballs Pons

Martí Saballs Pons

Director de Información Económica de Prensa Ibérica.

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Qué paradojas: la Bolsa celebra con récord

¿No será que si las empresas cotizadas van bien se debe a otros factores? Sensación de que los bancos centrales han controlado la inflación, de que los tipos de interés empezarán a bajar y de que las grandes empresas dependen más de los mercados internacionales

Juan Roig: "Si el problema de España lo tuviéramos en Portugal, ralentizaríamos las inversiones"

Sánchez promete su cargo ante el Rey y activa la formación de gobierno

Varios paneles del Ibex 35, en el Palacio de la Bolsa, a 25 de octubre de 2023, en Madrid (España).

Varios paneles del Ibex 35, en el Palacio de la Bolsa, a 25 de octubre de 2023, en Madrid (España). / Eduardo Parra - Europa Press

Qué extraordinaria paradoja. Este viernes en la Bolsa española, mientras Pedro Sánchez prometía cumplir la Constitución delante del Rey, el Ibex 35 alcanzaba el mejor registro anual. El índice que retrata las expectativas de crecimiento de las grandes empresas españolas cotizadas se alzaba por encima de los 9.700 puntos, acercándose al techo de los 10.000 puntos que no supera desde febrero de 2020, antes de derrumbarse con el advenimiento de la pandemia.

Qué paradoja que el acelerón bursátil de la última semana esté liderado por las empresas eléctricas, la gran banca y el sector de la construcción. En lo que va de año, para tomar un poco de perspectiva, quien haya invertido en los bancos BBVA (+45%), Sabadell (+44%) y Santander (+31,67%), en la cadena textil y de moda Inditex (+42%), en la farmacéutica Rovi (+38,55%), en la constructora presidida por Florentino Pérez ACS (+33%) o en el grupo aéreo IAG (+32%) puede estar de enhorabuena. 

Qué curiosa paradoja que la buena nueva bursátil se esté produciendo en medio de un mayoritario clamor empresarial, procedente de todo tipo de asociaciones y círculos, que advierten de los peligros que puede suponer para la economía española los pactos realizados por el PSOE con la extrema izquierda de raíz comunista y el separatismo que quiere destruir el Estado. Juan Roig, presidente de Mercadona (31.000 millones de facturación), no cotizada, avisaba en el foro sobre el Corredor Mediterráneo, de que la situación política actual no era la principal carta de presentación para realizar inversiones en España. Una encuesta mensual, que realiza Bank of America a casi tres centenares de gestoras de fondos, situaba a España como el peor país de la Eurozona para invertir.

Qué asombrosa paradoja la doble lectura que se da al nuevo periodo de Gobierno sanchista. Hay quien espera, como mejor escenario, que el encantador de serpientes que volverá a ocupar la Moncloa logrará domar nuevamente a sus socios, impidiendo sus excentricidades y anclando la reformulación de una nueva España más plural, atractiva y con una gran imagen exterior. Hay también quien avecina un escenario temible, lleno de convulsión política, inseguridad jurídica, inestabilidad institucional que económicamente genere nubarrones negros fruto de un incremento desmesurado del gasto y de los impuestos que afectarán gravemente a las clases medias, cuyas nóminas se verán especialmente afectadas, y a las pymes, que no podrán aguantar nuevas subidas de salarios mínimos y cotizaciones sociales.

Paradojas con respuestas múltiples. ¿No será que si las empresas españolas en Bolsa van bien se debe a otros factores? Sensación de que los bancos centrales han controlado la inflación, de que los tipos de interés empezarán a bajar el próximo semestre, de que las grandes empresas españolas dependen más de los mercados internacionales y de que, por qué no, siempre existirá la posibilidad de mudar las sedes a otros lares. Quién sabe. En otros mundos, este domingo Argentina elige presidente: entre guatemala y guatepeor.