Habilidad política
Joaquim Coll

Joaquim Coll

Historiador

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El triunfo del cinismo

Nadie debería cuestionar la legitimidad de Sánchez, aunque su investidura sea fruto de unos pactos humillantes

Pedro Sánchez

Pedro Sánchez / JOSÉ LUIS ROCA

“No se la juegue, señor Sánchez, esta vez no se la juegue, porque en este hemiciclo ya no están ni Rivera ni Arrimadas”, le dijo con tono chulesco Gabriel Rufián. “Con nosotros no tiente a la suerte, porque no le va a funcionar”, le espetó la portavoz de Junts, Míriam Nogueras, mirando de reojo a ERC, y subrayando que en el acuerdo suscrito con el PSOE no aparece ni una sola vez la palabra “diálogo” y sí “negociación”. Nadie sabe cuánto durará la legislatura, pero será lo suficientemente larga para que los independentistas exhiban muchas veces la amenaza de dejarlo caer hasta que una nueva pirueta les permita seguir negociando sobre lo innegociable. Sánchez renunció la noche del 23 de julio a jugársela en unas nuevas elecciones, y el PSOE ha pagado la investidura de la amnistía con la pérdida de su credibilidad. Por mucho que el presidente del Gobierno haya intentado parapetarse en el proverbio “hacer de la necesidad en virtud”, la polémica ley carece de ese atributo, pues los de Puigdemont no han renunciado a nada y la medida solo ha logrado crear un conflicto sideral entre españoles y los diversos poderes del Estado. Eso sí, hay que reconocerle una habilidad política extraordinaria e imprevisible. Es uno de los mayores triunfos del cinismo

Sánchez va a tener que arrodillarse en cada sesión parlamentaria y responder con conciliadoras palabras a las sangrantes dentelladas de sus socios, aunque sabrá beneficiarse del espantajo Vox y de meter al PP en el saco de la derecha reaccionaria. La legislatura nace desde una división irreconciliable en el Congreso y en la sociedad, como nunca. “Desde el enfrentamiento no se puede progresar”, dijo Sánchez, refiriéndose a Catalunya. Y tiene razón. Pues bien, el odio señorea hoy en España y de esa inquina no puede surgir nada bueno. Algún día habrá que hablar en serio del reencuentro entre españoles. Nadie debería cuestionar la legitimidad de Sánchez, aunque su investidura sea fruto de unos pactos humillantes. Confiemos en que la agenda social del nuevo Gobierno compense la desolación que muchos sentimos. Y deseémosle suerte.