Opinión | Barceloneando

Joan Vehils

Joan Vehils

Periodista

El turronero y el doctor más solidarios

La ‘boda’ de Josep Sánchez Llibre, por Joan Vehils

El pico y el baile del alcalde, por Joan Vehils

Aina Clotet y sus dos parejas

Poty Castillo junto a José Luis López ‘El Turronero’, el Dr. Ivan Mañero y Fran Rivera en la Gala Benéfica

Poty Castillo junto a José Luis López ‘El Turronero’, el Dr. Ivan Mañero y Fran Rivera en la Gala Benéfica / Cedida

Hay personajes que antes de juzgarlos hay que conocerlos. El doctor Ivan Mañero es uno de ellos. Antes de que la CEO de You&Me, Yolanda Llamazares, me lo presentara, el expolítico Josep Maldonado, una de las personas que más conoce el continente africano, me cuenta que hace unos años llegó a Guinea-Bissau quiso visitar un orfanato. Le indicaron que fuera a Casa Emanuel. Una vez allí, en el barrio de Hafia, se interesó por la labor que realizaban y le hablaron de un doctor español, de Barcelona. Era el Dr. Mañero. Maldonado descubrió que en Bissau le adoran. Le explicaron que visitaba con frecuencia el país y que cada vez que lo hacía realizaba cientos de operaciones de manera altruista. O sea, que había salvado a miles de personas.

Pues eso, que tras una espectacular americana blanca, con solapa negra y con aspecto de dandi madrileño, se esconde un tipo encantador y un doctor solidario capaz de reunir a celebridades de procedencias muy distintas. Este jueves se celebró el 20 aniversario de la Fundación Dr. Ivan Mañero y la Ong AMIC con una espectacular gala para recaudar fondos destinados a ayudar a mujeres y niños desfavorecidos.

Desde hace 11 años presenta el acto la elegante embajadora de la Fundación, Elsa Anka. Fue en la Masía Can Magí de Sant Cugat. Junto a Anka estaba su hija, también presentadora y modelo, Lidia Torrent acompañada de su pareja Jaime Astrain. Y, cómo no, nuestra colega Carme Barceló, siempre inseparable de la estupenda Gemma Mengual, que ahora mira alto…

Entre el peluquero Alberto Cerdán, el torero Fran Rivera, el televisivo Poty Castillo, el empresario Joan Ferret o el presidente de Mesoestectic, Joan Carles Font, logré llegar hasta una de las estrellas de la noche. Las cámaras le rodean mientras le preguntan por los romances de su amigo, Bertín Osborne… Se trata de José Luis López, ‘El turronero’. Un empresario nacido en el seno de una familia humilde de Ubrique que se dedicaba a la venta ambulante de turrones. Sin embargo, su meteórica trayectoria empresarial le ha llevado a ser un patrono millonario capaz de invitar a más de 1.500 celebridades a su fiesta de 60 aniversario. Fue este verano en Sevilla y acudieron desde el propio Bertín hasta Susana GrisoAlbert RiberaFernando EstesoLos Morancos o Joan Laporta. Sí, lo que oyen.

Algunos de los asistentes a la gala benéfica junto al Dr Ivan Mañero

Algunos de los asistentes a la gala benéfica junto al Dr Ivan Mañero / Cedida

Su aparición en la cena no fue por sorpresa. ‘El turronero’, no le importa que le llamen así, es amigo del doctor y también un tipo muy solidario. En Sant Cugat no había tantos famosos como en su cumpleaños, pero hacía tiempo que en Catalunya no se vivía una gala solidaria con tantas caras conocidas.

Los amigos del turronero cuentan que sigue siendo un tipo humilde, que cuida a los suyos y que ayuda a mucha gente. El Dr. Mañero me explica que el problema es contactar con él: "La única manera es llamándole por teléfono". Todavía usa un viejo Nokia que no admite mensajes y mucho menos whatsapps. Ser rico tiene estas cosas. Eso sí, hay ricos y ricos. El turronero y el doctor son tan ricos como solidarios y eso dice mucho de ellos. Al final de la cena fue ‘el Turronero’ fue quien más pujó por una escultura de Lorenzo Quin. Pagó 16.000 euros y en total se recaudaron 75.000 para nuevos proyectos educativos y para luchar contra la desnutrición infantil en Guinea Bissau.

La peluca de Jordi Basté

Este miércoles cerca de 400 personas tuvieron la oportunidad de presenciar la película Saben Aquell, con la presencia del director, David Trueba, y el protagonista David Verdaguer. Y no solo eso, al término del film se produjo un interesante coloquio entre ellos. Ese mismo día, Pep Guardiola, amigo personal de Trueba, escribió un tuit recomendando la historia. Y, claro, todo hacía pensar que se trataba de buen film. Acertó. Trueba lleva a la gran pantalla la vida de este cómico irrepetible que fue Eugenio. Un emocionante biopic que va más allá de las actuaciones del humorista. En realidad, es una historia de amor que provoca tantas risas como llantos. Por cierto, el periodista Jordi Basté, buen amante del cine, aparece como extra. Una peluca le hace irreconocible, pero es él.