Tras el acuerdo PSOE-Junts
Joaquim Coll

Joaquim Coll

Historiador

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

¿Dónde está el PSC?

Los catalanes autonomistas, federalistas, catalanistas, hemos sido excluidos de un relato que convierte a los independentistas en los representantes del pueblo catalán

Salvador Illa, este domingo en el Consell Nacional del PSC.

Salvador Illa, este domingo en el Consell Nacional del PSC. / Quique García / Efe

Lo más inquietante de cara a los próximos años de los acuerdos que el PSOE ha firmado con ERC y Junts es que, en la descripción del “conflicto” entre Catalunya y España, los “otros” catalanes no existimos. Los catalanes autonomistas, federalistas, catalanistas, hemos sido excluidos de un relato que convierte a los independentistas en los representantes del pueblo catalán. Pedro Sánchez ha comprado no solo una amnistía que no tiene nada de reconciliación entre catalanes, lo cual hubiera sido un final deseable, y que está creando una discordia sideral en la vida social, política e institucional española, sino que ha tragado con toda la cacharrería del 'procés'. Pero junto al PSOE hay otro responsable de este dislate: el PSC, por omisión. Ganó las elecciones autonómicas de 2021, y con mayor fuerza las municipales y generales de este año.

Había vuelto a convertirse en el primer partido de Catalunya, que encarnaba el catalanismo federalista, la socialdemocracia y el constitucionalismo. Había recuperado Barcelona poniendo a un gran alcalde. Salvador Illa era un líder desacomplejado que estaba cerca de alcanzar la Generalitat. Sin embargo, en todo el proceso de los pactos no ha sabido decir esta boca es mía, ha consentido con su marginación, no ha mostrado ni una pizca de orgullo, y me temo que pasará nuevamente a ser un partido subalterno, a la sombra del intercambio de favores entre Sánchez y los separatistas.

Hace unos días Felipe González, poniendo en valor que el PSC había obtenido 19 diputados frente a los 14 que suman ERC y Junts, se preguntaba, qué piensa de verdad Illa de todo esto. El expresidente, tan calumniado últimamente por gente que no le llega ni a la suela del zapato, no salía de su asombro ante la renuncia de los socialistas catalanes a representar en la negociación a una parte muy importante de los catalanes. Y, por último, del acuerdo con Junts hay algo todavía peor. El PSOE acepta que fue un error no traspasar en 2014 al Parlament la competencia para convocar referéndums. Pues ahora ya lo sabemos. Al igual que hay amnistía, mañana habrá autodeterminación.