610,8 km
Martí Saballs Pons

Martí Saballs Pons

Director de Información Económica de Prensa Ibérica.

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Un pacto que nace en la uci

Las sedes de las empresas catalanas que se fueron volverán si se recuperan las condiciones jurídicas, institucionales y fiscales necesarias. ¿Riesgos? Pocos

Foment del Treball valora cualquier acuerdo que promueva facilitar el retorno de las empresas a Catalunya

Texto íntegro del acuerdo entre PSOE y Junts para la investidura de Pedro Sánchez (2023)

Foment reclama volver a negociar la reforma laboral: "Más sobrecostes y no cambia nada"

Foment reclama volver a negociar la reforma laboral: "Más sobrecostes y no cambia nada" / EP

Decíamos ayer que el papel lo puede aguantar casi todo. Hay papeles, incluso, que pueden nacer mojados antes de leerlos. Las cuatro páginas que han servido para firmar el pacto de investidura entre Junts y PSOE narran una visión muy particular de la historia pasada (echo de menos la mención a don Pelayo y a Guifré el Pilós) y reciente (¿no se hizo nada bien desde 1978?), justifica el argumentario independentista para subir al monte y proclama, sin ningún pudor, la muerte definitiva e inapelable en España de uno de los padres del Estado democrático moderno: Montesquieu. La separación de poderes a la basura. El expresidente estadounidense Donald Trump, imputado de la cabeza a los pies, estaría encantado con esta violación a la independencia de la Justicia.

De la noche a la mañana, todos expertos en 'lawfare'. La nueva palabreja de moda gracias al victorioso y renacido expresident de la Generalitat Carles Puigdemont. Nunca 392.634 votos, un 11,16% de los obtenidos en las elecciones generales en Catalunya, tuvieron tanto peso. Será apasionante la búsqueda del mediador internacional. A ver quién levanta la mano y se presenta voluntario. En el horizonte se aventura más blablablá sobre la necesidad, condiciones y tiempos para iniciar otro proceso estatutario que se vestirá adecuadamente para que esta vez el Tribunal Constitucional le dé el visto bueno al completo.

Hasta llegar a la próxima meta, para acabar de rematar los cuatro folios, no podían faltar menciones honoríficas a la economía y a los deseos para mejorar el sistema de financiación –se resume en crear un cupo vasco a la catalana–, controlar los impuestos y "promover el regreso" de las sedes sociales de las empresas que se fueron a partir de los lamentables y tristes sucesos de 2017. Algunos empresarios migrantes, en voz baja, admitieron que fue la excusa perfecta. En aquel momento quedaba mal decir que había un argumento económico de peso también para irse: el fiscal. 

En esos tiempos, siempre recuerdo la justificación (confiar en la respuesta del Estado al desafío separatista) para mantener la sede que dieron eminentes prohombres de la empresa familiar catalana como José Luis Bonet Ferrer, Freixenet, hoy presidente de la Cámara de Comercio de España. Claro que, en marzo de 2018, esta empresa familiar catalana se vendía a la alemana Henkell. Por mucho ímpetu, conversaciones y voluntad que se traslade, incluso desde la patronal catalana Foment del Treball, los accionistas y consejos de administración de las empresas que migraron solo podrían decidir regresar si se recuperan las condiciones jurídicas, fiscales e institucionales necesarias. ¿Riesgos? Que sean los mínimos.

Confieso que nunca imaginé, ni en la peor pesadilla, que Pedro Sánchez acabaría aceptando este trágala. Mucho 'almax' tendrá que tomar el PSOE en los próximos meses. Por muchas "profundas discrepancias" reconocidas como previo resumen de los acuerdos firmados, este pacto empieza naciendo en la Unidad de Cuidados Intensivos.