Opinión | Comentario bursátil

Eduardo López Alonso

La bolsa y la vida: tipos altos y ventas en el 'parquet'

El anuncio del BCE de que no se bajarán los tipos de interés en los próximos dos trimestres augura flojera económica y también en los mercados de renta variable

La Bolsa de Madrid.

La Bolsa de Madrid. / Eduardo Parra / Europa Press

La bolsa titubea este viernes 10 de noviembre de 2023. El Ibex 35 terminó este viernes con un recorte del 0,36%, hasta los 9.371,70 puntos, en un marco de recogida de beneficios previos, aunque con alguna recuperación tras ajustes anteriores. Destacaron los números rojos en el sector de la construcción e inmobiliario, cuyas perspectivas son moderadamente grises en este entorno de tipos de interés altos y prudencia de la demanda de viviendas y oficinas. De los 35 valores del Ibex, 24 terminaron en números rojos.

El anuncio de la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, de que no se bajarán los tipos de interés en los próximos dos trimestres augura flojera económica y también en los mercados de renta variable. En la semana, el Ibex se deja el 0,84%, aunque en el año sube el 13,88%, según los datos de BME. El anuncio de posible subida de tipos en EEUU por parte del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, abonó ya por la mañana la idea de que era mejor vender que esperar. Siempre es bueno recordar que los operadores e inversores siguen tendencias, aprovechan la ola (como en la canción de Radio Futura) y no conviene empecinarse en convencimientos si los bancos centrales aguan fiestas. Pese a ello, algunas acciones del 'parquet' terminaron en números verdes. Entre los grandes valores, Repsol subió el 0,85%; Telefónica, el 0,41%; Santander, el 0,33%. Inditex se dejó el 0,67% y BBVA, el 0,9%. El farolillo rojo de la sesión se lo llevó Grifols, con una bajada del 4,86%.

La semana bursátil española terminó transmitiendo cierta percepción de agotamiento, entre ruido político difícil de traducir al mercado de valores e indicadores que invitan más a pausa que a toma de posiciones compradoras indiscriminadas. El axioma de comprar subiendo y vender bajando quizá se haya aplicado este viernes, pero es cierto que la tendencia general se compone de multitendencias y conviene mirar con lupa del derecho y del revés (por fundamentales o con ayuda de 'chartistas') cada acción en sí misma. Para los que prefieren diversificar por la vía de la referencia Ibex, la correlación con Wall Street aunque no perfecta sigue siendo mirada de reojo (y temor ante tanta subida).

Los últimos datos macroeconómicos no invitan al optimismo ni en China ni en la eurozona. Los síntomas de debilidad existen con claridad si se cruzan fronteras próximas, mayoría clientes de las empresas españolas del Ibex. La remarcable subida del jueves hasta superar los 9.400 puntos invitó a muchos este viernes a tomar ganancias y replantear objetivos. El efecto de que el periodo de tipos altos puede ser más largo de lo previsto es mala noticia para las empresas de gran consumo, para las inmobiliarias o empresas de la construcción. Lagarde asume muchos riesgos al anunciar medidas para enfriar la economía, y eso no deja fríos a los mercados. La renta variable se anima solo con proyectos y se aburre y vende con prudencias. 

* Este comentario de la evolución de la bolsa a corto plazo pretende combinar los datos del balance de la sesión con opiniones de quien escribe y otras de analistas. En la renta variable influyen múltiples factores que configuran lo que los expertos definen como tendencia previsible, en continuo cambio y cuyo análisis debe ser holístico, global, critico y multidisciplinar. Pero no dejan de ser opiniones.