Iglesia
Sergi Sol

Sergi Sol

Periodista

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Con la inmoralidad hemos topado

La víspera de la visita del president Aragonès al Papa, el obispo Munilla, de la diócesis de Orihuela-Alicante, arremetió contra la amnistía calificándola de "inmoral"

Aragonès afirma que el Papa le ha dicho que "el camino siempre es hablar" para "poder llegar a acuerdos"

El obispo Munilla, en Lisboa: "Dios no se equivoca, nadie nace en un cuerpo equivocado"

Pere Aragonès se reúne con el papa Francisco

Pere Aragonès se reúne con el papa Francisco / GOVERN

La víspera de la visita del president Aragonès al Papa tuvo lugar uno de esos pronunciamientos políticos de la Iglesia española que distan mucho de ser cristianos. El obispo Munilla, de la diócesis de Orihuela-Alicante, arremetió contra la amnistía calificándola de "inmoral". A su vez, un pretexto para cuestionar la investidura de Pedro Sánchez. En otra ocasión, Munilla ya enseñó sus credenciales cuando apostilló que el feminismo llevaba el demonio dentro.

Inmoral sin duda es abusar sexualmente de niños. Una cuestión sobre la que el obispado alicantino –como tantos otros– no ha tenido precisamente una actuación ejemplarmente transparente, según el último informe del Defensor del Pueblo. Pero en cambio, ahora, parece alarmarse por la "inmoral" amnistía y la elección del nuevo presidente del Gobierno español.

Lo de "inmoral" no es desgraciadamente ninguna novedad sino la persistencia en una militancia febril de sesgo integrista, acorde con esa Iglesia que declaró 'cruzada' el golpe de Estado de Franco. Una Iglesia que jamás ha pedido perdón como Dios manda por justificar el alzamiento militar y sus incontables servicios a la dictadura. 

Cabe recordar que el monje de Montserrat Hilari Raguer ya salió al paso de tropelía semejante. Fue en 2012, cuando la jerarquía eclesiástica consideró un bien moral la unidad de España. Entonces, para arremeter contra el llamado derecho a decidir. Por eso el padre Hilari escribió un libro que intituló 'Ser independentista no és cap pecat', con prólogo del periodista y hoy diputado Francesc-Marc Àlvaro. Luego, Raguer lo explicó a conciencia en una entrevista para 'Religión Digital' citando al Vaticano II y a Juan Pablo II.

No parece para nada que el papa Francisco comparta los pronunciamientos políticos de algunos obispos españoles. No solo por su trayectoria y por lo que sabemos de él, sino por el mismo gesto de recibir al president Aragonès como si se tratara de un jefe de Estado. Incluso por el hecho de compartir una parte de su escaso tiempo, aunque el pretexto fuera el milenario de Montserrat (2025) y la Sagrada Familia. 

Difícilmente el Papa vendrá al monasterio de Montserrat en 2025. Pero no por falta de ganas, sino por una salud que si hoy ya es delicada, no parece que vaya a ser más liviana en dos años. Una lástima, la Iglesia no va sobrada de prelados como Francisco. La española, menos.